Periodismo en tiempos de crisis

periodismo-digital

Carlos Alejandro

Desde la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República el periodismo ha sufrido una gran transformación al perder los privilegios que otorgaban los gobernantes neoliberales a las empresas de comunicación, a partir de ese momento muchos periodistas fueron despedidos por lo que, buscando un medio de vida, muchos de ellos han creado sus espacios propios, principalmente en las redes sociales.

Quintana Roo no es la excepción del fenómeno mencionado, a pesar de que muchos “comunicadores” han logrado firmar convenios “publicitarios” con los gobiernos municipales, con el gobierno estatal y con algunos políticos que tienen ambiciones de mantenerse colgados del presupuesto público, sin embargo, algunos no han tenido esa suerte por lo que recurren a viejas prácticas de “persuasión” para convencer a quienes siguen el ejemplo del presidente López Obrador de eliminar todo tipo de convenio publicitario con los medios y algunos otros ponen a disposición del mejor postor su espacio para golpear a quienes no son de su agrado.

Ante tales condiciones, en nuestro Quintana Roo abundan páginas de información política y nota roja, administradas por personas de muy dudosa reputación, quienes venden a precios irrisorios, espacios en los que se dedican a desprestigiar a quien les venga en gana; casos hay muchos, incontables, ya que con tristeza debemos reconocer que en nuestro estado, la profesión periodística nació con muy malos hábitos, los cuales se han ido heredando y más en esta era de la comunicación digital donde lo más que se invierte es tiempo, puesto que ya no hay gastos de impresión para grillar y ganar dinero fácil, aunque la información que se difunda sea falsa.

Facebook se ha convertido en el espacio favorito de los mercenarios de la información, de personajes que sin la más mínima ética profesional, no solo tratan de desacreditar a quien les ordenen, sino también desacreditan a todos los compañeros honestos y profesionales, quienes día a día salen a buscar la nota, a investigar sucesos, entrevistar personajes y redactar notas con fundamentos sólidos, situación que ha provocado que muchos de los profesionales del periodismo vean afectada su credibilidad ante notas inventadas, foto montajes y videos editados para satisfacer las exigencias de clientes que pagan por inventar notas contra quien les incomoda o les lleva la delantera en sus aspiraciones, principalmente en el ámbito de la política.

Y debido a que el dicho lo indica “pueblo chico, infierno grande”, en los municipios más pequeños del estado es donde las páginas chayoteras se reproducen como hongos, y más en los lugares donde el interés económico por las actividades turísticas es pan nuestro de cada día, casos particulares son Tulum, Holbox, Isla Mujeres, Puerto Morelos y Bacalar, sin que los demás municipios estén exentos de este tipo de pseudo periodismo, por lo que antes de dar crédito a una nota que se publique en alguna página de Facebook lo recomendables es investigar el origen de dicha página y las fuentes de información que utilizan para “informar” sobre el acontecer diario de la política en Quintana Roo, y por lo tanto, le invito, amable lector, a corroborar lo aquí mencionado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s