El periodismo en tiempos del coronavirus

Víctor Galván

El buen periodismo y los vicios en esta profesión tienen una larga historia en México. En la época porfirista hubo periodistas que ejercieron una aguda crítica y pagaron por ello, siendo cooptados unos y reprimidos otros. Estas tácticas marcaron desde entonces y durante todo el siglo XX la relación entre el gobierno y los medios de comunicación, donde el jugoso otorgamiento de concesiones de radio y televisión y convenios de publicidad hicieron prevalecer una prensa sumisa, callada, servil; que sesgaba, manipulaba y era usada como medio de control social al presentar la información de acuerdo a la agenda dictada desde Los Pinos.

Salvo excepciones durante todos esos años, el ejercicio periodístico dio un giro sin regreso a partir del año 2000, justo cuando se dio la llamada “alternancia en el poder”, al ascender el panista Vicente Fox Quesada a la Presidencia. Las ataduras utilizadas por el antiguo régimen durante 70 años, se rompieron. Hubo sectores de la prensa que ejercieron crítica aguda; comenzaron a revelarse hechos, datos, corrupción, y de esta forma se empezó a marcar una nueva relación entre el poder y la prensa, aunque siguieron prevaleciendo las viejas prácticas de jugosos convenios, sobre todo entre grandes medios y grupos periodísticos nacionales y regionales, “favoritos” que conservaron a cambio privilegios y acceso a diversos negocios e inversiones al amparo del poder.

Pero el “boom” y la masificación de las redes sociales cambiaron la forma de ejercer la profesión para siempre. La rapidez de la difusión de información dio origen a la inmediatez.

Muchos periodistas en Quintana Roo se formaron a través del empirismo, lo cual en sí no es malo, pues la experiencia adquirida a través de la enseñanza de otros buenos periodistas y de su propia iniciativa dio como resultado suficientes conocimientos y una sólida formación que los convirtió en profesionales de la comunicación. Algunos adquirieron conocimientos teóricos, lo cual reforzó las bases que ya tenían.

Las redes sociales, que debieran ser aliadas en el nuevo periodismo como medios de difusión, han mostrado sus claroscuros. Muchos “panfleteros”, “chayoteros”, admiradores del discurso fácil, de la adulación y de la lisonja, aprendieron las nuevas tecnologías y mutaron a estas. Adquirir o ampliar conocimientos nunca fue importante, mientras prevaleciera el modus vivendi. Es por ello que ahora vemos que pseudo periodistas se replican en redes sociales con los mismos vicios, sin contenido y poca o nula información, lo que les debería restar veracidad y credibilidad.

Las redes sociales están inundadas de “fake news” e información sin sustento, divulgadas por muchos de estos personajes o por quienes sin ninguna formación profesional se dicen periodistas por el solo hecho de conocer el fino engranaje que mueve los hilos de las redes sociales para masificar exponencialmente sus publicaciones y sumar miles de seguidores.

En estos tiempos en los que es necesario estar bien informados sobre el desarrollo de la pandemia en el mundo y a nivel local, las redes sociales han sido saturadas por todo tipo de “notas” e información basura que es consumida literalmente como “comida chatarra” por un elevado número de usuarios, una gran masa social a la que su deficiente o poca formación educativa le limita los procesos intelectuales necesarios para realizar análisis críticos y discernir sobre la veracidad de lo que se le ofrece ante sus ojos.

Es necesario cotejar, verificar, consultar a fuentes confiables antes de dar como cierta una información. Una “fake news” puede hacer más daño que el mismo coronavirus en la delicada situación de confinamiento social en la que nos encontramos; puede provocar crisis emocionales e incidir negativamente en nuestras relaciones sociales, en momentos en los que debemos tener la mayor cordura posible, pues se prevé que la curva crítica del contagio irá de la mano de la crisis económica y esto último nos afectará a todos en mayor o menor medida.

Una buena actitud y salud mental, acompañada de información veraz y confiable, nos puede ayudar a superar más pronto estas vicisitudes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s