La Habana cumplirá 500 años el próximo noviembre: automóviles en Cuba

Automoviles en Cuba 1
Automóviles frente al Palacio Presidencial, La Habana.

Ciro Bianchi Ross

(Publicado hace años en: Apuntes del cartulario)

 

En 1958 Cuba era el sexto país del mundo en el promedio de automóviles por habitantes. La superaban, en este orden, EE.UU., Canadá, Gran Bretaña, Venezuela y Alemania Occidental.

Fue en el lejano mes de diciembre de 1898 cuando hizo su aparición en las polvorientas calles de La Habana un ruidoso automóvil que se movía con bencina y sólo podía desarrollar 10 Km/h. Era un Parisiense francés que había costado mil pesos a su dueño. Seis meses después llegó el segundo, un Rochet-Schneider venido de Lyón. Ese vehículo que perteneció al farmacéutico Ernesto Sarrá, tenía 8 caballos de fuerza y un costo de 4 mil pesos. Un tercer auto llegó poco tiempo después y se utilizó para distribuir la mercancía de una fábrica de cigarrillos existente en la ciudad.

Con el inicio del siglo llegaban también a Cuba el cine y la aviación, el tranvía eléctrico y el teléfono automático. Todo cambió de la noche a la mañana: del dominio español pasó el país a la dependencia de Estados Unidos. De la era de la tracción animal a la era de la combustión interna. De expresiones como “enganchar la pareja” a “sacar el automóvil”. De las riendas al freno de palancas o pedales y el timón.

En 1901 circulaban por las calles de La Habana once automóviles. Cuatro años después se expedían las primeras carteras dactilares, que entonces se llamaban títulos y que se exhibían, por sus portadores, como si se tratara diplomas universitarios. En 1906 ocurrió en La Habana el primer accidente automovilístico: un ciudadano murió luego de ser atropellado, en Monte y Ángeles, por el auto que conducía al presidente Estrada Palma. En 1917 se concedió por primera vez entre nosotros el permiso de conducir a una mujer. Correspondió a María Calvo Nodarse, la célebre Macorina, la de “ponme la mano aquí”. En 1930 comenzó a funcionar el primer semáforo del país.

Ya en la segunda mitad de la década de 1910 el coche de motor desplazaba a los vehículos de tracción animal. En 1913 circulaban por las calles de La Habana más de un millar de automóviles. En 1916, esa cifra sobrepasaba de tres mil. En 1959 circulaban en Cuba 180 511 autos, casi todos de procedencia norteamericana. Las estadísticas revelan que Chevrolet era la marca preferida por los cubanos. Seguía los vehículos marca Ford en la preferencia de los compradores, y más atrás las marcas Buick y Plymouth.

Automoviles en Cuba 2

Pronto se había convertido Cuba en un paraíso para la industria automovilística norteamericana. En 1919 Cuba era ya el primer importador de automóviles en América Latina y uno de los primeros del mundo en la relación vehículos-habitantes. Eso motivó que en 1940 la empresa Ford decidiera que su sucursal en la Isla abarcara la mayoría de las agencias en las Antillas, controlada hasta entonces desde Panamá.

Pronto hubo en Cuba revistas, clubes y asociaciones vinculadas con el automóvil. Y temprano, muy temprano, comenzaron las carreras de autos. En 1903, Dámaso Lainez, propietario del primer servicentro que existió en Cuba —se localizaba en la calle Egido— convocó a la primera de ellas en el tramo Puente de La Lisa-Guanajay. Carrera esta que tuvo una particularidad: los competidores llevaban como copilotos a sus respectivas esposas. El vencedor fue Dámaso Lainez, el organizador del certamen. Fue el único concursante que dejó a la esposa en casa.

Dos años después, el 12 de febrero de 1905, se celebraba en Cuba por primera vez una carrera internacional en el tramo de Arroyo Arenas a San Cristóbal, con un recorrido de ida y vuelta de 158 Km. Para esta celebración vinieron a Cuba algunos de los corredores más famosos y los autos más potentes de la época, incluso algunos pilotos que habían impuesto récords mundiales. El ganador, sin embargo, fue el cubano Ernesto Carricaburu que nunca antes había participado en una competencia de ese tipo. Guiaba un auto Mercedes de sesenta caballos de fuerza e impuso una marca mundial de velocidad. Con el tiempo, Carricaburu fue el chofer oficial del presidente José Miguel Gómez, el primer mandatario cubano que sustituyó el coche de caballos por el vehículo de motor.

Hoy sorprende a los que nos visitan la cantidad de autos norteamericanos fabricados antes de 1959 que, gracias a la inventiva del cubano, circulan aún por las calles de la Isla. Es un museo rodante. Existe en La Habana Vieja el Depósito del Automóvil, donde se exhiben ejemplares históricos, como un Cadillac 1905, el automóvil más antiguo que se conserva en Cuba, y el Chevrolet 1960 que utilizó Che Guevara. Otros automóviles sin embargo se los ha tragado el tiempo. Nada se sabe del destino de la cuña Packard del líder ortodoxo Eduardo Chibás, ni del Lincoln blindado del dictador Gerardo Machado.

Hoy CUBADEBATE publica lo siguiente:

Automoviles en Cuba 3

Construyen Museo del Automóvil en La Habana

Ofelia Sandar Valles (28 junio 2019)

El Museo del Automóvil o El Garaje, será el nombre que asumirá el nuevo centro antes Depósito del Automovil), una vez concluida la remodelación a cargo del grupo de inversiones Plaza Vieja, que dirige la ingeniera Bertha Verdecia Pazos. La instalación estará ubicada en las áreas de la calle San Ignacio, entre Amargura y Teniente Rey, municipio habanero de La Habana Vieja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s