Miami: Último bastión del fascismo mundial

miami-1
Fragmento del cartel promocional del concierto.

M. H. Lagarde

Para que a nadie le quede duda de que Miami es el más sobresaliente bastión del fascismo mundial, un grupo de músicos y funcionarios de esa ciudad acaban de anunciar la realización del primer “Concierto anticomunista” de la historia.

De acuerdo con su principal organizador, el productor cubanoamericano Frankie Marcos, el concierto tendrá lugar el próximo 11 de abril, nada menos que “para conmemorar a las víctimas del totalitarismo en Cuba, Venezuela y Nicaragua”.

En el mismo participará un grupo de artistas residentes en esa ciudad cuyo principal mérito artístico en los últimos años consiste en hacerle el coro de la difamación a la maquinaria de propaganda de la industria anticubana.

El falso profeta Willy Chirino encabeza una lista en la que se incluyen, además, el excomunista arrepentido Arturo Sandoval, el anticomunista rabioso Paquito de Rivera y otros venidos a menos, solo reconocidos en las emisoras y canales de televisión locales.

Para tener una idea de la calidad musical del evento, vale destacar la participación de la “superestrella”, residente en la Isla, Gorki Águila.

También está previsto que participen, como tribunos, lo que más vale y brilla de la blasfemia politiquera: la presentadora de noticias María Elvira Salazar, el payaso de Youtube Alex Otaola y la decana del terrorismo mediático, Ninoska Pérez-Castellón.

Miami 2
María Elvira Salazar y Alex Otaola. A pesar del paso del tiempo y la diferencia de maquillajes, los voceros de la mafia terrorista de Miami mantienen intacto el mismo contenido de sus mensajes: querer separar a las familias cubanas, aumentar el bloqueo e incitar a la subversión desde la lejana comodidad de sus butacas de parlanchines.

Por supuesto, la iniciativa del productor Frankie Marcos cuenta con todo el apoyo de la administración de la ciudad, la cual ha renunciado a los $21 500 que cobra por el alquiler, tarifas de transmisión y servicios de policía y bomberos, del James L. Knight Center, el centro de convenciones donde se celebrará el concierto.

El alcalde de la ciudad, Francis Suárez, el inquisidor de artistas cubanos como Gente de Zona y Haila María Mompié, ha tomado cartas en el asunto y ha justificado su apoyo después de decir que Miami “representa las historias de innumerables personas que han arriesgado sus vidas para huir del comunismo”.

Salvo el rídiculo y sui géneris nombre, el “Concierto anticomunista” no tendría mayor trascendencia que cualquier otro evento de ese tipo, si no fuera porque ni siquiera en los tiempos del nazismo, el macartismo, ni en los más críticos años de la guerra fría, a alguien se le ocurrió tan descabellada idea.

Las razones que lo motivan, aunque parecen sacadas de uno de los infantiles sketch humorísticos de algún show de América TV, no son más que una versión libre, para los tontos de Miami, del discurso de campaña del presidente Trump, que busca convencer a los latinos de la Florida de votar en favor de su reelección.

Marco Rubio y Donald Trump. La campaña republicana con vistas a las elecciones de 2020 busca complacer al grupo anticubano que dirige el Sur de la Florida y que apuesta porque el incremento de las presiones económicas doblegará la resistencia de los pueblos de Cuba y Venezuela.

Según el tal Frankie Marcos, el concierto se realiza “con el objetivo de divulgar el peligro que representa el comunismo a nivel internacional. El comunismo ha matado a más personas que el fascismo y es muy peligroso. Miren lo que ha pasado con nuestra tierra, Cuba, lo que pasó con Venezuela”.

Para otro entusiasta patrocinador, el contrarrevolucionario Orlando Gutiérrez Boronat, presidente del Directorio Democrático, el concierto llega “en un momento clave para la lucha por la libertad de Cuba y en América Latina. El concierto servirá para fortalecer la conciencia anticomunista dentro y fuera de la isla y para ayudar a las víctimas de la represión en Cuba, hacer conciencia sobre los crímenes del comunismo en América Latina”.

Después de escuchar tales necedades, en cierto modo, se comprende la irritada reacción que provocó el elogio de Bernie Sanders a la Campaña de Alfabetización realizada por Fidel Castro en Cuba.

Solo a unos analfabetos se les puede hacer creer que el comunismo “internacional” que conforman Cuba, Venezuela y Nicaragua, países subdesarrollados bloqueados y agredidos durante décadas por Estados Unidos, sea un peligro. Por fin, ¿quién sanciona a quién?

Por otro lado, si de crímenes en América Latina se trata, sería bueno recordar las dictaduras del plan Cóndor que en los años 70, con el auspicio de EE.UU. y la asesoría de terroristas de origen cubano residentes en Miami, torturaron y desaparecieron a decenas de miles de personas.

Por si a alguien todavía le queda duda de que el anunciado concierto define a Miami como capital del fascismo mundial, es bueno que tenga en cuenta un último dato: según su inspirador, Frankie Marcos, el mismo ya cuenta con apoyo internacional, nada menos que del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y del partido Vox de España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s