Abstencionismo y hartazgo ciudadano

Elecciones Quintana Roo

Konaté Hernández

 

El gran ganador de los comicios que realizaron este domingo 2 junio no fueron los contendientes, tampoco los líderes de los partidos, sino el abstencionismo ciudadano, provocado por el hartazgo hacia la clase política local.

Muchos han repetido hasta el cansancio que la baja asistencia durante las pasadas jornadas electorales se debe a la apatía e ignorancia, cuando la realidad es que la gente está harta hasta la vastedad del cansancio de escuchar las mismas y repetitivas promesas, de ver los mismos rostros, en busca de la reelección en esa lucha del poder por el poder mismo.

Lo cierto y lo que es una verdad innegable, es que la ciudadanía, el pueblo de a pie, ese que sale a ganarse el sustento en el día a día, lo que espera y busca de sus autoridades que le brinden una mayor seguridad pública, una ciudad sin tanta violencia, además lo que esperan son mejores y más servicios públicos de calidad, como la salud pública y desde luego mejores oportunidades laborales con más creación de empleos, esto último desde luego bien remunerados.

Mientras no haya autoridades que le brinden al ciudadano lo que necesita para poder desarrollar todo su potencial, todos sus talentos y su profesionalismo laboral, la gente no se preocupará con sus obligaciones ciudadanas y no es por apatía sino por hartazgo, el ver tan solo como repiten los mismos políticos en los cargos públicos, o los de reelección popular.

Buscar la reelección en un cargo, y más si es por la vía fácil o plurinominal es lo que menos les importa, ver como la riqueza se reparte de manera inequitativa, con una excesiva carga en los impuestos, así como los indiscriminados cobros de los servicios públicos como agua, luz, predial.

El hartazgo es lo que prevalece y hasta que las condiciones económicas y de todos los servicios que el Estado debe garantizar al pueblo, éste no se verá reflejado en elecciones intrascendentes donde unos buscaron la reelección a través de la vía plurinominal, mientras otros eran desconocidos y los ya conocidos carentes de poder de convocatoria, mientras la clase política gobernante observa, preocupados de la manera como habrán de negociar para llevar a cabo las reformas que se necesitan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s