Cancún, a merced de la inseguridad

inseguridad en Cancún

Víctor Galván

Cancún, aquel destino paradisiaco admirado por todos, ha perdido en los últimos años el glamur y el estatus de centro turístico de primer nivel. La percepción que se tiene a nivel nacional ha dado un giro diametralmente opuesto gracias a un solo factor que por sí solo es capaz de echar por tierra cualquier esfuerzo de promoción: la inseguridad.

Y es que muy a pesar de las campañas realizadas en el país y en el extranjero en años anteriores, Cancún ha dejado de ser solo sinónimo de sol, blanca arena, bellezas naturales, diversión nocturna, para ser reconocido como un sitio violento. Ese es el tipo de noticia que mayormente circula en medios nacionales e internacionales sobre el país.

Cabe recordar que durante el sexenio pasado se invirtieron más de 24 mil millones de pesos en publicidad internacional a través del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), recursos que se obtenían del Derecho de No Residente (DNR) que se cobra a los viajeros internacionales que llegan a México vía aérea.

Pero ahora el Consejo está en liquidación y el gobierno federal no ejecutará recursos para promoción. Los recursos que se recaudan por este derecho serán destinados para la construcción del Tren Maya, la obra emblemática de la actual administración de Andrés Manuel López Obrador.

Antaño en Cancún eran muy marcadas las zonas inseguras: el Crucero, el Chetumalito; después las regiones 100, que por lo mismo fueron denominadas como “ciento-miedo”. Ahora lo mismo puede ser una persona víctima de la inseguridad sobre la Nader, en la Bonampak, que un vecino en Villas Otoch Paraíso, o las regiones 100 y 200. Ningún lugar escapa a la delincuencia.

Rostros variados

Extorsiones, cobros de “derecho de piso”, son algunas de las facetas de la delincuencia en Cancún, que abarca desde pequeñas taquerías en las regiones, establecimientos comerciales de todo tipo, hasta grandes constructoras. Cualquier negocio productivo puede ser una potencial víctima. Todos hemos sido víctimas alguna vez, o por lo menos conocemos a una persona cercana que lo ha sido, ya sea familiar o amigo.

A ello se suman asaltos a cuentahabientes; cristalazos a vehículos en estacionamientos del centro de la ciudad, en centros comerciales; robos a mano armada a comercios, muchas veces a plena luz del día. Acudir a una tienda de conveniencia, a una farmacia, a un supermercado, salir con la familia a un centro comercial, se ha convertido en un riesgo. Ya no es seguro ir de compras o de paseo.

En 2018 se registraron en Cancún un total de 546 asesinatos. Para el pasado mes de marzo la cifra de 2019 señalaba 100 y para junio suma ya poco más de 180, mientras que en todo Quintana Roo en lo que va del año se contabilizan casi 300 ejecutados.

Y mientras estas cifras continúan en aumento, se espera que la llegada de la Guardia Nacional a este destino pueda al menos generar un clima de mayor confianza entre la población, lo cual no ocurrió con la presencia de la Policía Militar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s