Periodismo y libertad de expresión en la era digital

Libertad de expresión

Víctor Galván

Internet se ha convertido sin duda en uno de los principales medio de difusión de información. Su evolución ha sido acelerada, si tomamos en cuenta que la “explosión” masiva se dio apenas en este siglo, con la aparición de las redes sociales y, sobre todo, de los llamados “teléfonos inteligentes”, que han coadyuvado en el fenómeno de masificación de la información.

Algunos medios tradicionales han sabido evolucionar a esta nueva forma de ejercer el periodismo en la llamada “era digital”. Han entendido que la labor informativa ya no se puede entender sin el uso de herramientas tecnológicas. Otros no han sabido posicionarse del todo en esta era y desaprovechar su uso los ha hecho rezagarse en un mercado cada vez más competitivo.

La inmediatez parece ser actualmente lo más importante para los medios digitales, dejando muchas veces de lado la calidad de información, con lo que la labor periodística deja qué desear ante la aparente necesidad de “ganar la nota” en detrimento de la información, que se presenta incompleta o con imprecisiones en datos.

Ahora quien publica primero pretende de esta forma ganar adeptos, lectores, suscriptores. Se ha convertido en una competencia por obtener “me gusta”, “seguidores”, “vistas”, y en redes sociales, sobre todo en Facebook, proliferan transmisiones en vivo de todo tipo, las cuales en muchas ocasiones se tratan de videos de algún evento o hecho en el cual ni siquiera se narra o explica el supuesto hecho noticioso. Así, cabría preguntarse si esta nueva forma de compartir contenidos es periodismo.

Este nuevo “periodismo de la inmediatez” está cambiando el ejercicio de esta profesión. Sin embargo dentro de este universo tecnológico hay muchos y muy buenos profesionales de la información, que ejercen una labor periodística importante para la sociedad.

Toda esta visión contrasta con muchos jefes de prensa de entidades gubernamentales, para quienes al parecer solo existen los grandes medios masivos: televisión, radio y medios impresos. Al parecer no se dan cuenta que las tecnologías de la información han cambiado no sólo el ejercicio periodístico sino también los medios por los que la gente busca informarse.

Cada vez los medios tradicionales son menos usados por la población, y esto se entiende fácilmente si tomamos en cuenta que México es un país de jóvenes que en su gran mayoría tienen acceso a internet, cuyas plataformas han desplazado a la radio, la televisión y los periódicos. Este último es el que más ha perdido ante el avance tecnológico, pues la población lectora de periódicos se limita en su gran mayoría a quienes nacieron hace 30 años o más. Además los hechos noticiosos parecen no ser tan relevantes para los llamados “millenials”, denominados así quienes nacieron a partir de mediados de los 80, y ya no digamos para los de la “generación z” o “nativos digitales”, que van de la mano con el nuevo siglo y han crecido totalmente inmersos en las nuevas tecnologías.

Ante este panorama los medios masivos de comunicación, sobre todo los tradicionales, tienen el gran reto de adaptarse en cuanto a contenidos y ofertas de entretenimiento para no quedar totalmente marginados por las nuevas generaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s