Disfrutan cientos de familias cancunenses la nueva imagen del Crucero

Konaté Hernández

CANCÚN.— Sin importar los nombres que decidan dar al parque del Crucero y las remodelaciones que cada gobierno haga, éste siempre será el punto neurálgico donde se concentre la población.

Después de su inauguración el pasado 24 de febrero, el icónico parque ubicado entre las avenidas José López Portillo y Tulum, volvió a tener vida al ser punto de reunión de quienes acuden en busca de trabajo, convivir con amistades o familia, ir de compras, bolearse los zapatos, disfrutar de los mazapanes, dulces, fumar un cigarrillo, escuchar la prédica del pastor dirigida a quienes deambulan sin rumbo fijo, actividades económicas, artísticas, culturales, entre otras.

Mucha gente recuerda que antes de iniciar el Proyecto Cancún, solo existía la Colonia Puerto Juárez con 15 familias perdidas entre la selva, quienes asistían a una iglesia construida de bahareque (bajareque), material utilizado para viviendas, compuesto de cañas o palos entretejidos, unidos a una mezcla de tierra húmeda, paja y lámina, que recibía el nombre de Fátima, atendida por los misioneros de Maryknoll, procedentes de Isla Mujeres; iglesia que para 1982 cambio el nombre por el Guadalupe y que al contar con las condiciones, el obispo emérito Jorge Bernal Vargas, L. C., a las 10:30 de la noche del 31 de diciembre de 1999 leyó la bula para elevar la parroquia a Santuario.

 

A finales de la década de los 70 había una gasolinera en el Crucero, estaba el Cine Juárez y cientos de locales comerciales, muchos de los cuales cambiaron de nombre, construyeron otras edificaciones, o cerraron; para la década de los 80 el Crucero cambió de nombre por el de Nuevos Horizontes, en tanto que en diciembre de 1986 abrió sus puertas la primera cadena comercial que llegó del centro del país, conocida como “Blanco, Sucesores” misma que fue adquirida por otra y modificó su nombre, al igual que el parque Nuevos Horizontes por el de La Corregidora y contar con un pintoresco quiosco.

Este fin de semana desde muy temprano hasta bien entrada la tarde noche, mucha gente se dio cita en el parque del Crucero para disfrutar de los nuevos atractivos como la fuente con sus aspersores de agua, tomarse la foto en familia o con amigos, otros aprovecharon a bolearse los zapatos, saborear los antojitos, mientras entraban o salían de la tienda ubicada a un costado del parque de Nuevos Horizontes o Corregidora, o el Crucero de la López Portillo con Tulum, mientras la policía nacional realizaba sus habituales y constantes rondines por el lugar para inhibir más que combatir la delincuencia.

Sin faltar el nostálgico que añora la década de los 50, cuando los trabajadores chicleros se sumaron a las obras para construir el tramo de la carretera que conecta a Valladolid, Yucatán, con la Colonia Puerto Juárez, y de ahí hasta la década de los 70 cuando se abrieron las primeras brechas para construir la ciudad planeada integralmente, cuando llegó la maquinaria un 20 de abril de 1970 para desmontar a gran escala, mientras que para el 10 de agosto de 1971 el gobierno federal estipuló el decreto de la fundación de Cancún en el Diario Oficial de la Federación. Finalmente para 1974 iniciaron los primeros hoteles y trazos urbanísticos de lo que en principio se conoció como una Ciudad de Apoyo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s