Fuera Martínez Arcila: la sangre nueva se abre paso en el PAN

Víctor Galván

CANCÚN.— “No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo tolere”, reza el dicho. Eso fue exactamente lo que pasó con Eduardo Martínez Arcila, para quien los días de jauja en el Congreso del Estado llegaron a su fin, luego de que el aún dirigente estatal del PAN en Quintana Roo, Juan Carlos Pallares Bueno, le quitara de las manos la coordinación de la fracción parlamentaria blanquiazul en la XVI legislatura local, nombrando en su lugar a la diputada Atenea Gómez Ricalde.

El hecho corrió como reguero de pólvora en los corrillos políticos y del Congreso local y fue tema principal de charlas de café. Muy diplomáticamente, Pallares Bueno agradeció a Martínez Arcila, a través del oficio PS-076-2017, “su trabajo al frente de la Coordinación de la Diputación Local del PAN”.

A Martínez Arcila se le quemó su último cartucho y ahora, bajo el argumento de que el PAN “tiene como deber empoderar a las mujeres y darles el lugar que necesitan para desarrollar un trabajo fundamental de Acción Nacional”, asciende en el puesto Atenea Gómez Ricalde, hija de la ex presidenta municipal de Isla Mujeres, ex diputada local y actual directora de la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo (Apiqroo), Alicia Ricalde Magaña.

El cambio tiene su peso específico en el contexto de la renovación de la dirigencia estatal de Acción Nacional, actualmente en marcha. Con ello se consolidan las aspiraciones de un joven panista en pleno ascenso en el partido, Eduardo Pacho Gallegos, quien representa la nueva sangre blanquiazul y las aspiraciones de recambio de panistas que habían estado a la sombra de los “dinosaurios” y eternos dirigentes que decidían todo sin tomar en cuenta a las bases y mucho menos a los jóvenes ni a los militantes que saben lo que es tener y defender una ideología y han luchado dentro del partido por años.

Alicia Ricalde Magaña y Patricia Sánchez Carrillo (tía de Eduardo Pacho), enemigas de antaño, lograron una alianza estratégica para de una vez por todas quitarle el poder a su adversario político Eduardo Lorenzo Martínez Arcila, quien se ufanaba de manejar los hilos blanquiazulules en medio de excesos y gastos superfluos como diputado local desde la anterior Legislatura.

Y es que Martínez Arcila tiene a su “gallo” para la dirigencia estatal del PAN, el regidor con licencia de Isla Mujeres, Faustino Uicab Alcocer, a quien pretende posicionar para continuar manipulando a todos los sectores y grupos al interior de este instituto político. Por si fuera poco, el ahora ex coordinador de la bancada panista, había nombrado a Faustino Uicab coordinador de todos los regidores panistas en Quintana Roo, sin consultar para ello a los demás concejales, quienes obviamente no se sentían representados por el “delfín” de Martínez Arcila, pues se trataba a todas luces de una imposición.

Estos excesos fueron la “gota que derramó el vaso” en el partido.

Ante ello Ricalde Magaña y Sánchez Carrillo impulsaron ante la dirigencia estatal a Atenea Gómez Ricalde para que se haga cargo de la coordinación del partido en la XVI legislatura local, conformando con ello un bloque para impulsar a su vez la candidatura de Eduardo Pacho Gallegos para presidir el comité estatal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s