La convivencia en el concubinato genera compromisos

Dileri Olmedo Rosales

Konaté Hernández

CANCÚN. – El concubinato genera entre las partes interesadas derechos alimentarios y sucesorios, independientemente de las obligaciones reconocidas por la ley, señaló la directora del Instituto Pericial Judicial (IPJ), Dileri Olmedo Rosales.

Cuando dos individuos deciden unir sus vidas sin el impedimento de llevar a cabo el matrimonio, es lo que se conoce como concubinato, especificó.

Dileri Olmedo Rosales, destacó que al término de la convivencia, la concubina o el concubinario que carezca de ingresos o bienes suficientes para su manutención, adquiere derecho a una pensión alimenticia por un tiempo igual al que haya durado la unión, independientemente de los derechos y obligaciones reconocidas por la ley, no podrá reclamar pensión si hubo ingratitud, viva en concubinato o haya contraído matrimonio con otra persona.

Sin embardo, indicó que, en el caso de haber hijos, el tipo de relación que existió es de padres, que están obligados a dar alimentos a sus hijos. Reiteró que hablar de alimentos no solo comprende la alimentación sino el vestido, calzado, educación, habitación, asistencia médica y hospitalaria. A falta o por imposibilidad de alguno de los padres, la obligación recaerá en los ascendientes de ambas líneas de parentesco más próximos en grado.

Mencionó que el derecho otorgado al concubinario o concubina al término del concubinato se ejercitará al año siguiente a la cesación del mismo. Pero en el caso haber hijos, ambos progenitores tienen los mismos deberes como si estuvieran unidos bajo un contrato matrimonial, ya que éstas no dependen del estado civil.

En este sentido los vástagos tienen el derecho de que se cubran todas sus necesidades de alimentación, vestido, habitación, educación, salud, esparcimiento y convivencia. Las primeras seis necesidades conforman lo que la ley denomina como alimentos y ambos padres tienen la obligación de proporcionarlos. Asimismo, los hijos tienen el derecho de convivir con ambos padres cuando se encuentren bajo su patria potestad, aun cuando no vivan bajo el mismo techo.

Aclaró que mientras en el matrimonio, generalmente la separación concluye con un divorcio y un acuerdo para determinar quién conservará la guarda y custodia de los hijos, las visitas y convivencia del progenitor que no tiene la guarda y custodia y el cumplimiento de las obligaciones alimentarias, entre otros temas; en el concubinato, por regla general al finalizar una relación, la pareja debe convenir los términos de convivencia y custodia de los hijos. Esto es que al no existir ninguna decisión judicial que resuelva las circunstancias del caso, ambos padres conservan la patria potestad y sobre todo comparten la guarda y custodia de los hijos.

Finalmente reiteró la invitación a la ciudadanía para que conozcan el IPJ y su amplia oferta educativa, además de que ofrecen licenciaturas, bachillerato, diplomados, maestrías y clases de inglés, cuentan con becas y descuentos para que puedan concluir sus estudios y se ubican en avenida José López Portillo casi esquina con Uxmal a unos minutos del crucero. O pueden enviar llamar al número (998) 221 9944, donde además ofrecen asesoría a todos aquellos que lo requieran, subrayó Dileri Olmedo Rosales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s