El Judo en Cuba

El cinturón o cinta blanca, atributo de todo iniciado

Por N. Mario Rizzo M., especial para UNQR, aparece en Cuba o Mario Rizzo en el Menú de http://www.qrooultimasnoticias.com o de https://noticiasqroo.wordpress.com

En este febrero de 2021, aún bajo la amenaza de un terrible virus procedente de Asia, se cumplen 70 años de la introducción en Cuba del Judo, deporte eminentemente asiático y que luego de la Segunda Guerra Mundial se divulgara ampliamente en occidente junto a otras artes marciales.

Sin embargo a la isla antillana llegó desde Bélgica en las piernas, brazos y pensamiento de un individuo llamado Andrei Koliskiny. Su nombre y apellido refieren más bien un origen ruso, quizás portado por alguno de los muchos emigrados de ese origen que huyeron de la Revolución Bolchevique hacia la Europa Occidental.

Como por los ya muy lejanos primeros años de la década del 60 del pasado siglo fui su alumno en la Facultad de la Universidad de La Habana donde estudiaba, guardo muchos recuerdos del impresionante personaje.

No muy alto, pero sí fornido, de hablar pausado con marcado acento extranjero, era uno de los profesores más llamativos, por llamarlo de alguna forma.

Si un alumno hacía mal un ejercicio se ganaba entonces un aplauso del resto del colectivo, sólo que el Profe exigía se hiciese con una sola mano, un aplauso sordo.

Cuando alguien, cuidando mucho de no caer estrepitosamente, hacía movimientos demasiado faltos de energía el Profe se dirigía a los alumnos y sentenciaba –“Lo ha hecho tal cual lo hubiese realizado la Princesa tal o mas cual”.

Era muy exigente, pero tenaz en lograr que aquel grupo de jovenzuelos se apropiaran tanto de movimientos físicos como de lo filosófico y espiritual que tenían como fundamento. Una vez, refiriéndose a cierto desbalance del contrario fácil de lograr, dedicó más de 20 minutos a demostrar cómo unas gotas de agua sobre una hoja podían doblegar la misma si se acumulaban en el lugar preciso.

Un día no vino a clases, al otro nos enteramos que desde Japón había venido a Cuba el más famoso judoka de ese país, con un único objetivo, el de otorgar una categoría muy superior a Koliskiny por sus valiosos aportes a la divulgación del judo. Ese Dan no lo ganó en combate, pero lo merecía.

Tiempo después supimos por qué el Profe ya no competía.

Resultó que en cierta oportunidad se encontraba en el balcón de su departamento en una elegante barriada de La Habana cuando pudo observar cómo un individuo se dedicaba a sacar una de las gomas de su auto. Bajó las escaleras, salió a la acera, se acercó al ladrón y le dijo –“¿Por qué saca Usted la goma de mi auto?”

La respuesta fue brutal, el ladrón le golpeó una rodilla con la llave que tenía en sus manos. Resultó en una gran fractura con terribles complicaciones posteriores, pero en ese momento el Profe sólo atinó a tomar al ladrón por un brazo y propinarle un contundente derribo, luego del cual el individuo comenzó a sangrar por la nariz.

Se tocó la pierna adolorida, miró al ladrón, y le dijo –Ahora espere Usted a que componga la rueda para llevarle al hospital- Y así lo hizo.

Confieso que no fui testigo de lo anteriormente narrado, me llegó por otras personas, pero sin dudas el hecho se ajusta a la personalidad del Profe.

No pudo competir nunca más, aunque su subida al tatami significaba que personalmente le mostraría a un alumno cómo hacer algún movimiento, y sí, entonces lucía ágil y fuerte.

Murió hace algunos años, lo hizo sabiendo que su semilla había fructificado. La pequeña isla del Caribe se convirtió en el Sexto país del mundo en la obtención de medallas en campeonatos mundiales y olimpiadas, sólo aventajado por potencias como Japón, China, Corea del Sur, Rusia, y Francia.

En este febrero fue recordado por la prensa local, de seguro sus alumnos también lo hicieron, y junto a él recordamos la pléyade de atletas que han seguido victoriosamente sus enseñanzas. ¿Qué algunos fuimos poco aventajados? ¡Claro que sí! Ninguna obra es perfecta aunque el maestro haya resultado ser magistral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s