Del correo tradicional al correo electrónico… y a las redes sociales

Víctor Galván

 

A través de los siglos los avances científicos y tecnológicos han marcado cambios que han incidido en el desarrollo de las sociedades. Los medios de comunicación comenzaron a masificarse con el desarrollo del transporte, primero el ferrocarril y, después, la invención del motor de combustión interna; asimismo la invención del telégrafo, teléfono, y en el siglo XX, de la radio y televisión como medios de comunicación, de entretenimiento y de difusión de información masivos.

El correo como medio de comunicación es tan antiguo como las civilizaciones humanas. Ejemplo de ello lo encontramos en la antigua Grecia o en los aztecas, que tenían un eficiente servicio de mensajeros. De acuerdo a Wikipedia, el servicio postal en México inició en 1580, “cuya función principal era comunicar el virreinato de Nueva España con la metrópoli. En 1901, el Correo adquiere el rango de Dirección General de Correos. El 17 de febrero de 1907 el presidente Porfirio Díaz fundó el Palacio Postal”.

Después de más de un siglo este tradicional servicio ha sido desplazado casi en su totalidad por el correo electrónico que, tal como lo conocemos ahora, de uso gratuito para el público en general, para envío y recepción de datos, imágenes, videos, documentos, en distintos formatos, inició en 1996. Antes, para poder poseer una cuenta de correo electrónico se debía pertenecer a una Universidad, Centro de Investigación o a una empresa.

A partir de ese año cualquier persona pudo abrir una cuenta de correo gratuita y, gracias a la globalización tecnológica, acceder a ésta y leer sus correos en cualquier parte del mundo donde hubiera una computadora con acceso a internet.

Pero las tecnologías digitales han avanzado a pasos agigantados. A poco más de 20 años de su masificación, con el avance en dispositivos móviles ahora es posible leer correos electrónicos desde tabletas, teléfonos inteligentes y otros dispositivos, desde cualquier lugar y a cualquier hora, sin tener que sentarse a una computadora de escritorio, cuyo uso es también cada vez menos común.

El futuro del correo electrónico es también incierto, pues la aparición de redes sociales ha acortado a fracciones de segundo la inmediatez con la que son enviados, recibidos y leídos archivos, sin importar la distancia que exista entre emisor y receptor. Para los adultos mayores de 35 años, sobre todo en trabajos de oficina, todavía es de uso común el correo electrónico, aunque cada vez lo es menos, pues a su vez está siendo desplazado a pasos agigantados por redes sociales, como whatsapp, u otras como Twitter o Instagram, esta última donde se comparten fotografías, las cuales son preferidas por los llamados millenials, jóvenes para quienes el correo digital es una herramienta prácticamente obsoleta, la cual rara vez usan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s