El legado de Donald Trump

Por N. Mario Rizzo M.

Todo Presidente de los EE.UU. sueña con dejar un legado en lo político, social o económico, que haga perseverar su nombre, lo cual va más allá de verlo en una biblioteca, un hospital, o cualquier otro lugar.

De lo que no hay duda es que el legado de Donald Trump será irrepetible, o al menos eso esperamos por algunos de los hechos tomados en cuenta.

Ha sido el 11no. Presidente en 200 años que no logró ser reelecto. De los 10 que anteriormente sufrieron ese fracaso uno de ellos esperó 4 años, fue candidato nuevamente y obtuvo el único segundo mandato no consecutivo que se registra. Esperamos que para 2024 el nombre de Trump haya sido olvidado.

A pesar de ser el candidato republicano que mayor cantidad de votos populares ha obtenido no logró hacerse con la Presidencia en un segundo mandato. Ello se explica por el hecho de haber sido la elección con el abstencionismo más reducido, y por lo tanto su rival le superó en voto popular con una cifra también record.

Donald Trump ha sido sin dudas el Presidente que más mentiras ha dicho en 4 años. Tantas que ha sido el único Presidente cuyo discurso fue interrumpido por las cadenas de televisión las cuales anunciaron que tal corte respondía a que el mandatario estaba ofreciendo datos falsos. Su mayor mentira: Tendremos la vacuna contra la Covid19 (el virus chino) antes del 3 de noviembre.

Otro record, aún por comprobar, es el de haber sido el Presidente en ejercicio que más partidas de golf jugó durante su mandato. Eso era lo que estaba haciendo cuando la prensa informó su derrota.

Trump pasará a la historia como el político que más dañó la imagen del Partido Republicano acercándose varias veces a crear un sisma en su estructura.

Ningún otro Presidente insultó o menospreció a otros jefes de estado o de gobierno tanto como él, y eso incluyó tanto a “enemigos” como aliados.

Jamás un Presidente rompió tantos tratados o abandonó tantos organismos o acuerdos: UNESCO, CIJ, Acuerdo de París, Tratado sobre armas nucleares, OMS, TLCAN (sustituido a duras penas por otro acorde con sus dictámenes), y una larga lista más.

Posiblemente sea el Presidente que más funcionarios despidió en 4 años, y también que mayor cantidad de ellos fueron judicialmente sancionados. Al mismo tiempo ha sido el Presidente que más jueces ha nombrado para cubrir plazas en el Tribunal Supremo y en los Tribunales de Distrito.

Se destacó por el uso desmedido e incontrolado de las redes sociales para ejecutar sus decisiones. Hubo cesanteados que se enteraron al leerlo en twiter.

Su poder de convencimiento fue tal que ha sido el republicano más votado por los afrodescendientes, las mujeres blancas de muchos estados, e incluso por sectores de origen latino, a pesar de ser machista, xenófobo, y racista.

Ha sido uno de los pocos Presidentes que no comenzó una guerra como vía para calzar su reelección. Tal vez porque la Covid19 se lo impidió.

Fue sin lugar a duda el Presidente más inepto en los debates presidenciales previos a las elecciones, logrando se pareciesen más a una riña entre apostadores contrincantes en una valla de pelea de gallos.

Tal vez ningún otro Presidente hizo tanto por no permitir acceso público o legal a sus declaraciones de impuestos. Alguna razón tendría.

Siendo hombre de negocios, no político ni académico, intentó dirigir el país como se dirige una empresa. Denunció a las instituciones y agencias cuyos dirigentes no se doblegaron a sus intereses como enemigos del Ejecutivo, a la prensa no adicta a su línea como propaladora de mentiras, a los científicos como personas de poco confiar.

La reciente campaña electoral, gracias a la batalla planteada entre Trump y los Anti-Trump, ha sido la más cara de todos los tiempos: 14 mil millones de dólares. Una elección en USA no es más que un show mediático donde las dos caras de una misma moneda se alternan el poder. Antonio Rodríguez Salvador publicó en Granma algo que refleja muy bien esta situación : Cuentan que cierta vez invitaron a Sócrates a presenciar una carrera de caballos. ¿Para qué ir? –Preguntó el filósofo– Ya conozco el resultado: sé que ganará un caballo.

La elección 2020 puso de manifiesto, una vez más, pero ahora de manera extrema debido a las acciones de Trump, que la democracia norteamericana es manca y tuerta. Puede que no gane quien más votos obtuvo y el Presidente electo tiene de hecho el respaldo del 42% de los electores inscriptos, los cuales a su vez representan una muy baja cifra del total de personas con derecho a votar. Se calcula que un presidente electo no acumula más de un 25% de los posibles electores.

Donald Trump, quien relativamente hace poco tiempo estuvo investigando las posibilidades de invertir en hoteles en Cuba, ha sido el presidente que más draconianamente ha aplicado el bloqueo económico, comercial, energético y financiero a Cuba.

Un importante legado de Mr. Trump es, según E. Larralde y muchas personas más: Si usted quiere ser un buen presidente, o un buen político de alto nivel en general, no haga lo que hizo Trump o hágalo de una forma diferente.

Su charlatanería, arrogancia, desprecio, desconocimiento, excentricidad, egocentrismo e ineptitud, lo convirtieron en un ser despreciable y a la vez digno de risa si no fueran tan dañinas y peligrosas muchas de las cosas que hizo, por ello tal vez su principal legado es el de haber sido el peor de 45 Presidentes de los EE.UU.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s