México, ante un panorama incierto

 

economia

Konaté Hernández

 

México vive hoy una de las peores crisis, quizá la más severa de su historia, misma que podría acentuarse en un no muy lejano futuro, y que en el lapso entre diciembre y junio aumentó considerablemente. Tal parece que el país se convulsiona.

La inversión se encuentra paralizada a causa de la incertidumbre del empresariado a invertir, la escasez en los servicios esenciales, la falta de recursos económicos de la gente, salvo en quincena, recursos que desde luego apenas y les alcanza a raíz de la pérdida del poder adquisitivo. Por ejemplo un padre de familia con un salario mínimo, si antes lograba sobrevivir con 100 pesos diarios, su esposa y dos hijos, en la actualidad con la misma cantidad de dinero ya no sobreviven, sino que subsisten, con la adquisición de deudas impagables.

Además hay desconcierto en la sociedad civil, el empresario, el pueblo, el ciudadano de a pie, por no saber o desconocer el rumbo que tomará o hacia dónde se encamina el país, sin embargo y a pesar de lo anterior mucha gente, no obstante su pobreza e ignorancia, guarda cierta confianza, pero bajo reservas da el beneficio de la duda al gobierno federal, pero lo cierto es que debido a la carestía de la vida el desencanto empieza a perderse. Esto se refleja en la venta de cualquier producto tanto en establecimiento comerciales formales e informales, que cada día va a la baja. Ya no se compra la misma cantidad de productos básicos con la misma cantidad de dinero, ni siquiera la mitad.

Además lo lamentable es que mucha gente tiene que romperse el alma, curtirse la piel desde muy temprano hasta muy entrada la noche, bajo las inclemencias del tiempo, sol, lluvia, para sacar apenas para medio subsistir, pues ya ni para alimentarse bien alcanza, menos para pagar lo esencial en servicios, como la luz, el agua, el teléfono y ahora el internet tan necesario para las comunicaciones de hoy en día.

Pero aparte la gente vive en zozobra ante el clima de violencia que va en aumento, donde tal parece que la delincuencia se ha adueñado de las calles, avenidas, centros comerciales, áreas públicas y de recreación, donde en cualquier momento las personas que circulan por la vía pública pueden ser víctimas de la delincuencia, ser rafagueados o quedar en medio de un fuego cruzado entre policías y ladrones, militares y delincuentes. Todo parece indicar que el hampa ya rebasó a las autoridades incapaces, que están atadas de manos y que incluso en muchos casos podrían actuar en complicidad con el hampa, cuando su obligación es velar, cuidar y salvaguardar la integridad física de la ciudadanía.

Debido a lo anterior, mucha gente prefiere no salir de su casa a divertirse sanamente, salvo que sea en casos de verdadera necesidad, como salud o trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s