¿Por qué Estados Unidos ofrece tres millones de dólares a organizaciones que investiguen las misiones médicas cubanas?

 

donald-trump

N. Mario Rizzo M.

(Especial para UNQR)

 

La revista digital CUBADEBATE ha divulgado la siguiente noticia:

Estados Unidos está ofreciendo hasta tres millones de dólares a organizaciones que investiguen las misiones médicas cubanas, en un nuevo ataque contra uno de los programas solidarios más importantes del país caribeño.

El portal digital Cuba Money Project reportó que la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) dará esa cifra a agrupaciones que “investigarían, recopilarían y analizarían información” relacionada con presuntas violaciones de los derechos humanos del personal de salud del país caribeño que realiza su labor en el extranjero.

Según la Usaid, busca aplicaciones hasta el 26 de agosto de grupos con experiencia en Cuba o en países similares que puedan desarrollar herramientas para esa actividad, y precisó que no exigirá a organizaciones dentro de la isla revelar que el Gobierno norteamericano está financiando su trabajo.

Este movimiento de la agencia sigue a la decisión del Departamento de Estado (DOS) el 20 de junio último de agregar a Cuba en una lista de países que según Washington incumplen las normas mínimas para eliminar la trata de personas, pese a la tolerancia cero declarada por la nación antillana contra ese fenómeno.

La administración de Donald Trump le señaló al territorio vecino supuestas malas condiciones de trabajo que sufren sus médicos en las misiones estatales en el exterior, lo cual ignora el reconocimiento internacional que tiene ese programa en los países beneficiados y por parte de organizaciones de salud.

Esta acción de la Usaid ocurre, además, luego de que el 26 de julio el DOS anunció restricciones de visas contra funcionarios vinculados con las misiones médicas de Cuba en el exterior.

A pesar del prestigio de la labor que brindan los profesionales cubanos de la salud en las más variadas geografías del orbe y del carácter voluntario de esas misiones, la administración de Trump también usó como argumento para esa medida presuntas prácticas coercitivas y de abuso laboral.

Tras el informe sobre la trata de personas, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, denunció las mentiras y calumnias del Gobierno de Estados Unidos al ubicar a la isla en la peor categoría de esa lista, y dijo que los doctores cubanos son ‘esclavos solo del amor por los demás’.

En la red social Twitter el jefe de Estado señaló que Washington ataca la colaboración médica cubana, la cual es “ejemplo de solidaridad, humanidad y de cooperación noble y legítima entre los países del sur”.

Las nuevas acciones no constituyen la primera vez que Washington arremete contra las misiones de salud de la mayor de las Antillas, pues ya las hizo blanco de su política contra Cuba con la implementación del llamado Programa de Parole para médicos cubanos.

Tal mecanismo, aprobado durante el Gobierno de George W. Bush (2001-2009) y suspendido en el de Barack Obama (2009-2017), promovía el robo de cerebros al instar a doctores y otros profesionales de la salud a abandonar las misiones internacionalistas y emigrar a Estados Unidos.

¿Por qué semejante recompensa a quienes puedan ayudar a criminalizar la ayuda médica internacionalista de Cuba?

Habría que comenzar divulgando que la ayuda médica cubana a otros países se remonta a 1960 cuando una brigada viajó a Chile luego de ocurrir allí un terremoto. En 1963 viajó a Argelia otra importante brigada durante un año, para esos tiempos Cuba sólo contaba con unos 3 000 médicos.

En la década del 70 se amplía la colaboración con América Latina, África y Asia. En 1998, luego de los huracanes George y Mitch en el Caribe y Centroamérica comienza un programa integral de salud para esa región donde han participado 25 288 colaboradores en 32 países.

Sólo en África han participado 76 744 cooperantes de los cuales 25 412 son médicos. A nivel global Cuba tiene personal de la salud en 66 países donde laboran 50 731 cooperantes.

En todos estos años, y hasta el pasado 2018, el personal cubano ha ofrecido más de 1 207 000 000 consultas médicas, atendido más de 2 280 000 partos, realizado 8 000 000 de intervenciones quirúrgicas, entre otras acciones. Al mismo tiempo en Cuba se han formado profesores de las ciencias médicas de 121 países y se han graduado 38 940 médicos de numerosas naciones.

Paralelamente el país ha utilizado parte de los ingresos que proporcionan los servicios médicos al extranjero, aquellos que no son totalmente gratuitos para el país receptor, en desarrollar la investigación y producción de medicamentos en Cuba, por lo cual Idania Caballero, representante del grupo empresarial cubano encargado de la producción de medicamentos, afirmó que “Cuba logra con cinco veces menos recursos monetarios indicadores de salud parecidos, y algunos superiores, a los EEUU, como es el caso de la expectativa de vida”. En cifras redondas se afirma que en los últimos 5 años las producciones nacionales de medicamentos han permitido ahorrar 3 000 millones de dólares.

Sugerir que tales acciones constituyen delito de trata de personas o de explotación laboral en condiciones de semi esclavitud no es más que una aberración por parte de quienes no han podido ni siquiera garantizar, en una nación muy rica, la asistencia médica de todo nivel gratuita y de calidad para su población.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s