No todos son lo que parecen

 

portada

Víctor Galván

 

Muy interesante se vislumbra la conformación de la próxima Legislatura estatal, la XVI, pues a pesar de haber obtenido el triunfo en 11 de los 15 distritos locales y de que podría alcanzar 15 diputaciones sumando las pluris, la coalición conformada por Morena-PT-PVEM tendrá una mayoría en la que jugarán un papel muy importante los partidos aliados.

Si los pronósticos se cumplen, el reparto por partidos quedará de la siguiente forma: Morena tendría 9 diputados, el PAN 4, el Verde 3, el PT 3, el PRD 2, el PRI 2, y Movimiento Ciudadano y Movimiento Auténtico Social (MAS), uno cada uno.

El Partido Verde ha entendido muy bien desde hace muchos años que la mejor forma de sobrevivir en el escenario político ha sido por medio de las alianzas. Su capacidad camaleónica es sorprendente. Desde el 2000 cuando se alió con el PAN en la elección presidencial esa ha sido su mejor fórmula; luego hizo un pacto con el PRI que le dio tan buenos dividendos en Quintana Roo que logró colocar a uno de los suyos en la presidencia municipal, Remberto Estrada Barba, un junior alcalde tan gris que esa característica será la que lo tendrá siempre en la memoria de los cancunenses, además de que ha servido para colocar como “representante” de los quintanarroenses en la legislatura federal al “Niño” Verde, Jorge Emilio González Martínez, cuyo mayor arraigo con Quintana Roo ha sido la vida nocturna que se ha dado.

Y con ese olfato político que le ha hecho sobrevivir, ahora al cobijo de Morena, el Verde colocará a tres diputados: Tyara Schleske, Gustavo Miranda y como pluri José de la Peña, quien se sacará la lotería de la reelección.

Llama la atención que un personaje como Tyara Schleske, la más faltista de las diputadas de la XV Legislatura, haya sido relegida por el electorado. Este raro fenómeno de la democracia en Quintana Roo solo puede explicarse con las bondades que da plegarse a un partido como Morena, que es hasta ahora un cheque al portador de triunfo hasta para el candidato con menos posibilidades.

Y el Partido del Trabajo no se queda atrás como camaleónico de la política. Un partido que en 2016 había quedado desahuciado entendió que si quería sobrevivir tendría que sumarse al más fuerte y de esta forma su sempiterno dirigente estatal Hernán Villatoro logró lo que nunca había hecho y lo que nunca se imaginó: ser candidato de mayoría y ganar una elección local. Esto solo puede explicarse gracias a la alianza electoral con Morena, pues por sí solo hubiera sufrido una derrota descomunal que lo habría sumido a él y a su partido en las profundidades de la extinción.

Hernán Villatoro será diputado local por tercer ocasión, las dos anteriores lo logró desde la vía plurinominal y esta vez no fue la excepción de irse por lo más cómodo, pues su triunfo se lo debe totalmente a la gran aceptación de la que goza Morena entre los ciudadanos.

Así, Villatoro Barrios, quien en su vida legislativa solo ha presentado dos iniciativas de ley, se sentará cómodamente otra vez en una curul del Congreso estatal. Ver para creer.

Llegado el momento se verá qué tanta fuerza tiene este bloque como alianza mayoritaria de Morena en la XVI Legislatura estatal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s