El tataranieto del fraile napolitano que hace abanicos

Artesano 1
Armando Julián Trujillo Botella, el Mandy artesano.

N. Mario Rizzo M.

(Especial para UNQR)

 

LA HABANA.— Giovanni Amalfi fue un fraile que en 1844 nació cerca de Nápoles; más la vida le llevó a una lejana isla en el Caribe a cumplir su labor sacerdotal.

Pero el Padre Amalfi, quizás influenciado por el cálido clima, la belleza de las criollas, o simplemente atraído por la propia natura, se enamoró en Cuba.

Incapaz de incumplir con su juramento eclesiástico regresó a Italia, colgó los hábitos, y retornó al lugar donde el amor le había hecho cambiar de rumbo.

Contrajo nupcias, tuvo una larga vida, al final de la cual dejaba casi una decena de hijos.

De ese linaje demostrativo de fidelidad a la palabra empeñada, de amor, y de tesón, desciende un cubano conocido por Mandy, residente en un barrio periférico de La Habana, quien a sus 56 años ha dedicado más de 20 a convertirse en destacado artesano fabricante de abanicos.

Artesano 2

Miembro de la Asociación Cubana de Artistas Artesanos este emprendedor ha batallado contra viento y marea en su afán por lograr producir un accesorio que, aunque venido de España, caracterizó a la mujer cubana por muchos años, y que lejos de caer en desuso hoy logra protagonismo en las manos de mujeres jóvenes, y no tan jóvenes, capaces de utilizarlos con tanta gracia como nos recordaban nuestro abuelos se usaban antaño.

Tuvo el artesano que hacerse especialista en construir o adaptar máquinas capaces de inyectar plásticos, estampar telas, ensamblar el producto final; pero no sólo eso, sino también diseñar accesorios capaces de satisfacer gustos y requerimientos variados.

Hoy en día sus abanicos, estampados a solicitud del comprador, han logrado mercados muy variados y gozan de fama entre los usuarios. Sin dudas el tataranieto del fraile napolitano es un emprendedor de éxito y su única aspiración es ver en la mano de cada cubana, o extranjera que nos visite, uno de sus abanicos, entre cuyos diseños, el más reciente, se ha dedicado a los 500 Años de La Habana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s