El gobernador, a un paso de controlar el Congreso

 

portada.jpg

Luis Castillo

 

Tras el proceso electoral del domingo pasado, la alquimia y los acuerdos bajo la mesa van a completar el panorama político que se presenta para los próximos tres años en la entidad.

En teoría, la fórmula electoral de MORENA-PT-VERDE, fue la ganadora indiscutible en la voluntad popular, pero los rejuegos propios de la política local van a presentar un panorama totalmente diferente a la hora de apoyar las iniciativas de ley interpuestas por el gobernador, Carlos Joaquín González.

La XV Legislatura estatal fue un jardín de flores para el gobierno emanado de la alianza panista-perredista, aunque con un titular cuyos amores siempre estuvieron más próximos al partido de sus orígenes.

En la XVI, la inercia parecía totalmente a favor de MORENA, y con ello varios enemigos del Ejecutivo, procedentes y aliados de los dos gobernadores anteriores, Félix González Canto y Roberto Borge, fueron los encargados de imponer candidatos fáciles de manejar, con el objetivo de descarrilar desde el Congreso al gobierno de Carlos Joaquín.

La respuesta del Ejecutivo estatal fue muy inteligente. Primero propició el nacimiento de un partido local, Movimiento Auténtico Social (MAS), que logró poca representación pero por lo menos conservará su registro y logrará un diputado plurinominal.

Después comenzó el laborioso y secreto camino de apuntalar, distrito por distrito, a la gente que pudiera, por lo menos serle útil en el próximo periodo legislativo. Con ello salvó tres distritos claves para hacer encajar las matemáticas de la mayoría. Junto a ello, en la isla de Cozumel, bastión joaquinista, el sobrino Pedro Joaquín (junior) garantizó con un incondicional el curul local por el PRI.

En el reparto de los diez curules plurinominales está la clave de la gobernabilidad. La coalición MORENA-PT-VERDE se divide y para evitar una sobrerrepresentación al partido de López Obrador le deben corresponder dos curules, a los verdes uno, lo mismo que al PT, mientras por los afines al Ejecutivo estatal, el PAN se llevaría 2 posiciones, el PRI 1, el MAS 1 y el PRD 1, quedando en el medio la curul del Movimiento Ciudadano, que correspondería a José Luis (Chanito) Toledo.

¿Y dónde viene la intriga?, pues que una parte de la oposición al gobierno estatal no lo va a ser tanto con 9 curules seguros, la labor del equipo de los hombres del Ejecutivo estará en ganarse las voluntades. Los chicos del VERDE están con MORENA por conveniencia, pero una vez acabado el proceso, los intereses particulares volverán a presentarse; y no digamos de los señores del PT, cuyo líder y actual futuro diputado por el segundo distrito, Hernán Villatoro, ha sido un perfecto comerciante a lo largo de su trayectoria. Lograr los cuatro diputados a su favor no debe costarle demasiado al gobierno y con ello garantizar la mayoría suficiente en el Congreso para que prosperen las iniciativas y Carlos Joaquín pueda enfrentar la segunda parte de su mandato con tranquilidad.

El que sí ha quedado solito y sin grupo es el candidato por Movimiento Ciudadano, José Luis Toledo, derrotado abrumadoramente en la pugna de su curul por Playa del Carmen, su territorio natural, logra colarse por una plurinominal, pero esto ya representa en ocaso de una trayectoria que parecía meteórica y que al final quedará en casi nada.

Comentarios: koldocastillo@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s