Área de regidores, más solitaria que el desierto

Regidores de Benito Juarez

Konaté Hernández

CANCÚN.— Acudir al área de regidores del palacio municipal en Cancún es adentrarse a un páramo donde prevalecen la soledad y el silencio. Al filo del mediodía solo hay un par de secretarias y uno que otro reportero se presenta en una búsqueda infructuosa de los regidores para lograr una entrevista.

Salvo uno o dos regidores, no hay más y los que están se encuentran parapetados tras los cubículos con cristales de espejo que impiden toda visibilidad al interior, resguardados por asistentes cuya respuesta es semejante: “no está”, “está en una reunión y llega más tarde”. Por ello esta área luce ahora solitaria, ya no se ven ciudadanos que como antaño acudían a solicitar alguna gestión.

De acuerdo a lo que marca el Titulo Primero del capítulo 1 donde habla de la Soberanía Nacional y de la Forma de Gobierno, en su artículo 39 constitucional “La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno”.

Los pocos ciudadanos que acuden se preguntan por qué nunca encuentran a los regidores en sus oficinas, además de la negativa para atender a la gente de los pocos concejales que sí están, siendo que son empleados del pueblo contratados para ejercer un servicio a favor de quien les paga.

Causa mucha curiosidad que los cubículos donde se encuentra cada concejal esté tapizado con cristales tipo espejo, y no es que la gente quiera curiosear hacia adentro, pero se supone que si los concejales son servidores públicos, no tienen por qué esconderse detrás de un espejo, según lo expresan algunos ciudadanos que acuden al área para solicitar algún servicio o petición.

Y es que como suele decirse las costumbres se hacen leyes, y al parecer ya resulta normal que los lunes no se le encuentra a los regidores, tan solo se puede medio visualizar a través de alguna rendija a las secretarias o asistentes con cara de sueño, mal encarados, dispuestos a regañar a cualquier persona que se atreva a tan solo asomarse o abrir tantito la puerta. Y es que esto lo hacen porque es difícil ver a y través de un espejo, cuando lo ideal sería que todos los servidores públicos que son electos a través del voto popular trabajaran de cara al pueblo y con cristales transparentes.

Muchos ciudadanos acostumbrados a que no encuentran a los regidores ya ni acuden a palacio municipal, mucho menos al área de Cabildo, por lo que los pasillos de la planta alta, y desde luego la planta baja, se ven poco concurridos por ciudadanos, mientras que solo se vislumbra a algunos empleados menores subiendo y bajando las escaleras, y otros ni eso, pues utilizan el elevador, que supuestamente se puso ahí para las personas con capacidades diferentes, y que algunos empleados por flojera o porque tienen que subir o bajar algo pesado utilizan sus “diablitos”, y al llegar a su “largo” destino, son cerrados al público en general, o quizá sean gajes del oficio, como dirían algunas personas que deambulaban por los pasillos del palacio municipal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s