Semáforo naranja e irresponsabilidad ciudadana

 

Víctor Galván

Un enérgico llamado hizo anoche el gobernador del estado a todos los quintanarroenses ante el incremento de casos de Covid-19, particularmente en Chetumal, donde en tan solo dos semanas las cifras de casos positivos se han disparado a tal grado, que el municipio capitalino ocupa ya el segundo puesto a nivel estatal en este rubro, por encima de Solidaridad.

Lo que más llama la atención es que el salto cuantitativo diario en Chetumal es mayor que en Benito Juárez. Por ello el gobernador Carlos Joaquín no dudó en afirmar que Quintana Roo se encuentra en un momento crítico de la pandemia y, aunque el semáforo continuará en naranja hasta el 12 de julio, es momento de hacer algo para disminuir la velocidad de contagio.

La apertura económica debía darse. Era necesario para recuperar las fuentes de empleo de miles de personas que viven prácticamente al día y tienen la necesidad de llevar el sustento diario a sus familias.

Por eso, a pesar de que no bajan las cifras, el semáforo pasó a naranja. Pero algo salió mal. Pese a los llamados constantes a seguir acatando las medidas de higiene y seguridad, no ha sucedido así. La gente pedía libre tránsito y apertura de locales comerciales, pero un amplio sector de la sociedad ha demostrado no tener disciplina para acatar las reglas y no ha entendido el significado real de la denominada Nueva Normalidad. El virus SARS-Cov-2 llegó para quedarse, este mensaje se ha reiterado una y otra vez. La apertura económica no significa salir a sus anchas como antaño, significa seguir con estricta disciplina las normas, usar cubrebocas y respetar la sana distancia. Es lo menos que se pide.

En Cancún la gente pide, casi exige, la apertura de las playas públicas, pero si la mayoría no es capaz de acatar reglas básicas es difícil creer que familias enteras puedan respetar un limitado aforo en lugares públicos. Basta recorrer las principales vialidades de la ciudad para corroborar la falta de disciplina. Mucha gente camina despreocupada sin usar cubrebocas y en sitios donde se debe hacer fila, no se respeta la sana distancia.

En locales cerrados, como supermercados, plazas, la situación es distinta, pues al haber acceso regulado es posible tener mayor control y supervisar que se acaten las medidas de seguridad e higiene.

Esta es la triste realidad de una sociedad indolente, irresponsable.

Malos hábitos y problemas de salud crónicos

Pero la falta de disciplina no es el único problema. Anoche también, en su conferencia diaria, el subsecretario de Salud Hugo López-Gattel definió que el mayor problema que enfrenta México ante el coronavirus es “una epidemia enorme de enfermedades crónicas”.

Y a continuación dio cifras escalofriantes: tres cuartas parte de la población padece obesidad y sobrepeso; diabetes, el 14 por ciento de las personas mayores de 20 años; hipertensión, 35 por ciento de las personas mayores de 20 años. “Primeras causas de muerte desde hace más de 15 años: enfermedad cardiovascular, es decir, infartos del corazón, infartos cerebrales, generalmente causados por la hipertensión; diabetes con sus múltiples complicaciones, pérdida de la vista, pérdida de la función de los riñones, pérdida de la circulación que frecuentemente llega a amputaciones, cánceres, múltiples cánceres, enfermedad crónica del hígado relacionada principalmente con el consumo excesivo de alcohol y también con la enfermedad crónica metabólica por un fenómeno que se llama hígado graso”.

Con este contexto, lamentó que México enfrenta al Covid-19 “con su realidad”, bajo condiciones de salud muy deterioradas.

México se ha convertido en un país de obesos y alcohólicos; de consumidores de productos industrializados, procesados y ultra procesados; de grandes cantidades de azúcares, principalmente fructuosa; de sal en exceso y grasas saturadas. Por ello, dijo, es el momento de cambiar hábitos alimenticios, convertirnos en una sociedad más sana. Mismo llamado hecho anoche por el gobernador Carlos Joaquín.

Quienes padecen los problemas de salud crónicos descritos enfrentarían un panorama muy complicado en caso de contagiarse de Covid-19, pero es necesario cambiar los hábitos por el bien de la niñez, el futuro del país, que merece mejores condiciones de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s