El Blanquita, tradición con sabor a nostalgia

 

 

Texto: Víctor Galván/

Fotos: Konaté Hernández

 

El Cine Blanquita marcó toda una época en Cancún. Inaugurado el 26 de enero de 1978, fue en aquellos tiempos el más moderno de la ciudad. No tuvo rival en amplitud de su sala y comodidad de sus butacas hasta que apareció el Cine Royal, que junto con los famosos Cinemas Xcaret, mejor conocidos como “Duplex”, eran las salas de los estrenos.

¿Quién no recuerda aquellas tardes y noches de viernes en Cancún a finales de los 70, cuando el único entretenimiento eran las ahora célebres “Noches Caribeñas”, iniciadas también en 1978, en el mes de agosto de aquel año? Sí, las “Noches Caribeñas” iniciaron los viernes, nacidas con el afán de darle a la pequeña población un entretenimiento familiar. De esta forma el parque de Las Palapas, otro ícono de Cancún (cuando realmente era un parque de bellas y estilizadas palapas), junto con el Cine Blanquita y la iglesia Cristo Rey, representaban los puntos de reunión de los pioneros cancunenses.

Dar la vuelta los viernes por el parque, ver el espectáculo que ofrecían los artistas locales en el escenario, presentados por el maestro de ceremonias Luis Felipe Castillo “Mr Cancún”, compositor yucateco, autor del famoso tema “Me está llamando Cancún”. Comer algún antojito, o los domingos ir a misa y, en ambos casos, rematar en el Cine Blanquita.

Toda una tradición entre la incipiente población. Ir a Las Palapas lo sigue siendo, pero aquel sabor de la nostalgia perdura entre quienes vivieron la época dorada de un Cancún pequeño, inocente, seguro, de entretenimiento sano. Donde todos se conocían y coincidían un viernes o un domingo y remataban en el cine.

El Blanquita vivió su época dorada en los 80. Quién siendo joven no se fue de “pinta” alguna vez al cine con sus cuates, con la novia. Aquella sala también fue escenario donde se presentaron obras de teatro y de esta forma los cancunenses podían admirar en persona a los actores nacionales que veían en la televisión o en el cine.

Algo de nostalgia hay en las paredes con graffiti del Blanquita, que sigue de pie, retando al desarrollo de la ciudad. Tal vez, si se concreta el proyecto anunciado recientemente, renacerá como un moderno complejo de cines para volver a ser parte de la tradicional tríada de los fines de semana, junto a la iglesia Cristo Rey y las “Noches Caribeñas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s