Afganistán, una fortaleza indomable

 

afganistan

Ramón C. Cuenca

 

Hace unos días el periódico The Hill publicó que el Presidente Donald Trump decía que podía ganar la guerra de Afganistán en una semana, pero no lo hace pues tendría que borrarla de la faz de la Tierra y matar a 10 millones de personas. La antigua Unión Soviética pudo haber pensado en forma semejante, al estar durante 10 años luchando por conquistar a Afganistán sin lograr vencerla.

Cabe destacar que en 1857 Federico Engels, amigo de Carlos Marx, escribió un ensayo para la revista inglesa, The American Cyclopeadia, que hoy tiene 152 años pero aún vigente en la actualidad, en la que se refirió a Afganistán como un país que si bien no es una potencia sí es un territorio difícil de conquistar, pues es una monarquía con límites y la autoridad del rey sobre sus valientes y turbulentos súbditos es bastante incierta. Los afganos son una raza brava, vigorosa e independiente, dedicada únicamente al pastoreo y labores agrícolas, por ende los oficios y comercios lo ceden a los indúes. La guerra para los afganos es un estimulante y una diversión comparada con la monotonía de sus labores en el campo, ellos están divididos en clanes y los jefes ejercen una especie de supremacía feudal. Para los afganos vengar la sangre vertida es un deber que la familia impone.

Los británicos que estaban establecidos en Afganistán en 1839 retiraron parte de sus tropas pues creyeron que se habían consolidados, dejando de pagar a los jefes de clanes afganos y justamente debido a los sucesivos errores cometidos por parte de los británicos los jefes de clanes deciden unirse entre ellos mismos y combatir a los ingleses hasta 1842, fecha en que las tropas anglo indias fueron liquidadas en las montañas afganas.

El general Boris Gramov, que comandó la retirada del ejército soviético en 1989, sugirió leer el ensayo de Engels en Afganistán, pues él mismo cree que de haberse leído por los miembros del Politburó hubiera sido poco probable se hubiese tomado la decisión de intervenir Afganistán.

Afganistán tiene un territorio de 652,230 Km2, donde el 75 % es montañoso con varios picos por encima de los 6,400 metros, de ahí que los oficiales veteranos soviéticos consideran que solamente este país se pudiera dominar con el uso de armas químicas y biológicas, que en la vida actual se hallan prohibidas.

Hoy nos percatamos que el patriotismo cegó al Gobierno del ex-Presidente George Bush (hijo) iniciándose una cadena de errores por no estudiarse detalladamente al enemigo a vencer, ya que era una fortaleza indomable conforme a su historia, pues se ha demostrado que contar con un ejército poderoso no es suficiente si el territorio a dominar es adverso.

En estos tiempos Estados Unidos confronta una difícil situación si decide su retirada de Afganistán, ya que existen todas las condiciones para el surgimiento de un nuevo Estado islamista, tal como sucedió en Irak.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s