¿Por qué ahora la ultraderecha cubanoamericana arrecia sus ataques a Cuba?

Especial para UNQR. 30 de enero de 2021

Por N. Mario Rizzo M.

Recientemente el economista y politólogo, Profesor Esteban Morales, publicaba una carta donde ofrecía su opinión sobre los peligros que en la actualidad acechan al gobierno cubano y al respecto enfatizaba:

No es casual que hayan seleccionado este momento los enemigos de la revolución para manifestarse, manipulándonos con una supuesta intención de diálogo que no es tal. Fíjense que todo tiene lugar un día 27 y a solo 24 horas de la celebración del aniversario de nuestro Héroe Nacional.

A qué aspiran:

1- Aprovechar este momento económico difícil, en que la aplicación de las nuevas medidas están teniendo dificultades en su puesta en marcha. Un momento particularmente crítico por los efectos que la pandemia ha tenido y seguirá teniendo sobre nuestra población. Lo que se manifiesta en ciertas indisciplinas sociales, delincuencia, etc.

2- Aprovechar el momento sicológico y el estado de ánimo que crea una pandemia que se recrudece.

3- Aprovechar que en los Estados Unidos ha asumido una nueva Administración, que debe generar una política hacia Cuba, que pudiera servir para superar la política de Trump que tan terrible ha sido para nosotros. Creando situaciones internas que puedan manipular los enemigos, con críticas sobre falta de democracia, irrespeto a los derechos humanos, represión interna, etc. Lo cual, sin dudas afectaría nuestra imagen ante la nueva administración y mermaría la capacidad de la labor de solidaridad hacia Cuba.

4- Movilizar aquellos sectores de nuestra sociedad que siempre han tenido una posición contrarrevolucionaria: Disidencia, Damas de Blanco, organizaciones ilegales, posiciones antipatrióticas. etc. Todo ello estimulado, además, por el financiamiento de que dispone la contrarrevolución.

5- Aprovechar la declaración de ciertos miembros de la Iglesia Católica, que ha lanzado una declaración francamente contrarrevolucionaria, que llama a la guerra contra el poder revolucionario en Cuba.

6- Confundir a nuestro pueblo para lograr lo que la contrarrevolución interna nunca ha tenido: masa. Tratando además de tomar a la cultura como base de un programa político que nunca han tenido. Gestionar líderes entre aquellos jóvenes confundidos, carentes de brillantez intelectual y llenos de muchas ambiciones, que no escatiman ni valoran el modo de conseguirlas.

7- Y lo que es peor: se gestiona desesperadamente un mártir que pueda catalizar la violencia de la situación; un mártir que les permita justificar sus ataques a la revolución. Ese mártir sería un estúpido, un tonto, llevado al martirologio, que pudiera provenir de cualquier sector desclasado, como ya ha tenido lugar en otros momentos.

Razones por las que debemos estar muy alertas. Sobre todo porque se trata de situaciones que se repetirán, de manera incansable. Hasta que nosotros logremos superar el conjunto de dificultades coyunturales que estamos enfrentando.

No hay dudas de que tales acciones van dirigidas fundamentalmente a minar las posibles acciones del Presidente Joe Biden en su decisión de normalizar las relaciones entre los EE.UU. y Cuba, y en claro apoyo a las reaccionarias posturas del expresidente Trump.

Prueba de lo anterior es que se ha elevado internacionalmente a categoría de noticia importante un grupo de acciones generadas por pequeños grupos de jóvenes, algunos realmente artistas en ciernes y otros individuos en busca de fama y algún dinero, secundados todos por una docena de “periodistas independientes” (que en su mayoría viven de dádivas concedidas desde los EE.UU.).

Se magnifican sucesos. La respuesta del Ministro de Cultura, ciertamente airada no sin causa, a un grupo de esos jóvenes se cataloga de agresión, sin que hubiese pasado de ser una acalorada conversación, y se pone al mismo nivel que las palizas de policías norteamericanos a manifestantes en ese país, o a las grotescas acciones de los carabineros chilenos contra estudiantes, o de las fuerzas del orden francesas para aplastar a los chalecos amarillos, sólo por ofrecer algunos ejemplos.

Así encabeza su nota en el Nuevo Herald el periodista Mario J. Pentón: Otra jornada de arrestos en Cuba. Desde el exilio piden sanciones para el gobierno de Miguel Díaz-Canel

Incluye ideas tales como:

Este viernes la policía ha impedido una nueva manifestación, esta vez en la sede del Parlamento cubano, el Capitolio de La Habana, a donde se dirigía Luis Manuel Otero Alcántara, quien fue detenido. También fue arrestado el músico Maykel Osorbo, según la artista Tania Bruguera, que informó de la presencia de un cerco policial alrededor del Capitolio.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos, con sede en Madrid, condenó la violencia policial desatada contra los manifestantes y ha pedido a la Unión Europea y EEUU sanciones para Alonso.

La organización ha propuesto que la Unión Europea, de manera “urgente”, prohíba la entrada de Alonso Grau y el viceministro Fernando Rojas, quien también participó en el acto de repudio, al espacio Schengen y que ambos sean “sancionados”.

Desde el miércoles varios periodistas denunciaron que oficiales de la Seguridad del Estado les han impedido salir de sus casas, entre ellos Iliana Hernández, colaboradora de CiberCuba, y de Luz Escobar, de 14ymedio.

La Asamblea de la Resistencia, una organización de exiliados cubanos pidió desde Miami a la administración de Joe Biden que sancione “a los represores de Cuba” y calificó como una “barbarie” el manotazo del ministro Alonso. “Estados Unidos no debe quedarse de brazos cruzados mientras se cometen crímenes de lesa humanidad a 90 millas de distancia y mucho menos comprometerse con el régimen de Castro-Canel más que para condenar y castigar ferozmente sus acciones”, dijo Orlando Gutiérrez Boronat, coordinador de la Asamblea.

Los exiliados pidieron en conferencia de prensa a Biden “firmeza frente al régimen en Cuba” y que “bajo ningún concepto se anule ninguna sanción” impuesta a la isla.

Vaya manera de magnificar sucesos y empecinamiento en lograr las más brutales sanciones.

Curiosamente el propio periódico publica un artículo de Carlos Alberto Montaner titulado Cuba está enfocada en conquistar a Colombia.

Adjudicando capacidades al Gobierno de Cuba que superan las del Departamento de Estado, la CIA, y el propio gobierno norteamericano, lanza ahora al ruedo la noticia de que Cuba pretende establecer un régimen comunista en Colombia y dice cosas como:

Colombia está en la mirilla de “los cubanos”. Naturalmente, Miguel Díaz-Canel, el propio presidente de Cuba, lo ha negado, pero la huella está clarísima. ¿Por qué La Habana se ha dedicado a conquistar Colombia? Por, al menos, tres razones. Porque ya dominan Venezuela y el país ha sido minuciosamente saqueado y destruido. Cuba necesita un reemplazo en las fuentes de suministro de petróleo y de fondos económicos. La Isla tiene un sistema absolutamente parasitario e improductivo al servicio de los militares y no quiere cambiarlo.

Si la conquista de Venezuela le llegó a Cuba cuando Fidel estaba vivo y existían algunas esperanzas de que mejorara la calidad de vida del pueblo cubano, hoy no hay casi nadie dentro de la Isla que piense lo mismo con relación a Colombia. Todos han visto con pavor la destrucción paulatina del país. La caída en picado de la producción petrolera. La incapacidad de Caracas para producir alimentos o para cumplir sus compromisos financieros. Los apagones de electricidad. El exilio súbito de casi seis millones de venezolanos. En fin: han visto en Venezuela lo que sucede cuando se copia el modelo cubano de convivencia.

¿Para qué someter al pueblo de Colombia al horror venezolano o al cubano? ¿Por qué recorrer el mismo camino si los cubanos están ensayando o estudiando cómo liquidan el modelo soviético calcado de la URSS en los años sesenta, cuando existía la URSS, y cuando Fidel, Raúl, el Che y otra docena de “revolucionarios” se creían el cuento del marxismo e impusieron una dictadura implacable. ¿Qué harán después de destruir Colombia? ¿Lo intentarán con Brasil?

Uno de los síntomas del tercermundismo es hacer tabla rasa de los actos de gobierno del antecesor. No todo lo que hizo Donald Trump fue incorrecto. Uno de sus últimos decretos fue incluir otra vez a Cuba entre las naciones que auspician el terrorismo.

Seguramente el presidente Barack Obama se precipitó en eliminar la descripción de “terrorista” del estado cubano, pensando que bastaban las buenas intenciones de uno de los dos contendientes para que el otro cambiara su comportamiento.

El Sr. Montaner, que califica a Colombia de manera muy poco ajustada la realidad y dice que A lo largo de muchos años, desde los gobiernos de Bill Clinton y su sucesor George W. Bush, han invertido miles de millones de dólares en fortalecer a Colombia, un aliado eficaz y sincero en la lucha contra el narcotráfico y por la preservación de la democracia. ¿Permitirán que todo ese esfuerzo se desvanezca? ¿Permitirán que los sacrificios y los muertos carezcan de propósitos?

Tan ridículas actuaciones sólo moverían a risa si no fuesen orquestadas en medio de una pandemia que ha puesto a prueba la capacidad del gobierno cubano, aunque también las fortalezas de su sistema de Salud Pública, así como de un genocida bloque económico, comercial y financiero como jamás antes fuese visto.

Razón tiene el Profesor Morales, las acciones en desarrollo demuestran, sin dudas, que una sofisticada maquinaria de desinformación está en marcha; no es primera vez que ocurre, y seguramente como en otras oportunidades fracasará, como lo reconoció en su momento el propio Presidente Obama cuando dijo, no sin ironía y refiriéndose al fracaso de la política de USA sobre Cuba: “que ninguna otra nación nos ha apoyado en la imposición de estas sanciones, las cuales han tenido poco impacto, como no sea el de brindarle al gobierno cubano una justificación”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s