Archivo de la categoría: Opinión

El Cardenal Urosa da a conocer su sexto libro: “Jesucristo Luz del mundo”

“Mis escritos han tenido siempre presente que en Venezuela vivimos tiempos muy difíciles. Esto, tanto desde el punto de vista religioso, -por la crisis de secularismo que golpea al mundo y a la Iglesia -, como desde el punto de vista político, económico y social”, dijo a El Guardián Católico

Ramón Antonio Pérez

CARACAS.- “Me retiro como arzobispo, pero no me voy de mi país y seguiré luchando por la defensa de los derechos del pueblo venezolano”, decía el cardenal Jorge Urosa Savino al despedirse como arzobispo de Caracas en julio de 2018. Un año antes, el 28 de agosto de 2017, había cumplido 75 años de edad y de acuerdo con el Código de Derecho Canónico, renunció a su condición de arzobispo titular de Caracas. Pero no todo terminaba para él.

En efecto, aun cuando la condición emérita aleja de responsabilidades administrativas y pastorales dentro de la iglesia, en modo alguno significa que el prelado “deja de hacer” su labor evangelizadora. Todo lo contrario, es una etapa en la que, una vez culminada sus responsabilidades, emprenden nuevas formas de trabajo apostólico, y hasta aprovechan para concluir otras que, temporalmente habían quedado rezagadas.

“Tengo muchas cosas por hacer, por ejemplo, escribir un nuevo libro”, dijo en una de las muchas conversaciones compartidas con este redactor. Y así fue. La grata noticia la ofreció el mismo Purpurado este 15 de noviembre 2020: “Te cuento que ya salió mi nuevo libro de escritos pastorales”, informó a través de un mensaje por correo electrónico, alcanzando así una de sus metas y cumpliendo lo prometido.

Se trata del sexto libro del cardenal Urosa Savino y que lleva por título: “Jesucristo, Luz del mundo”, inspirado en las palabras que Jesucristo dijo a sus apóstoles, de acuerdo con el Evangelio de san Juan: “Yo soy la luz del mundo”. Para más detalles del libro, el cardenal Urosa, gentilmente ofreció unas palabras en exclusiva para El Guardián Católico.

Nuevo libro: “Jesucristo, Luz del mundo”

Con este título, que es una profesión de nuestra fe católica en Jesucristo Nuestro Señor, el Cardenal Urosa ha publicado, hasta el momento, su último libro. Son dos volúmenes que suman 743 páginas.

“El primer tomo incluye 117 de las homilías que he pronunciado desde el año 2012, hasta junio de 2020. También incluyo en este tomo dos homilías de obispos que fueron mis Auxiliares en Caracas, Monseñor Luis Tineo, y Monseñor Jesús González de Zárate. Estas homilías fueron pronunciadas por ellos en las Misas de acción de gracias por mis cincuenta años de vida sacerdotal, en julio y agosto de 2017”, dijo. El segundo tomo recoge 80 escritos diversos: mensajes pastorales como Arzobispo, alocuciones diversas, artículos variados y dos recientes declaraciones sobre la actual situación del país.

“Entre los artículos reviste especial interés histórico la crónica de mi nombramiento de Arzobispo de Caracas. Fue un proceso muy complicado, y tuvo que ver con las relaciones entre la Iglesia y el Estado venezolano”, expresó.

TEMÁTICA DEL LIBRO. – “Los temas de ambos volúmenes son muy variados, pero hay algunos centrales: la persona de Cristo, centro de nuestra santa religión, y rostro de la misericordia del Padre, como dijo el Papa Francisco; la grandeza e importancia del sacerdocio ministerial y el amor a nuestra Iglesia caraqueña; la configuración espiritual, vivencial, del sacerdote a Cristo, y la exigencia de santidad sacerdotal; la belleza de la vida consagrada; la misión evangelizadora y santificadora de la Iglesia en esta época de agresivo secularismo; nuestro ineludible compromiso de opción por los pobres, el rechazo a la violencia, y la firme defensa de los derechos de los venezolanos, especialmente de los más necesitados”.

“Mis escritos han tenido siempre presente que en Venezuela vivimos tiempos muy difíciles”, añadió al informar sobre su nueva obra.

“Esto, tanto desde el punto de vista religioso, -por la crisis de secularismo que golpea al mundo y a la Iglesia -, como desde el punto de vista político, económico y social, – por la gravísima situación del país, ahora golpeado por el Covid 19, y el empeoramiento de la pobreza. De ahí mi insistencia, por una parte, en la misión evangelizadora y santificadora de la Iglesia; y por la otra, el énfasis en nuestro ineludible compromiso de trabajar con y por los pobres, y por defender nuestros derechos y los derechos de los demás”.

Para preparar la publicación de estos dos volúmenes prestaron su valiosa ayuda los presbíteros Francisco Morales Villegas y Efrén Cisneros Fajardo, relató el cardenal Urosa. Para esos sacerdotes expresó su “más viva gratitud”.

“Yo soy la luz del mundo” (Jn 8,12), nos dice el Señor”, refiere el Purpurado nacido en Caracas el 28 de agosto de 1942. “Doy gracias a Dios y a los amigos que con su apoyo me han permitido publicar esta nueva obra, y a la Librería San Pablo por ponerla a la disposición de los lectores. Quiera Dios que en nuestra época de tantas tinieblas, este libro ayude a mucha gente a sentir en su corazón la alegría de seguir a Jesucristo, luz del mundo”, concluye el último arzobispo titular de la Arquidiócesis de Caracas. https://elguardiancatolico.blogspot.com/2020/11/el-cardenal-urosa-da-conocer-su-sexto.html?fbclid=IwAR0LUEeXqS7ySTHp3eI4sYDrmqbZ5xu6FCqPwwh6cNub6eUJa4n0ZHYvihs

La Habana recupera de forma paulatina sus habituales actividades culturales

N. Mario Rizzo M.

Luego de más de 200 días de fuertes restricciones de movimiento y la realización de actividades públicas, tanto culturales, deportivas, o sociales, el Gobernador de la ciudad, García Zapata, ha anunciado que, aunque la ciudad se mantiene en fase de transmisión autóctona limitada,  la flexibilización de las medidas anteriormente adoptadas permitirán un paulatino regreso a la muy esperada normalidad por todos los habaneros.

La reactivación del transporte público, los grandes parques recreativos, los restaurantes, cafeterías y otros centros y servicios con afluencia de público fue anunciada también. Se  insistió en que se cumplan las medidas higiénicas en los parques recreativos, uso de mascarillas y distanciamiento social adecuado, y reiteró que no se podrán realizar fiestas ni conciertos o bailables hasta tanto las condiciones lo aconsejen.

Los cines reabrirán a partir del sábado 3 de octubre y los teatros lo harán progresivamente a partir del 10 de octubre cuando se inicie la Jornada por la Cultura Cubana que como siempre antecede al 20 de Octubre, Día de la Cultura Nacional.

No abrirán las Casas de la Música, ni los Gimnasios, aunque sí se podrán realizar ejercicios al aire libre en parques y otros lugares abiertos.

La Habana ya había realizado una apertura similar hace algo más de dos meses, pero el rebrote del SarCov2 obligó a restringir nuevamente la movilidad en la ciudad. Si bien el número de casos positivos con la Covid19 fue elevado durante los últimos meses la letalidad fue muy inferior gracias a la aplicación de medidas de control, rápida atención a los contagiados aun cuando fuesen asintomáticos, y una muy esmerada atención a los pacientes ingresados.

Si bien Cuba ha logrado indicadores satisfactorios en la batalla contra la pandemia no es menos cierto que resulta indispensable poner en movimiento todo el sector productivo luego de haber empleado, fuera de presupuesto, más de 1000 millones de pesos en gastos sanitarios, lo cual para el país representa un gran reto dada la situación económica y financiera imperante.

Una muestra de lo anterior lo ofrece la siguiente información aparecida recientemente en la prensa internacional:

Países con los mayores índices de fallecidos por la Covid19 (Fallecidos por cada 100 000 habitantes hasta el 30 de septiembre)

Perú                101.0

Bélgica            87.1

Bolivia            69.9

Brasil              68.2

Chile               67.9

España            67.3

Ecuador          66.8

EE.UU.           62.8

Reino Unido   62.7

México            61.1

Cuba, en condiciones financieras muy precarias, califica entre los países con menos mortalidad per cápita con 1.1 fallecidos por cada 100 000 habitantes.

Los habaneros se han mostrado complacidos por las nuevas disposiciones, pero de todos depende no se produzca un nuevo retroceso, por lo cual el Dr. Francisco Durán, director de Epidemiología del Ministerio de Salud cubano, insistió en el cumplimiento estricto de las normativas sanitarias en los centros recreativos y comerciales que se reabran.

Estados Unidos, dos tuercas y una rosca

Elsa Claro

(Periodista cubana especializada en temas internacionales)

Cosa rara una votación unánime en cualquiera de las dos cámaras legislativas norteamericanas. Pero acaba de ocurrir, haciendo posible acciones de voluntad conjunta entre republicanos y demócratas con un mismo contenido y una sola dirección. Eso anticipa una resolución del Senado revalidando “su apoyo a una transición pacífica del poder”. Dentro del sobresaturado ámbito electoral estadunidense el suceso resalta como uno de los alertas con mayor peso emitidos por un nivel de decisiones que hasta el momento protegió por mayoría a Donald Trump.

El propio mandatario, con sus excesos y bufonadas, promueve rechazos. Acompañarlo en sus intentos de mantenerse en el cargo, aunque pierda el 3 de noviembre, compromete de modo muy serio la credibilidad de la formación política predominante en cargos activos y diputados.

Las últimas declaraciones del presidente, siempre ambivalentes al poner en duda si aceptará una derrota, fue la gota que faltaba en un pantano resbaloso y maloliente.

“Estamos en momentos difíciles, y que el presidente aborde el tema de colocarse hasta por encima nuestros controles” no tiene antecesores y debe ser atajado. El criterio pertenece a Joe Manchin, demócrata, quien presentó  el texto certificado por todos los congresistas sin una sola excepción. Aludió, asimismo, al tono autocrático del presidente, sugerido o repetido en definitiva, provocando alarma en los dos bandos, incluso entre quienes no lo dicen, pero igual sienten temor.

Esos miedos no son abstractos. Tienen base y se vienen advirtiendo por diferentes vías y pensadores viendo crecer la osadía de fuerzas paramilitares aupadas por Trump con su retórica mendaz y despampanante, llegando a extremos como calificar de comunistas a la otra cara de la moneda nacional  en esencia indivisa. No es un secreto.

Los dramas no suelen ser divertidos y este menos. Alrededor de 200 huestes irregulares conformadas por civiles y ex militares, se apertrechan y salen de sus escondites animados por Trump. Hace rato no temen mostrar sus preferencias y se suman a la policía para sofrenar las protestas recientes, o la emprenden por su cuenta. Igual en las marchas contra el confinamiento por el coronavirus, o en pautas referidas al derecho auto concedido de sustituir las estructuras del orden. Todo ello está excitado  por Trump de manera –se me permitirá repetirlo- muy irresponsable.

La prescripción emitida por el senado, es lamentable, no implica un obligado cumplimiento, pero evidencia el raramente compartido rechazo a vulnerar la Constitución y, al propio tiempo, lo peligroso de proseguir alimentando a sectores fanáticos con armas de asalto cuando no es simple teoría presumir que quien las posee desea usarlas. En la praxis se ha visto a través de la violencia introducida en la oleada de protestas socio-raciales, respondiendo a las sugerencias del magnate.

Ante el amplio espectro de personajes refiriéndose a un posible trastorno en la sucesión  y hasta de una guerra civil, cabe tomar en serio esos recelos.

Los procura la actitud de Trump: “Tengo que ver. Miren… tengo que ver”, declaró Trump en el programa “Fox News Sunday”. “No, no voy a decir simplemente que sí. No voy a decir que no”. O “Deshazte de las papeletas (votos por correo, que estigmatiza) y tendrás una muy tranquila-no habrá transferencia, francamente. Habrá una continuación”. “Las papeletas están fuera de control. ¿Lo sabes y los demócratas lo saben mejor que nadie”.

Lo insolente de esas ¿insinuaciones o aseveraciones? se cimentan con el apoyo que recibe de  los supremacistas blancos, grupos en infortunada convergencia con sectas y embaucadores superlativos como los de QAnon, capaces de balandronadas y falacias inimaginables para darle soporte a Donald y alimento a las cuadrillas ultraconservadoras.

Al Gore, vicepresidente bajo Willian Clinton, declaró ante los micrófonos de la Fox News que los militares  expulsarían a Trump de la Casa Blanca si pierde y él no abandona el cargo en enero de 2021. Joe Biden, por su lado y en otro momento, coincidió con la formulación de quien en  el 2000 sufrió un percance de cuya legitimad todavía se duda por el controvertido litigio experimentado en el recuento de votos en la Florida, cuando el alboroto concluyó con un fallo de la Corte Suprema, otorgando 5 votos en favor de George W. Bush y 4 para Gore.

Biden coincidió en que los militares sacarían a Trump de la Casa Blanca, si ocurre una anomalía. La incertidumbre fue despejada por el  general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, quien ante el congreso dijo que el Pentágono se atiene a su asignado carácter de apoliticidad.Si hay disputa, recordó, son los tribunales federales y el Congreso los capacitados para dilucidarla. Pese a negar una incierta intervención de las fuerzas armadas, se recuerda que Milley participó junto con el ex secretario de defensa James Mattis, de un diálogo con la revista ‎‎The Atlantic, donde este último criticó al presidente, impugnando su decisión de usar tropas para contener las manifestaciones populares.

Olivia Troye, adjunta al equipo del incondicional vice Mike Pence, aseguró,en declaraciones a la CNN, estar temerosa pues durante su etapa en las esferas de gobierno, “(…) tuve conversaciones a puerta cerrada con personal de la Casa Blanca y otros funcionarios, incluidos miembros de la comunidad de inteligencia, y, en verdad, discutimos, ¿qué pasará si pierde (Trump) y se niega a irse?”.

Mitch McConnell, líder de la mayoría del Senado y figura hasta ahora proclive a defender a Trump o no dar criterio sobre las controversiales salidas de tono típicas del jefe de estado, escribió en su cuenta de Twitter: “El ganador de las elecciones del 3 de noviembre será investido el 20 de enero. Habrá una transición ordenada, tal como la hubo cada cuatro años desde 1792”. Fue  un inconfundible aludido a lo aprobado en la Cámara Alta. Sus cercanos confirmaron la posición del conocido político, aseverando que los propios republicanos se enfrentarían a Trump si este pierde las elecciones y decidiera quedarse en la Sala Oval.

Que las reacciones adversas a la contingencia de infringir las reglas sean bipartidistas no implica que existan garantías sobre un hipotético fracaso de Trump en los cercanos comicios. Tiene seguidores y trata de hacerse con más. Por esos días intensifica su empeño de entregar otro cheque de ayuda a los afectados por la pandemia y lo emprende como si el dinero saliera de su bolsillo y no fuera una especie de reintegro de los impuestos ciudadanos.

Tampoco alude a que es el Congreso quien debe aprobarlo y que él propone dedicar 1.5 billones de dólares rápido, para influir en los comicios, mientras los demócratas apuestan por un paquete de estímulo ascendente a 2.2 billones. En medio de ese litigio aparecen denuncias, referidas a que su administración permitió que el Pentágono usara parte de los  fondos aprobados para frenar la amplificación de la enfermedad. El diario Washington Post publicó datos revelándola compra de recursos bélicos, y el traspaso a manos de empresas privadas, por esa vía, de “centenares de millones de dólares previstos para equipamiento y atenciones sanitarias”.

Algunas conjeturas, como las manejadas por el Transition Integrity Project (TIP) son escalofriantes pero atendibles. Ese conclave, conformado por unos 100 personajes de los dos partidos y con experiencias diversas, aventuran que si Trump no tiene el añorado éxito y se viera presionado para abandonar el primer puesto del país, en el lapso entre noviembre y enero estaría en capacidad de favorecer, subrepticiamente, asuntos referidos a sus negocios (con fondos estatales), o de orden político (develar documentos comprometedores para altas figuras nativas o extranjeras, quizás usarlos como moneda de cambio) y, de similar forma, emprender pactos comerciales o de otro tipo nada fáciles de deshacer por quien gane.

Las recomendaciones emitidas por el TIP “para evitar una crisis”, arguyen que las elecciones estarán marcadas por un panorama político y legal caótico. “También evaluamos que es probable que el presidente Trump impugne el resultado por medios legales y extralegales, en un intento por aferrarse poder. Los acontecimientos recientes, incluida la propia falta de voluntad del presidente para comprometerse a cumplir con los resultados de la elección, la aceptación por parte del Fiscal General de las infundadas afirmaciones de fraude electoral del presidente y el despliegue sin precedentes de agentes federales para sofocar las protestas, subrayan los extremos a los que puede llegar Trump” propiciando un conflicto violento.

Las elecciones de este tipo en Estados Unidos siempre fueron agitadas, pero no al extremo de estas ni con una proyección tan alarmante. En medio, subyace la COVID-19, los 7 millones de contagiados y las más de 200 mil muertes de estadounidenses que a escala de pugna por el poder, casi no aparecen, pero son parte de una crisis múltiple con acento político-moral ineludible y difícilmente reparable. (Cubadebate).

Elecciones 2021 en Quintana Roo: la rifa del tigre

Carlos Alejandro

El ambiente político electoral de Quintana Roo se ha calentado con demasiada anticipación. La angustia de algunos actores de la política local ha provocado un ambiente más enrarecido que de costumbre, así como el pésimo desempeño de la mayor parte de funcionarios que llegaron al poder por el voto popular, principalmente los que se colgaron de AMLO y su partido.

Tres son los casos más evidentes de incapacidad, corrupción y traición a los principios que promueve AMLO: el municipio de Othón P. Blanco, el de Solidaridad y el Congreso del Estado, donde las acciones de los emanados de Morena han dejado más que claro que sus intereses son mucho más importante que mejorar las condiciones de vida de la población.

Ante tal situación que permea en todo el territorio de Quintana Roo, hoy podemos enterarnos de que cualquier personaje pretende ocupar un cargo de elección popular por el simple hecho de ser simpatizante de Morena, todo gracias a la imagen del presidente de la República, sin entender que administrar un gobierno no sólo es embolsarse millones de pesos.

Particularmente el municipio de Solidaridad es el mejor ejemplo de la gran ambición del poder por el poder mismo, la lista de suspirantes es muy, muy larga, los hay que con tan sólo la primaria y mostrar una fotografía con el presidente de la República pretenden demostrar que pueden llegar a ser presidente municipal de Solidaridad; otros, más discretos, buscan alianzas para que en bola caigan al asalto del partido de AMLO y así se apoderen del mayor número de candidaturas, y por supuesto también están quienes desde sus cargos en el gobierno pretenden mantener el poder manipulando medios de comunicación que se prestan al engaño público, es decir, hay de todo cómo en botica.

Para los ciudadanos el panorama es bastante desalentador, puesto que en el pleito sin cuartel que hay en Morena, la falta de claridad en las acciones del PAN, y los casi desaparecidos PRI y PRD, no se ve alguien que vaya a poder enfrentar el total desmadre que dejará la familia Beristain a su paso por el gobierno de Solidaridad. Un Ayuntamiento saqueado por completo, con instituciones plagadas de corrupción, calles y colonias abandonadas y ni que decir de la inseguridad que hoy se vive en todo el municipio como nunca antes, eso y más, mucho más es a lo que se enfrentará quien se saque la rifa del tigre al ganar la elección 2021 en Solidaridad, esa persona debe tener los tamaños suficientes para enfrentar un escenario totalmente oscuro, en el cuál tres años no serán suficientes para que el municipio empiece una ruta de recuperación económica, política y social.

Por lo que la población deberá plantearse una pregunta muy sería, aunque parezca chiste del Chapulín Colorado: ¿Quién podrá salvarnos? Porque payasos, bravucones y honestos han pasado por las boletas electorales y ninguno, hasta la fecha, ha demostrado que quiere y puede servir a la nación, como lo pide el presidente Andrés Manuel López Obrador y el pueblo lo exige.

Capitalismo-Socialismo: ¿Vientos de fronda?

Ricardo Ronquillo

Soplan vientos de fronda, podría afirmarse, al trazar un paralelo entre las famosas revueltas contra la monarquía en la Francia regentada por Ana de Austria, tras la muerte del célebre cardenal Richeliu, con la rebelión de las teorías de cambio que se esparcen en este mundo pandémico.

Las hipótesis transformistas van de unos extremos a otros. De un lado las que anuncian un planeta apocalíptico, sometido a una cruenta crisis total, mientras por el otro prefiguran un capitalismo rehabilitado de sus mañas y marañas.

Para algunos teóricos el coronavirus tendrá para ese sistema el mismo efecto alterador que la peste negra para el feudalismo. Esa es la apuesta del periodista e intelectual británico Paul Mason, quien sostuvo para BBC Mundo que el final de un modo de producción de un sistema económico es, con frecuencia, una mezcla de sus debilidades internas, combinado con lo que a menudo se llama shocks extremos o exógenos.

Este analista cree que la COVID-19, como la peste medieval, provocó dos interrupciones al capitalismo como modelo, una económica y otra ideológica. Al combinarse, ofrecen la sensación masiva de que el sistema no está protegiendo y, en consecuencia, requiere ser removido.

Aunque por otras razones y bajo otros argumentos, lo mismo piensa el renombrado sociólogo norteamericano Jeremy Rifkin, asesor mundial de corporaciones y Gobiernos y entusiasta radical del cambio del sistema basado en el petróleo y en otros combustibles fósiles.

Rifkin alerta sobre dos factores que condujeron al drama humanitario actual: el movimiento de personas y especies alentado por el cambio climático y el acercamiento de la vida animal y la humana resultado de la emergencia climática, con lo cual los virus de ambas especies se mueven juntos.

Esa es la razón por la que afirma que ya nada volverá a ser normal después de esta pandemia, que ve como una campanada de alarma planetaria, que enmudecerá solo si se reconstruyen las infraestructuras para vivir de modo diferente.

La lista de reparadores capitalistas es más larga. A esta se integra especialmente Mariana Mazzucato, profesora de Economía de la Innovación y el Valor Público de la University College London. La académica, una de las más influyentes y valoradas economistas actuales, está empeñada en enderezar los desafueros de la economía global. Tanto lo predica que merece la fama de querer “salvar al capitalismo de sí mismo”.

La también directora fundadora del Instituto para la Innovación y Propósito Público opina que la crisis pandémica es una oportunidad para “hacer un capitalismo diferente”. Asume que el sistema puede renfocarse hacia un futuro innovador y sostenible que funcione para todos.

Para lograrlo propone dos curas cardinales: desmontar el mito del Estado burocrático, que simplemente inyecta lentitud, para que estos favorezcan las inversiones y los procesos innovativos, así como demostrar que en la economía el valor no es solo el precio.

Hasta figuras como el papa Francisco se ven atraídas por sus estimaciones, al punto de que opina que ayudan a pensar el futuro. Mazzucato apunta que no podemos volver a la normalidad, porque lo normal es lo que nos metió no solo en este caos, sino también en las crisis financiera y climática.

En teoría, habría que admitir que los exámenes anteriores son, además de valiosos, valerosos —si apreciamos los virus sistémicos mortales en su contra—, el problema mayúsculo es que no pasan de ser profundas e ilustradas conclusiones, para las cuales no existe proyecto nacional o internacional alguno que los aterrice a una realidad tan comprometida.

En el tozudo mundo real los líderes principales del capitalismo parecen menos alarmados por la suerte humana que por la de sus ambiciones. Lo que se verifica y reproduce —con la misma virulencia de las cifras de contagiados y fallecidos—, es la esencia egoísta, maltusiana, depredadora del sistema.

La urgencia de cambio impuesta al capitalismo tras la aparición de la Revolución de Octubre —shocks extremos de por medio— y que contribuyó al surgimiento del nombrado Estado de bienestar, no parece ahora la seña dominante.

En ello los socialismos sobrevivientes a la caída del llamado modelo «real» llevan una ventaja, pese a pesados y costosos fardos de ortodoxia, dogmatismo e inmovilidad: Comenzaron a reformarse mucho antes de que se expandiera la cepa coronavírica. Los más exitosos frente a esta última y a su crisis total acompañante son precisamente los que más avanzaron en esa renovación.

Contrario a lo ocurrido con el esclavismo, el feudalismo y el capitalismo, los socialismos realmente existentes —adelantados a su tiempo a juzgar por la teoría de Marx— buscan solidificar la viabilidad de su plataforma humanista, sometidos a la maldad y el acoso continuos del capitalismo dominante, como puede verificarse en la Estrategia económico-social cubana para el impulso de la economía y el enfrentamiento a la crisis mundial provocada por la COVID-19.

Cada capítulo de esa estrategia deberá ser como la fronda, las hondas o tirachinas que, como las de los rebeldes franceses, descarguemos contra todo lo que entorpezca la voluntad revolucionaria de cambio del socialismo cubano.

El origen del problema en Morena

Carlos Alejandro

La transformación de movimiento social a partido político le ha costado muy caro a Morena, tan caro que hasta el momento no se ve un camino seguro hacia la estabilidad que le permita consolidarse como partido político nacional, considerando esa estabilidad como la creación y organización de estructuras política y electoral, así como un instituto de formación eficiente.

El gran descontento social provocado por los abusos, excesos y gran corrupción que prevalece en el sistema económico mundial, del cual México es parte, provocó las condiciones suficientes para que Andrés Manuel López Obrador creara un partido político que nació con torta bajo el brazo, sin embargo, durante el proceso de reclutamiento de militantes, nadie se preocupó por la formación política de quienes, con la buena voluntad y el hartazgo, aportaron tiempo, dinero y esfuerzo para hacer realidad una opción que se autodenominó “La Esperanza de México”.

La avalancha de mexicanos que volcaron su esperanza en Morena superó a su creador y equipo que lo acompañó en la aventura que llevó a vivir en Palacio Nacional a Andrés Manuel López Obrador, el movimiento social que en los hechos no costó mucho dinero, ya que militantes y simpatizantes, hartos de la corrupción y la impunidad que impera en el sistema político nacional, con sus recursos personales aportaron en efectivo, en especie y con trabajo para realizar todas y cada una de las acciones que López Obrador ordenaba, situación que llamó la atención de los actores políticos de los demás partidos nacionales, por lo que Morena empezó a ser valorado por quienes son cómplices del saqueo, la corrupción y la impunidad en México.

Como la creación del partido superó por mucho lo planeado por López Obrador y su equipo más cercano, tuvieron que ocuparse en atender la inmensidad de solicitudes de afiliación y los pleitos de vecindad que se daban entre los nuevos militantes, que formar cuadros políticos que tengan la capacidad de formar y organizar estructuras políticas y electorales en los estados y municipios, motivo por el cual, en 2015, Morena no pudo presentar candidatos competitivos en la elección de diputados a la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión, ya que sólo lograron ganar 35 de las 500 curules de San Lázaro. Algo similar les sucedió en las elecciones locales de 2016, a pesar de tener gran fuerza social, la falta de formación política y electoral para los militantes de Morena provocó que muchos oportunistas políticos que no tenían ninguna oportunidad en los partidos tradicionales (PRI, PAN y PRD) iniciaran la migración hacia Morena.

La migración de oportunistas hacia Morena, en 2016, completó el caldo de cultivo para que la lucha interna se convirtiera en fratricida; por un lado, los “puros” o “fundadores”, quienes se sienten con derecho a ser candidatos a cualquier cargo de elección o ser incluidos en cargos públicos donde existen gobiernos emanados de Morena, aunque no conozcan la O política por lo redondo, y por el otro lado los morenos que se adaptaron al abordaje de los personajes políticos que invadieron su partido y “traicionaron” sus principios al aliarse con los oportunistas y de esa forma colarse en la repartición de huesos, condición que derivó en una aparente división en dos grupos: los “fundadores” y los “traidores”, sin embargo, en ambos bandos se formaron subdivisiones o lo que se llama comúnmente “tribus”, dando paso a una guerra sin cuartel en la que la lucha por el poder es de todos contra todos, con períodos de alianzas y desencuentros, provocados al descubrir que en nadie se puede confiar puesto que ante la falta de organización de estructuras política y electoral, provoca una ambición desmedida por lograr el poder total del partido que actualmente tiene asignados para el año 2020, $ 653 millones a nivel federal, más las prerrogativas en los estados y municipios.

Una prueba de esa ambición desmedida es Quintana Roo, donde los “puros” “fundadores” no encuentran la forma de acceder a las candidaturas y con ello cargos en los gobiernos que emanen de Morena en 2021, quienes organizan reuniones y hacen declaraciones de pureza y honestidad a toda prueba (mientras no alcancen el poder) y por el otro lado, ignorando por completo a los anteriores, los oportunistas y “traidores”, quienes se apoderaron de las candidaturas de Morena en 2018, los cuales reciben los beneficios de pertenecer al partido del presidente de la República, a pesar de las evidencias contundentes de su pésimo desempeño, corrupción, nepotismo e impunidad, motivo por el cual la autoridad electoral federal tuvo que intervenir para tratar de poner un orden, que probablemente no dure ni dos días, a pesar del manotazo que dio Andrés Manuel López Obrador para frenar abusos y agandalles y así poder recuperar su partido.

Complots, incendios y pandemia marcan la carrera electoral en Estados Unidos

La Coalición Latinos por Trump, ayer en un acto de respaldo al mandatario republicano en Phoenix, Arizona. A la derecha, el demócrata Joe Biden en un acto de campaña afuera del Museo de Historia Natural en Wilmington, Delaware. Foto AP.

David Brooks

(Periodista mexicano, corresponsal del diario La Jornada en los Estados Unidos)

La batalla electoral presidencial, a 50 días de los comicios, fue marcada por un intercambio de acusaciones por incendios, pandemia y hasta «complots» de la izquierda y la derecha, mientras no pasa un día en que no se abordan los escenarios de una elección que culmina en crisis constitucional y hasta violencia armada en las calles.

El candidato presidencial demócrata Joe Biden acusó a Donald Trump de ser un «incendiario climático» que, de ser relecto, dejará en llamas a Estados Unidos, al abordar el tema de los incendios sin precedente en el noroeste del país cuya intensidad y dimensión son resultado del cambio climático, según expertos científicos.

Por su parte, el presidente Trump viajó a California –después de casi ignorar el tema de los incendios durante las últimas semanas–, donde reiteró su crítica de que el fuego es resultado del mal manejo del suelo forestal, y rehusó abordar el tema del cambio climático. Después de que afirmó que las temperaturas bajarán por sí solas –de la misma manera que había declarado que el Covid-19 desaparecería hace meses–, un funcionario estatal le señaló que el consenso científico apuntaba hacia lo opuesto. El presidente respondió: «no creo que la ciencia sepa».

Biden y los demócratas están buscando poner al centro del debate los temas del manejo de la pandemia y el cambio climático. Y Trump ha buscado desviar la atención de esos asuntos al poner su lema central de «la ley y el orden» y la amenaza de la «izquierda radical» para atemorizar a votantes y consolidar sus bases. «Ninguna ciudad, pueblo o suburbio estará seguro» si ganan los demócratas, repite.

Esta semana marcan seis meses desde que el magnate fue obligado a declarar una emergencia nacional por la pandemia, y Estados Unidos continúa en primer lugar a nivel mundial en el número de contagios y de muertes (más de 194 mil hasta ahora) por el nuevo coronavirus. Aunque sólo representa 5 por ciento de la población mundial, tiene 20 por ciento de los fallecidos por la pandemia. El total de más de 190 mil muertos es equivalente a 65 atentados del 11-S, señala Axios.

Mientras, el presidente fue criticado por haber violado los reglamentos estatales y las recomendaciones de expertos de salud pública al realizar un mitin de campaña en Nevada el fin de semana en un espacio cerrado sin medidas sanitarias. Al responder a preguntas al respecto, Trump insistió ayer en que «yo estoy en un escenario, y está a mucha distancia. Por eso no estoy nada preocupado», lo cual dejó asombrados a muchos, ya que no abordó el peligro que eso representaba para los miles de sus seguidores ahí.

Al mismo tiempo, uno de sus altos funcionarios en el Departamento de Salud acusó a científicos del Centro de Control de Enfermedades de «sedición» y denunció que funcionarios de esa agencia estaban formando una «unidad de resistencia» para minar al presidente. El secretario asistente de Salud, Michael Caputo, agregó en una conversación en vivo por su página de Facebook, que él podría ser asesinado y que agrupaciones de izquierda se estaban preparando para el conflicto armado después de la elección presidencial, declarando que cuando Trump insista en ser elegido para un segundo periodo, “los tiroteos comenzarán… si portan armas, compren municiones, damas y caballeros, porque va a ser difícil conseguirlas”.

Todo esto continúa nutriendo la especulación casi diaria en este país sobre si los comicios del 3 de noviembre detonarán una crisis constitucional en una nación con un sistema electoral que no garantiza un resultado completo ni transparente.

Por ahora, los sondeos mantienen a Biden con ventaja tanto nacional como en varios estados claves, pero aún se pronostica que la contienda será definida por el voto de unas cuantas entidades donde hay un margen de diferencia cerrado, lo cual se presta a una magna disputa política.

Cada día hay expertos, historiadores, políticos y abogados que especulan sobre varios escenarios, desde problemas técnicos severos hasta medidas de supresión y represión del voto, intervención extranjera en el proceso y un presidente que ya ha declarado que la elección era fraudulenta y que se niega a decir que respetará el resultado si no le es favorable.

« ¿Qué ocurre si Trump pierde pero rehúsa admitirlo? Un resultado disputado y el riesgo de disturbios civiles presenta un dilema para el Congreso, los tribunales y los militares», es la cabeza de un reportaje en el Financial Times este lunes.

El domingo, el New York Times publicó un artículo de opinión con el título: Son las 20 horas el día de las elecciones. Expertos compartan sus escenarios de pesadilla. La semana pasada, The Nation publicó un artículo titulado ¿Trump está planeando un golpe de Estado?

Esto se repite sin cesar y no hay conversación sobre las votaciones donde no esté presente la posibilidad de una grave crisis no sólo electoral y constitucional, sino hasta de violencia armada en las calles. Eso es nuevo. (Tomado de La Jornada).

Elucubraciones de un sometido sin queja a Toque de Queda y Restricción de Movimientos

N. Mario Rizzo M.

(Especial para UNQR)

Cada cual ha tratado de sobrellevar la peligrosa epidemia a su manera. Algunos gastan caudales en nadar por entre las redes sociales, otros hacen artesanías, yo hago varias cosas que tal vez no tengan mayor importancia pero me mantienen, por decirlo de alguna forma, equilibrado.

Hoy, pensando que esto puede ir a peor hasta que nos vacunemos hice algunas consideraciones que por esta vía publico.

Mi primer interés fue no adelantar la senectud, sobre todo la mental.

Activé mi programa de Ajedrez que permite competir con Kasparov, sólo que decidí realizar únicamente partidas rápidas. Hoy llegué a la partida 4 000 (sí, cuatro millares) acumulando 7 triunfos y 12 tablas. Quizás alguien haya acumulado más partidas perdidas, pero lo dudo, eso sí, me noto más ágil de mente.

Sigo escribiendo mis Crónicas del Borrego Peludo y ya voy por la 54 de la Segunda Temporada. Pudieran ser más, pero aquí interviene la inspiración, no literaria porque literato no soy, sino de escribidor como dice Ciro Bianchi.

Mantengo correspondencia con personas en Cuba, Italia, Brasil, EE.UU., México, Ecuador, España, e Irlanda. Esa práctica puede que ayude a mejorar mi capacidad epistolar, pero además me nutre de variada información.

Estando fuera del país el Presidente del Comité Gestor de la Asociación de Amistad Cuba-Italia “Miguel D´Estefano Pisani” me ha tocado mantener vivo, vía digital, este intento por lograr se autorice la inscripción de esta Asociación, lo cual puede llegar a ocurrir después de julio de 2021 en que aparece la posible aprobación de la Ley de Asociaciones en el esquema de legislaciones pendientes adecuadas a la nueva Constitución.

Reparo todo lo que se rompe en casa, y crealo o no, es alguna cosa cada día.

Comparto con mi esposa labores domésticas, en realidad sólo la cocina que me entretiene y obliga a buscar nuevas opciones.

Finalmente me mantengo ocupado lo suficiente como para dejar tiempo únicamente para ver filmes y seriales de mi gusto, como los policíacos, de espionaje, de temas históricos, y algunos otros.

Claro está que con tanta información recibida de vez en cuando se me ocurre analizar algún tema y hasta comentarlo, y eso hago a continuación.

Al leer que un parlamentario noruego ha propuesto a Donald Trump para el Nobel de la Paz pasé de la perplejidad a la preocupación. El buen Señor ya lo propuso en 2018 luego de su acercamiento a Corea del Norte, y aunque se dice no ser admirador de Trump, le endosa ahora grandes aportes a la Paz como el acuerdo de E.A.U. e Israel, la reducción de tropas en el Medio Oriente, etc. Para cerrar su propuesta alega que dicho premio le ha sido entregado a muchos sin merecerlo y pone a Obama de ejemplo. Estamos en presencia de una mezcla de algo cierto (lo de Obama) con algo irónicamente incierto y tergiversado, pero… como digo siempre hay un pero, ese es el mundo real en que vivimos.

Cuando todavía no había digerido la anterior noticia leo a Andrés Oppenheimer (Premio Pulitzer como integrante de un grupo de periodistas, Premio Ortega y Gasset, Premio Rey de España, y hasta de un Emmy) en un artículo publicado por el Nuevo Herald titulado La Postura de Joe Biden sobre Cuba.

Según el articulista Trump lleva ventaja de un 38% sobre Biden en las intenciones de voto de los cubanoamericanos de La Florida, y como ganar La Florida es casi indispensable para ganar el Colegio Electoral (no importa que en intención de voto nacional Biden supere en un 12% a Trump) le sugiere a Biden “ajuste” su propuesta sobre el tema cubano, pues no basta con restablecer relaciones normales para lograr cambios en Cuba, sino que hay que aplicar más fuerza.

Entonces es cuando dice algo increíble al ser firmado por una pluma tan destacada: la política de Obama sobre Cuba fue un fracaso del cual Cuba obtuvo beneficios. No hay duda de que el Sr. Periodista no ha descubierto que la política de Trump no sólo ha sido más injusta y descarada sino que recoge un fracaso aún mayor.

Llega a decir que Kerry, quien hace campaña por Biden, ya ha moderado su discurso y habla de exigir a Cuba modificaciones importantes en cuanto al respeto de algunos derechos humanos (al menos no llegó a decir de todos) si la Isla quiere mejorar las relaciones.

En medio de todo esto Cuba se dispone a realizar importantes reformas, y aunque ya Díaz-Canel dejó claro que no van dirigidas a contentar a ninguna fuerza extranjera, no faltará que mientras muchos las critican desde ya, otros digan que Cuba lo hace para reforzar la posición de Trump, lo cual es casi sacrílego.

Las reformas son indispensables para poner al país en condiciones de reducir importaciones, aumentar exportaciones, incentivar la inversión extranjera, y sobre todo producir con efectividad y eficiencia alimentos entre los cuales se incluyen diversos granos y proteínas.

Que implican inflación, seguro. Que tendremos que hilar fino para proteger a los más vulnerables sin mantener vagos, también. Que de inicio puede ser chocante y hasta poco digerible por parte de la población, ¿quién lo duda?, pero no hay otra vía.

Con todo lo dicho hasta aquí el título queda aclarado: he elucubrado sobre lo humano y lo divino.

Es que hoy me ha quedado un poco de tiempo libre y preferí emplearlo así y no desperdiciarlo mirando las musarañas. Y si llegó hasta aquí le ruego me disculpe y comprenda, estamos en ¡PANDEMIA!

Segundo Informe con la mira puesta en las boletas electorales

segundo-informe

 

Víctor Galván

El Segundo Informe de Gobierno dejó claro que la única meta a corto plazo es el proceso electoral del 2021. Así se evidenció desde la difusión de spots alusivos a esta que debía ser una rendición de cuentas de parte del Ejecutivo, con aseveraciones como que “el 70% de los mexicanos está de acuerdo con la transformación”, sin que presentara pruebas de tal aseveración.

El de hoy resultó un discurso de autoelogios, mesiánico, sin autocrítica: “en el peor momento contamos con el mejor gobierno”, presumió Andrés Manuel López Obrador. Y en este sentido su discurso no estuvo alejado de lo que ha sido una constante presidencial. A ningún presidente se le ha escuchado criticarse a sí mismo, excepto a López Portillo, quien en su último Informe hizo uso de la teatralidad al soltar lágrimas de “frustración” por haberle fallado a los pobres, claro luego de haber saqueado al país y a punto del retiro político en el que disfrutaría las mieles de la abundancia, esas que tanto presumió y que estuvieron reservadas sólo para un selecto grupo.

López Obrador tiene bien aprendida esa lección, de que al pueblo no hay que fallarle, porque es el mayor activo político y electoral. En ese tenor y con la mira puesta en el próximo año electoral, su apuesta futura es, según sus propias palabras, que el movimiento que encabeza “se convierta en voluntad colectiva dispuesta a defender lo alcanzado”. Suena alienizante y temerario su deseo de una “revolución de las conciencias” y “lograr a plenitud un cambio de mentalidad”.

Para ello reparte beneficios a diestra y siniestra. Beneficios que por sí mismos no se traducen en desarrollo ni en combate efectivo a la pobreza.

Aunque breve, unos 45 minutos, resultó ser un condensado “mañanero”. Lo que diario dice en dos horas lo dijo hoy en menos de una. La diferencia es que aquí fue más de “corridito”, leído.

Entre el populismo echeverrista y el triunfalismo petrolero lopezportillista en una época en la cual la tendencia mundial es el uso cada vez mayor de las energías renovables, la visión del presidente se encuentra estancada en un pasado populista que las nuevas generaciones desconocen, presentado ahora con banderas como la lucha contra la corrupción, la austeridad y afirmaciones que se contraponen a la realidad que día a día vivimos todos los mexicanos, como asegurar que “hay menos secuestros, feminicidios, asaltos en el transporte público, en robo a negocios y a casas”.

López Obrador busca influir en las boletas electorales del 2021 y, como ha ocurrido en el pasado con quienes le antecedieron en el puesto, utiliza también todos los recursos a su alcance desde lo alto del poder. Y precisamente en el tema de los expresidentes su estrategia es tirar la piedra y esconder la mano con un hábil doble mensaje: por una parte afirmó, como lo ha hecho reiteradamente desde que él mismo puso el tema sobre la mesa, que no está de acuerdo en mirar al pasado, en no juzgar a expresidentes, pero por lo bajo alienta la realización de una consulta pública cuyo resultado sabe que será la petición masiva de juicio a los ex mandatarios, sabedor de que los malos gobiernos de sus antecesores no podrán dar otro resultado en dicho ejercicio ciudadano.

Es cierto, quien ha cometido delitos debe ser juzgado y para ello no es necesario un “circo” mediático. Pero para López Obrador sí lo es, pues está en juego el control del Congreso federal, el futuro de Morena y su llamada Cuarta Transformación.

Un émulo destacado

N. Mario Rizzo M.

(Especial para UNQR)

Caricaturas de Daydier, jokcuba@gmail.com

El Presidente Jair Messias Bolsonaro “se hizo famoso por sus posiciones nacionalistas y conservadoras, por la defensa de la dictadura militar de 1964, por sus críticas a la izquierda, por haber considerado la tortura como una práctica anticomunista legítima, por sus posiciones contrarias a los derechos LGBT y por varias otras declaraciones controvertidas durante la campaña electoral de Brasil, las cuales le valieron cerca de 30 pedidos de casación y tres condenas judiciales. Sus posiciones políticas generalmente son clasificadas como alineadas a los discursos de extrema derecha aunque él se ha autodefinido como de centroderecha” según dice la Wikipedia, pero realmente lo que quizás haya adornado más su postura política es la admiración que profesa por Donald Trump y la fidelidad a las ideas de este por más deascabelladas que resulten.

Así ha dicho que “si la población hubiera consumido masivamente hidroxicloroquina Brasil no habría llegado a los 100 mil muertos”. Ese medicamento es producido, entre otros, por un laboratorio donde Trump posee importantes acciones y no es recomendado por la OMS que incluso asegura ha llevado a la muerte a más de 100 norteamericanos que han confiado su curación a tal droga, pero Trump sí lo recomienda; Bolsonaro dice que la tomó cuando estuvo con la enfermedad por lo que algunos se preguntan si será que fue por ella  que no terminó en la tumba

Cito algo publicado recientemente en Brasil: “Emulando en maldad con su admirado Trump, Bolsonaro ha decidido que no destinará fondos públicos para financiar a grupos ambientalistas a los que el Estado les venía cediendo un porcentaje de las penalidades que pagaban depredadores de la Amazonia pescados in fraganti, simplemente porque su idea es terminar con la industria de multas que para él es el Instituto Brasileño de Medio Ambiente.”

Bolsonaro 2

Vale destacar que este año la deforestación de la Amazonia, hasta este momento, es mayor que durante todo el año pasado, cuando fue noticia en todo el mundo, pero eso se ha logrado mantener como sin importancia, principalmente porque se habla de medidas que no tienen ningún efecto, o porque lo que se plantea es que la región es rica en recursos minerales que son necesarios para el país. Muchos, infelizmente, aceptan e ceeen en esta postura.

Luego agregan: “Trump niega el cambio climático como líder de un país que ha vuelto a ser por primera vez desde 1973, el mayor productor mundial de petróleo, por encima de Rusia y Arabia Saudita, mientras que Bolsonaro lo hace defendiendo los intereses de la industria minera y del agronegocio, abriendo la puerta a una fase de saqueo neocolonial que vendría a sumarse a lo ya sufrido por los lugares más saqueados del planeta.”

A todo eso se suma que abandonados a su suerte, sin asistencia médica, ni gobierno que quiera hacerlo, la población indígena de la Amazonia brasileña sigue extinguiéndose, mientras el presidente Jair Bolsonaro aprobó que 525 kilómetros cuadrados –área mayor que la ciudad de Sao Paulo- hayan sido completamente deforestados en tierras reclamadas por los aborígenes, y presionó al legislativo para que apruebe la entrega del 25% del bien llamado Pulmón del Planeta a empresas privadas, esto también reportado por un medio local.

Hay que recordar que Bolsonaro fue quien hizo salir de Brasil a cientos de médicos cubanos que prestaban sus servicios en las zonas más apartadas y pobres, donde muchos médicos locales se niegan a laborar. En eso también quiso ser como Trump, quien censura a Cuba “por explotar a sus médicos sometiéndolos a una especie de esclavitud moderna”, como si todos los miles de galenos cubanos repartidos por el mundo no lo hiciesen de forma totalmente voluntaria.

La República Federal de Brasil sobrepasa los 210 millones de habitantes, pero al acumular hace unos días más de 110.000 fallecidos alcanzó la cifra de 476 fallecidos por millón de habitantes,  el total de infectados había llegado a 3.413.392 personas. Sin embargo Bolsonaro dijo que ningún país del mundo ha hecho tanto como Brasil en el enfrentamiento a la pandemia, y se lo siguen creyendo.

Bolsonaro 3

Una comparación entre el estado de Paraná, con algo más de 11 millones de habitantes, similar a Cuba, y que es uno de los estados del Sur de Brasil, región caracterizada por un elevado desarrollo social y con una población mayoritariamente formada por inmigrantes europeos, muestra cifras alarmantes pues el 22 de agosto  acumulaba 115.584 casos confirmados y 2.926 muertos. Mientras que Cuba, por igual fecha sólo contaba 91 fallecidos. Es de destacar que en todos los estados de Brasil el nivel de pruebas PCR es bajísimo, o sea, hay muchos casos que nunca se confirmaron y muertes que nunca se relacionaron a la Covid19.

Si bien Bolsonaro durante su campaña electoral denostó a mujeres, negros, homosexuales e indígenas, muchos pastores evangélicos convencieron a gran cantidad de brasileños de que con un presidente llamado Messias estarían protegidos y a salvo. Fue así como el oscuro Capitán, se hizo con la presidencia  luego de haber pasado por 9 partidos políticos  tal como sigue: PSC (2016-2018), PP (2005-2016), PFL (2005), PTB (2003-2005), PPB (1995-2003), PPR (1993-1995), PP (1993), PDC (1989-1993). Actualmente es un presidente sin partido, aunque parece que debe volver al que lo eligió, el PSC. Nada, ¡juegos políticos!

El cambio climático no es cierto, eso dicen tanto Trump como Bolsonaro, pues según ellos “detrás del climatismo hay una ideología de izquierda proclive a aumentar las regulaciones y la intervención del Estado, y esto hay que evitarlo”, no importa que caigan los inocentes, esos desheredados de la Tierra.

Un hombre que tal vez fue católico, pero que más bien se acerca a lo sostenido por ciertas sectas evangélicas de oscuras proyecciones, logrando su apoyo y la movilización de grandes masas a su favor, está cada vez más lejos, no de las ideas comunistas, sino del evangelio de humildad y amor a los pobres proclamado por el Papa Francisco, líder de la iglesia católica.

Trabajo flexible, una realidad dentro de la nueva normalidad

trabajo-a-distancia

Víctor Galván

El desarrollo de internet ha transformado la forma de comunicarnos. Ahora basta un “click” para estar en contacto con amigos y familiares que se encuentran a distancia, que viven en otras ciudades o países. Internet a través de distintos dispositivos, principalmente la computadora portátil y los celulares inteligentes, se ha convertido en centro de reunión, en foro de discusión, en un sitio para compartir experiencias. Es el nuevo centro de interacción social, sobre todo de adolescentes, jóvenes y de los llamados millenials, que lo han convertido en su principal medio de comunicación.

Pero a raíz del confinamiento por la pandemia del Covid-19, se ha convertido también en parte medular de un amplio sector laboral, sobre todo en oficinas gubernamentales, empresas de la iniciativa privada, medios de comunicación, para trabajo de marketing y, a partir de esta semana, para la educación a distancia.

El trabajo colaborativo, las redes sociales, plataformas digitales de interacción como Zoom, forman parte de la nueva realidad y palabras como webinar (conferencia, taller, curso o seminario en formato vídeo que se imparte a través de Internet) han sido adoptadas en nuestro lenguaje cotidiano.

Pero a pesar de la gran importancia de estas herramientas de trabajo, la adaptación a éstas de un amplio sector que estaba acostumbrado al trabajo presencial, aunado a los constantes avances tecnológicos, suponen grandes retos y propician que la llamada “brecha digital” cada vez sea mayor entre las personas poco familiarizadas con las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC).

Jorge Alberto Hidalgo Toledo, catedrático de la Universidad Anáhuac y presidente de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación, en conferencia virtual convocada por la Universidad Veracruzana el pasado mes de junio, afirmó que el confinamiento por el Covid-19 evidenció la brecha digital que existe en México y derrumbó el mito de que las TIC beneficiaban a casi toda la población en nuestro país, pues aunque casi el 71 por ciento tiene acceso a internet, hay grandes brechas de género, edad, y de acceso al consumo y apropiación de tecnología, así como grandes diferencias entre los medios rural y urbano.

Otro factor a tomar en cuenta es que no todos los celulares que posee la población cuentan con la tecnología y capacidad suficientes para el uso de aplicaciones (app) necesarias para realizar tareas específicas.

Chats

El uso de correos electrónicos ha sido sustituido como herramienta principal y de comunicación en los equipos de trabajo, por las videoconferencias o el whatsapp para mantener una comunicación más inmediata e intuitiva, con los que es más fácil mantener a los equipos totalmente informados de los objetivos y metas de la empresa.

La Nube

La transformación digital nos ofrece una herramienta crucial no solamente para salvaguardar la información en línea, sino también para protegerlos en un futuro. De acuerdo a International Workplace Group, se estimaba que en este 2020 el 83% de la carga de trabajo de una empresa estaría en la nube, lo que permitiría a las empresas almacenar mayores cantidades de información a medida que crecen y también liberará el hardware de la empresa. Otro beneficio es la seguridad de los datos.

Trabajo flexible

Parece ser que la pandemia ha acelerado la predicción de Bill Gates, fundador de Microsoft, quien dijo que el futuro laboral se encontraba en el trabajo a distancia: “La competencia para contratar a los mejores aumentará en los próximos años. Las empresas que brindan flexibilidad laboral a sus empleados tendrán ventaja ante sus competidores”, señaló el magnate de las tecnologías de la comunicación.

El trabajo flexible presenta la opción de trabajar a distancia, la selección de horas de trabajo más en sintonía con la productividad personal y el acceso a un entorno de “coworking” cercano a la casa de un empleado le ofrecería mucho más tiempo libre. Y todo ello puede redundar en un mayor rendimiento laboral.

Para las generaciones más jóvenes en particular, que han crecido con la economía colaborativa (Gig Economy) y el trabajo remoto como algo normal, la flexibilidad laboral es una premisa.

Pero en esta nueva realidad, para las generaciones mayores, como la llamada “Generación X” y aún más para los “Baby Boomers”, el reto es adquirir los conocimientos necesarios o actualizarse, según sea el caso, al uso de las nuevas tecnologías digitales, aunado a la adaptación que supone realizar trabajo a distancia para quienes durante toda su vida laboral se han desempeñado en entornos presenciales y la interacción social personal había sido parte esencial del día a día.

La educación en México enfrenta su mayor reto en décadas

distancia

Víctor Galván

Las redes sociales han sido inundadas desde temprano de memes alusivos al inicio del ciclo escolar, con comentarios chuscos, cargados de mucho humor, sobre las vicisitudes y obstáculos que enfrenta el país en el inicio del ciclo escolar 2020-2021.

Lo cierto es que tanto estudiantes, maestros y padres de familia se enfrentan a un escenario inédito, un escenario nunca antes vivido en México y que el coronavirus ha convertido en realidad. Los estudiantes, sobre todo los de nuevo ingreso en el nivel básico, serán verdaderos “conejillos de indias” en una nueva normalidad educativa, para la cual los profesores libraron una batalla contrarreloj para tratar de capacitarse lo mejor posible en el uso de las nuevas tecnologías y las herramientas digitales, que de ahora en adelante deberán ser de uso cotidiano en el método de enseñanza-aprendizaje.

Aproximadamente 30 millones de niños y adolescentes iniciaron hoy un nuevo ciclo escolar, pero desde casa, y este hecho supone un enorme reto para las autoridades educativas y para las familias mexicanas, en un país donde desde generaciones nunca se ha enseñado a los estudiantes a investigar, no se les ha motivado a adquirir conocimientos por cuenta propia; un país con aproximadamente 60 millones de pobres; donde según la Encuesta Nacional de Consumo de Contenidos Audiovisuales de 2018, el 11% de los hogares rurales carece de un aparato de televisión, es decir, unos 14 millones de mexicanos. Cifras duras y contundentes en un país donde padre y madre, en la mayoría de los hogares, deben trabajar para obtener el sustento familiar.

En este contexto es difícil que los padres ejerzan la labor que pidió esta mañana el secretario federal de Educación, Esteban Moctezuma, que sean ellos vigilantes y acompañantes de sus hijos en esta nueva normalidad educativa.

La falta de televisores suficientes en hogares, sobre todo rurales, será otro obstáculo para la educación a distancia, pues algunas familias con dos, tres y hasta cuatro hijos enfrentarán serios problemas para darle seguimiento a las clases por esta vía; ya no se diga por otras vías como internet, pues aunque el uso de celulares inteligentes ya es común, la falta de conexión, de “datos” suficientes, es otro gran obstáculo. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 20 por ciento de la población estudiantil no tiene acceso a Internet.

Y a todo este escenario hay que añadirle que México está muy mal ubicado a nivel global en materia de aprendizaje, pues según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), los resultados del informe PISA de 2018, la prueba internacional sobre educación más reconocida del mundo, revelaron que, de casi un millón y medio de estudiantes de 15 años evaluados, solo el 1% mostró habilidades avanzadas en lectura, matemáticas y ciencias. La comprensión lectora y las habilidades deductivas no son, por mucho, el fuerte de la gran mayoría de los estudiantes mexicanos.

El reto, como se ve, es mayúsculo y sólo con mucha voluntad y esfuerzo de todas las partes se podrán obtener resultados positivos en un país azotado además por la violencia y por la pandemia del Covid-19, que confinó en sus casas a todos los estudiantes y que, de acuerdo a las cifras oficiales, suma hasta el momento más de 560 mil casos positivos y poco más de 60 mil muertos.

La educación de la Nueva Normalidad

clases-a-distancia

Eduardo Lara Peniche

Los efectos de la pandemia por el COVID-19 son incuantificables, tanto en el orden económico como en el social.

Con la economía frenada, las acciones sociales limitadas y severas afectaciones al bienestar de las familias, el coronavirus no deja de sorprender ante su impacto social y las consecuencias que están por verse, siendo una de ellas en el sector educativo nacional.

Ante el alto riesgo de contagio que prevalece en la República Mexicana, el gobierno federal determinó que el curso escolar 2020-2021 iniciará el próximo 24 de agosto vía televisión, contando con la “colaboración” de cuatro televisoras que cubren el territorio nacional, con la intención de tener un alcance de por lo menos el 94% de la matrícula escolar nacional. Sin embargo, a escasos siete días de iniciar este nuevo experimento educativo existen muchas dudas y un sinfín de lagunas que ponen en duda los resultados que se obtendrán en materia educativa.

Por principio de cuentas, el proceso educativo es mucho más que una simple exposición de contenido temáticos, los estudiantes no son cajas vacías para llenar de conceptos y el fin de la educación no es cubrir programas educativos desarticulados con la realidad social. Ante tales consideraciones, debemos de entender que la complejidad del proceso de aprendizaje va más allá que la obtención de un número que “represente” el conocimiento adquirido y por algo es que la educación ha sido un tema de gran interés e importancia a través de la historia.

La Pedagogía se desarrolló para plantear alternativas que permitan asegurar la adquisición de conocimientos de los estudiantes, considerando la gran diversidad de factores que intervienen en el proceso de aprendizaje, siendo el eje central de esos estudios la personalidad de los estudiantes, así como el ambiente en que se desarrolla el trabajo escolar, consideraciones que en el caso que nos ocupa, el curso escolar 2020-2021, ha sido ignoradas por completo.

En una teoría educativa nacional, desarrollada por el ilustre educador Rafael Ramírez Castañeda, en su propuesta de educación rural que rindió excelentes frutos, se establecen principios pedagógicos que pasan inadvertidos para quienes hoy aseguran que las clases televisadas darán la solución al problema provocado por el COVID-19, siendo uno de esos principios “los estudiantes aprenden de su interacción con el mundo natural y la sociedad en la que viven” y si esto lo aplicamos a las condiciones de encierro y limitación en que vivimos por la pandemia ¿qué es lo que van a aprender nuestros niños en este sistema de educación a distancia?

Pero la cosa no para ahí, ya que por la formación social que tenemos, los alumnos deberán presentar evidencias de su aprendizaje, situación que se ve complicada para los docentes, quienes tienen la responsabilidad de validar esos aprendizajes esperados, ya que, por las condiciones por las que atravesamos que nos obliga a un distanciamiento social para conservar la salud ¿cómo se realizará la entrega de evidencias de aprendizaje?

Y la mata sigue dando, ya que a unos cuantos días de iniciar el curso escolar, los docentes no han recibido instrucciones de los procedimientos, ni información sobre el método a aplicar, así como tampoco se ha considerado que aún existen docentes con rezago tecnológico, y ni que decir de los padres de familia, quienes tendrán a su cargo la responsabilidad de sentar a sus hijos ante un televisor a una hora determinada y asegurarse de que el educando ponga atención al video donde se le explique el tema a tratar en la asignatura.

Ante las declaraciones del Secretario de Educación Federal, Esteban Moctezuma, para el magisterio de México quedan infinidad de dudas sobre su participación en el curso escolar 2020-2021, para los padres de familia quedan muchos reclamos pendientes, la mayoría contra los maestros, quienes son los menos responsables por las decisiones del gobierno, pero quienes dan la cara ante los reclamos, justos en cuanto a las medidas adoptadas, pero injustos al asegurar que los maestros son los responsables del pésimo resultado que se prevé en este sistema educativo improvisado, el cual tendrá como éxito rotundo que ningún estudiante repruebe en este curso escolar 2020-2021 que iniciará con gran distancia docentes y estudiantes y como estos últimos con el conocimiento.

Blancanieves vs el coronavirus

thumbnail_Blanca Nieves

La mentira detrás de la verdad

Mentira 1N. Mario Rizzo M.

(Especial para UNQR

Caricaturas de Daydier, jokcuba@gmail.com

Dan por cierto que corresponde a un alto cargo del Tercer Reich haber comprobado que una mentira suficientemente reiterada puede llegar a ser aceptada como una verdad. Tal vez ocurrió así, aunque lo cierto es que desde mucho antes era método aplicado para alcanzar ciertos objetivos.

Hace muchos años me indigné cuando alguien en mi presencia sostuvo que el cubano más trascendente de todos los tiempos, José Martí, había sido un alcohólico que por tal se había ganado el mote de Pepe Ginebrita.

Tan pronto pude comencé a investigar al respecto, lo cual no era fácil pues desde que pudo haberse originado tal comentario habían transcurrido más de 110 años. Pero un hombre público, de tal magnitud e importancia, no pasa desapercibido ni para amigos o enemigos.

Leí lo que sobre él escribieron personas que le conocieron, que fueron colaboradores o amigos, y de a poco fueron apareciendo informaciones fidedignas.

Martí solía ofrecer a sus visitas simplemente una taza de chocolate que batía por sí mismo; invitado a cenar por alguna personalidad no probaba bebidas alcohólicas con la comida y si acaso algo aceptaba era una copita de oporto tras el postre; en la prensa había criticado los excesos con el vino y otras bebidas más fuertes y hasta llegado a recomendar emplear la cerveza, en modestas cantidades, en su sustitución porque resultaba menos dañina.

Entonces, ¿cómo se originó la tal acusación? Todo conduce al Cónsul del Reino de España en New York por aquellos tiempos, el cual tenía entre sus principales tareas impedir que Martí lograra unir en un solo movimiento a los viejos revolucionarios de 1868 y a los nuevos que para finales de la década de 1880 buscaban iguales objetivos, la independencia de Cuba.

Tal Cónsul había gastado mucha plata comprando conciencias, reclutando traidores, desprestigiando y acusando de cualquier barbaridad a los cubanos; de todo lo anterior se desprende que entre otras acciones hiciese correr tal rumor sobre Martí con tal intensidad que aún hoy día alguien puede darlo por cierto pues no existiendo por entonces las redes sociales mucho debe haber gastado.

Mentira 2En nuestros tiempos la mentira repetida para convertirla en realidad sólo requiere de unos pocos segundos para llegar a millones de escuchas. Hasta se han creado sitios donde verificar si lo leído, escuchado o visto, es una realidad o es falso, algo así como un detector de Pinochos.

Ni la Crónica Roja, siempre dramáticamente exagerada y apelando a los peores sentimientos humanos, ha podido mantenerse al margen de tal epidemia.

No hace mucho circuló en las redes un grupo de videos filmado por muchos jóvenes que se dedicaron a tal cosa mientras un asesino masacraba a una persona. Nadie intervino para impedir el crimen ni tan siquiera usó el celular para pedir ayuda.

Mentira 3Entonces ¿qué hacer? Pues en primer lugar informarse de primera mano y poner en tela de juicio cualquier cosa que circule en las redes. Después, pues después simplemente se requiere que use su inteligencia y ponga a flote sus mejores sentimientos para poder vivir en un mundo donde detrás de una supuesta verdad puede estar una gran mentira.

Carta abierta a los imbéciles

coronavirus-mundo

Juan Manuel Jiménez Muñoz

Médico del Servicio Andaluz de Salud. Colegiado en Málaga 4787.

12 de agosto de 2020

Mi nombre es Juan Manuel Jiménez Muñoz. Soy médico de familia en Málaga. Tengo 60 años, y ejerzo mi profesión desde hace 35. Mi número de colegiado es el 4.787. Y este dato lo aporto por si alguien, a raíz de esta lectura, me quiere denunciar o poner una querella. Será un honor.

El método científico, desde Galileo Galilei, nos ha sacado de las sombras. La electricidad, la radio, la televisión, los GPS, los teléfonos, los viajes espaciales, los antibióticos, las vacunas, los telescopios, la anestesia general, el saneamiento de las ciudades, la depuración del agua, las radiografías, las resonancias, los rascacielos, los aviones, los trenes, el cine, las fotografías, los ordenadores, y nuestra vida al completo, dependen de una ocurrencia de Galileo. Una ocurrencia en tres pasos para averiguar entre todos cómo funciona el mundo:

1-Establecer una hipótesis plausible sobre un problema concreto. Por ejemplo: “yo creo que el agua estancada contiene unos animalitos minúsculos que causan enfermedades”. O: “yo creo que cuando un imán gira alrededor de una bobina se genera una corriente eléctrica”. O: “yo creo que la Tierra gira alrededor del Sol, y no al revés”.

2-Realizar experimentos para comprobar la veracidad o la falsedad de esa hipótesis.

3-Publicar los experimentos para que cualquier otro los pueda reproducir, afirmar o refutar.

Y ya está. Qué tontería. Y gracias a eso, Y NADA MÁS QUE A ESO, la sociedad de 2020 es completamente distinta a la de 1700. Diré más. Si como por arte de magia pudiésemos trasladar un habitante del año 1 hasta el año 1700, apenas notaría diferencias en lo esencial de la vida: se adaptaría sin problema. Pero si trasladásemos a un habitante del año 1700 al 2020, se moriría del susto. Literalmente.

Gracias al método científico tenemos herramientas para erradicar una pandemia, o para hacerla soportable: la del coronavirus, por ejemplo. Gracias a la ciencia no hay viruela. Gracias a la ciencia no hay leprosos en Europa (o son casos muy contados). Gracias a la ciencia, los pacientes VIH positivos ya no se mueren de SIDA, sino que llevan su enfermedad como los pacientes crónicos. Gracias a la ciencia, muchos cánceres se curan.

Y que después de 300 años de éxitos tenga uno que soportar lo insoportable, resulta estremecedor: la caída del modelo y la sustitución por la farsa, por la charlatanería, por la incultura, por el pensamiento mágico, por la vulgaridad, por el despropósito y por la democracia aplicada a la ciencia, donde el analfabeto opina sobre el coronavirus en igualdad de altavoces que el más docto catedrático de virología, y donde los tratamientos y las medidas de contención de una epidemia son a la carta.

Hay grupos organizados que parecen añorar la Alta Edad Media, aquella que tan magníficamente plasmó Umberto Eco en “El Nombre de la Rosa”: con su mugre y sus hambrunas, con sus gentes muriéndose de peste o de viruela, con los libros encerrados en monasterios sin acceso para nadie, sin luz eléctrica, sin agua potable, sin nada.

Aunando esfuerzos, una mezcla infernal de terraplanistas, antivacunas, conspiranoicos, sectas satánicas, neonazis, adoradores de ovnis, hedonistas ácratas, cazadores de masones, fetichistas de los porros, delirantes con el 5G, ecologistas que no han visto jamás una gallina e imbéciles con pedigrí, pululan en todas las redes sociales instaurando una nueva religión que, mucho me temo, está calando más de lo que imaginaba en una población carente de cultura y liderazgo. Eso no es nuevo. Tarados los hubo siempre. Pero médicos y biólogos liderando imbéciles acientíficos y abjurando de la ciencia para adquirir una fama pasajera, eso nunca lo viví. Y nunca pensé que mis ojos lo verían. Y nunca creí que los Colegios de Médicos, o de Biólogos, giraran la cabeza hacia otra parte y no alzaran su voz contra el medievalismo.

Que un grupo de 200 médicos se autodenomine “Médicos Por la Verdad”, ya es una ofensa gravísima para el resto de los médicos que ejercemos en España, que somos 160.000. Porque quiere decir, ni más ni menos, que los 159.800 médicos restantes que no estamos en la secta somos “Médicos Por la Mentira”. Y a mí no me llama mentiroso ningún hijo de la gran puta. Por mucho título que tenga.

Que se estén dando conferencias, y publicando libros (uno de ellos con seis ediciones en un mes), para afirmar que no hay pandemia, o que los individuos sin síntomas no contagian, o que esto es igual que una gripe, o que es preferible la experiencia personal a las publicaciones científicas revisadas por pares, o que el dióxido de cloro funciona contra el coronavirus, o que el dióxido de cloro no es tóxico, o que las vacunas que existen ahora provocan autismo, o que las vacunas llevan microchips para controlarnos, o que los aviones esparcen desde el cielo cristales para contagiarnos, o que no llevar mascarillas es un acto saludable de rebeldía, resultaría risible si no fuese mortal de necesidad, y si quienes defienden esas barbaridades fuesen mariscadores gallegos, aceituneros andaluces o pescadores cántabros, y no licenciados o doctorados por una Universidad.

Hace poco, sesenta imbéciles acudieron a Las Canarias para reunirse en una playa a contagiarse a propósito. Habían quedado por Internet. Y yo, desde mi muro, acuso a quienes deberían ser líderes sociales, y no lo son, de favorecer esos comportamientos criminales con sus discursos absurdos.

No es época de división, ni de actuar cada uno a su bola. Por desgracia, nadie lidera la crisis. Es evidente. Digo ningún político. El Gobierno Central ha dimitido de sus responsabilidades. Incluso tiene que sobornar a los autonómicos para que acudan a las reuniones. 17 Reinos de Taifas, 17 desastres organizativos. A cuál peor. Ni una puñetera norma en común. Ni un solo registro compatible. Y además de eso, por si fuese poco, una sarta de embusteros con el título de licenciado envenenan a la sociedad en lugar de aconsejarla, de guiarla, de cuidarla, prestándose a decir lo que muchos quieren escuchar, lo que ahora vende: que el coronavirus es un invento de las superpotencias para disminuir la población mundial, para enriquecer a las farmacias y para cargarse a los ancianos, pero que, sin embargo (y mira tú que curiosa paradoja), la tal pandemia no existe.

Compañeros médicos, biólogos, abogados, farmacéuticos y licenciados de toda clase y condición que habéis optado por llevarnos otra vez a la Edad Media: sois la vergüenza de la profesión, y no sois dignos de que os llamemos compañeros, y mucho menos científicos. Sois pocos, pero metéis mucho ruido y confundís. Sois pocos, sí. Pero mala gente. Y decís cosas por las que, de haberlas dicho en la Facultad de Medicina o de Biología cuando eráis estudiantes, jamás habríais obtenido ese título del que ahora os valéis para vuestro propio beneficio. Un título del que, si de mí dependiera, seríais desposeídos de inmediato. Lástima que no se pueda.

Podría elegir muchas estupideces de las que defendéis, muchas barbaridades solemnes, pero me centraré en una sola, que en vuestra boca merecería la cárcel: “las personas sin síntomas no contagian”. Cagoentóloquesemenea. ¿Dónde estabais el día que explicaron la tuberculosis, o el SIDA, o la varicela? ¿No contagian los VIH positivos a pesar de estar asintomáticos? ¿No hay tuberculosos bacilíferos sin síntomas de enfermedad? ¿No se contagia la varicela desde pacientes en fase prodrómica? En fin. Mejor callar, que me van a estallar las meninges.

Sois líderes que habéis elegido no serlo para convertiros en bufones. Y eso, en época de zozobra, no tiene perdón de Dios. Ojalá se os seque la yerbabuena.

Ah. Y otra cosa. Mis señas las di al principio. A ver si tenéis cojones para meteros conmigo. Cojones, digo; ya que neuronas… las justitas pa beber sin ahogarse.

Firmado:

Juan Manuel Jimenez Muñoz

Médico del Servicio Andaluz de Salud.

Colegiado en Málaga 4787.

El Tratado McLane-Ocampo y la venta de territorio nacional

 

Konaté Hernández

Durante la década de los 90´s, Carlos Castillo Peraza señaló que el indigenismo oficial, tenía entre sus paradigmas al “indio Juárez”, quien hizo todo por ceder a perpetuidad el Istmo de Tehuantepec a Estados Unidos. Mientras Manuel Gómez Morín lo definió como un “mexicano típico del partido oficial”.

El Tratado, debe su nombre al ex embajador de los EEUU en México Robert Milligan McLane y al liberal Melchor Ocampo, que negociaron para recibir recursos y reconocimiento al gobierno de Juárez impulsado por el Partido Liberal durante la Guerra de Reforma.

El ex presidente de México, Félix Zuloaga, reconocido por los países europeos y por Estados Unidos, que tenía esperanzas de obtener lo prometido por Ignacio Comonfort: la cesión de una parte del territorio nacional y el paso a perpetuidad por el Istmo de Tehuantepec. Como John Forsyth, ministro plenipotenciario del vecino país del norte recibió una rotunda negativa de Zuloaga para aceptar estas vergonzosas proposiciones, se apartó de su gobierno y se acercó al de Benito Juárez. Forsyth llegó al extremo de tener en su propia casa a los jefes de la revolución juarista para conspirar a mansalva.

Con el fin de que Estados Unidos reconociera el gobierno, Juárez dispuso vender a su propio país, y recibir ayuda económica de lo que esto implicaba. El 14 de diciembre de 1858 el gobierno juarista firmó el Tratado McLane-Ocampo, por el cual Juárez se comprometió a conceder a los Estados Unidos: el derecho perpetuo de tránsito por el Istmo de Tehuantepec, con la posibilidad de ser vigilado por tropas estadounidenses en defecto de las mexicanas; el derecho de paso a las tropas estadounidenses a través de territorio nacional para proteger las vidas y hacienda de sus ciudadanos, y por cualesquiera otras causas, a consecuencia de la intervención limitar de las tropas de los Estados Unidos, México tendría que indemnizar al vecino del norte con la entrega de su propio territorio. Por su parte, México tendría derecho a solicitar la intervención armada de los Estados Unidos cuando peligrara el gobierno liberal.

El Tratado McLane-Ocampo no logró obtener la ratificación del Senado de EEUU, porque los senadores del Norte consideraban la adquisición de nuevos territorios de México como una pretendida expansión de tierras esclavistas. Para esto Carolina del Sur se apartó de la Unión el 20 de diciembre de 1860, pronto la siguieron otros Estados del Sur, con lo cual estaba a punto de estallar la Guerra Civil; a pesar de todo el presidente Buchanan reconoció el gobierno ilegal de Benito Juárez.

Origen de la idea de vender territorio nacional

En 1847, Juárez se inició como aprendiz en la logia masónica Independencia número 2. Al principio de su vida pública, Juárez se unió al grupo político de sus maestros en el Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca: los liberales. La mayoría eran masones de las logias yorkinas establecidas en México por Joel Roberts Poinsett (1779-1851), un agente del imperialismo yanqui en México que apoyó con entusiasmo la Doctrina Monroe y organizó en México a las logias masónicas yorkinas. Ya desde 1812 estaba en la Nueva España como agente secreto de la poderosa nación vecina para procurar insurreccionar al país, de manera que el movimiento insurgente favoreciera los planes de extensión territorial que ya abrigaba su gobierno (Francisco Azcárate reveló que Monroe, por conducto de Poinsett, pretendía que México cediera a Estados Unidos parte de su territorio). Poisentt propuso a Agustín de Iturbide la anexión a los Estados Unidos de la parte norte de México y el establecimiento de una República Federal (contraria al Plan de Iguala y semejante al estadounidense), pero el emperador Iturbide rechazó estas traidoras proposiciones. Desde entonces Poinsett comenzó a calumniar a Iturbide y a intrigar con todos los políticos descontentos, persuadiéndolos de que lo que México necesitaba era una República Federal; Poinsett y otros liberales como Ramos Arizpe, Michelena, etc., serían los responsables de la caída del Imperio de Iturbide. “La tendencia mexicanista de Iturbide –afirma Vasconcelos- era sincera. Del otro lado, en el liberalismo, se movía la influencia extranjera”. En 1825, el presidente Adams envió a Poinsett a México como ministro plenipotenciario, comisionado para gestionar la compra de Texas en cinco millones de dólares, pero no lo logró; años más tarde, los agentes de la anexión de Texas a Estados Unidos encontraron en Poinsett un amigo proclive a esta maniobra.

Prácticamente, el territorio de Texas lo vendieron a Estados Unidos Gómez Farías, Mejía y Zavala, a cambio de la protección de los esclavistas estadounidenses, para reintegrarlos en el poder del que los privó Santa Anna. Al cubano Mejía se le nombró jefe del ejército federal, reclutado en Louisiana y encargado de revolucionar a México y tomar Tampico; a Zavala, director de los colonos de Texas que habían de insurreccionarse y separarse de México, ya que era uno de los principales colonos; y a Gómez Farías –como supuesto vicepresidente de México-, jefe intelectual del movimiento. Aquellos traidores pactaron con los masones de Nueva Orleans la independencia de Texas, además de comprometerse perseguir a la Iglesia, mediante una serie de reformas a las leyes. De ahí que el deshonroso título “benemérito”, impuesto a Benito Juárez, por la legislatura colombiana no podía tener jurisdicción en las naciones del continente americano, ni autoridad para que fuera reconocido por los países. (Fuente: revista la Palabra de Acción Nacional, edición publicada en el trimestre julio-septiembre 2002).

Despedidas ilustres… y conmovedoras

N. Mario Rizzo M.

(Especial para UNQR)

Morir es tan necesario y normal como vivir. Hay culturas donde se agasaja la muerte y se enfrenta la misma con naturalidad total; hay otras donde la muerte y el luto toman tal dimensión que dificultan la vida de los deudos. Sin embargo hay quienes hacen de la muerte un acto de valentía y firmeza de carácter, y hacen de su despedida un suceso conmovedor.

Hace pocos días murió el compositor italiano Ennio Morricone a los 91 años de edad, la prensa divulgó la siguiente nota:

El músico romano, creador de bellas bandas sonoras para el cine, escribió una carta de despedida para sus familiares y amigos. Un texto tierno y conmovedor.

La carta, que comienza con la frase “Yo, Ennio Morricone, estoy muerto”, fue escrita durante su convalecencia, tras las complicaciones de una rotura de fémur, producto de una caída.

Lectura de carta
El abogado del compositor leyó la carta de Morricone en la puerta de la clínica romana donde falleció. Foto: EFE.

Dicha misiva fue encontrada por sus familiares y fue leída por el amigo de la familia y abogado del compositor, Giorgio Asumma, frente a las cámaras de televisión y periodistas en la puerta de la clínica romana donde falleció. A continuación, se reproduce el texto completo:

“Yo, Ennio Morricone, estoy muerto. Lo anuncio a todos los amigos que siempre han estado cerca de mí y también a aquellos que están un poco lejos, a los que saludo con gran afecto.

Es imposible nombrarlos a todos. Pero un recuerdo especial es para Peppuccio y Roberta, amigos fraternales muy presentes en los últimos años de nuestra vida.

Solo hay una razón que me impulsa a saludar así a todos y a celebrar un funeral de forma privada: no quiero molestar. Saludo con mucho afecto a Inés, Laura, Sara, Enzo y Norbert, por haber compartido conmigo y mi familia gran parte de mi vida.

Quiero recordar con amor a mis hermanas Adriana, María, Franca y a sus seres queridos y hacerles saber cuánto los he amado. Un saludo pleno, intenso y profundo a mis hijos Marco, Alessandra, Andrea, Giovanni, mi nuera Mónica y a mis nietos Francesca, Valentina, Francesco y Luca. Espero que comprendan cuánto los he amado.

Por último, María pero no última. A ella le renuevo el extraordinario amor que nos mantuvo unidos y que lamento abandonar A ella la despedida más dolorosa”. Firmado: Ennio Morricone.

En la red podemos leer que el director de orquesta italiano conocido por haber compuesto la banda sonora de más de 500 películas y series de televisión recibió un Óscar honorífico en 2006 y ganó el Óscar a la mejor banda sonora en 2016 por la cinta The Hateful Eight.

Sus composiciones han formado parte de más de 20 películas galardonadas, como también piezas sinfónicas y corales. Destacan, entre otros, sus trabajos en películas del spaghetti western, de la mano de su amigo Sergio Leone, como Por un puñado de dólares de 1964, La muerte tenía un precio de 1965, El bueno, el malo y el feo de 1966 o Hasta que llegó su hora de 1968. No obstante, su obra se extiende a multitud de géneros de composición, convirtiéndolo así en uno de los compositores más versátiles de la historia del cine y también de los más influyentes del siglo XX. Sus composiciones para Days of Heaven de 1978, La misión de 1986 o Cinema Paradiso de 1988 son catalogadas como auténticas obras maestras.

El gran músico, además de su enorme obra, nos deja un mensaje de despedida muy especial.

Estatua Einstein
Estatua de Albert Einstein en la Academia Israelí de Ciencias y Humanidades.

Otra despedida memorable, ocurrida hace 65 años, fue la de Albert Einstein, sobre cuya obra científica no es necesario hacer referencia.

También en la red leemos que el 16 de abril de 1955, Albert Einstein experimentó una hemorragia interna causada por la ruptura de un aneurisma de la aorta abdominal, que anteriormente había sido reforzada quirúrgicamente por el doctor Rudolph Nissen en 1948. Einstein rechazó la cirugía, diciendo: «Quiero irme cuando quiero. Es de mal gusto prolongar artificialmente la vida. He hecho mi parte, es hora de irse. Yo lo haré con elegancia». Murió en el Hospital de Princeton a primera hora del 18 de abril de 1955 a la edad de setenta y seis años. En la mesilla quedaba el borrador del discurso frente a millones de israelíes por el séptimo aniversario de la independencia de Israel, que jamás llegaría a pronunciar, y que empezaba así: «Hoy les hablo no como ciudadano estadounidense, ni tampoco como judío, sino como ser humano».

Einstein no quiso tener un funeral rutilante, con la asistencia de dignatarios de todo el mundo. De acuerdo con su deseo, su cuerpo fue incinerado en la misma tarde, antes de que la mayor parte del mundo se enterara de la noticia. En el crematorio solo hubo doce personas, entre las cuales estuvo su hijo mayor. Sus cenizas fueron esparcidas en el río Delaware a fin de que el lugar de sus restos no se convirtiera en objeto de mórbida veneración.

Einstein no pudo impedir ser venerado. Muchas esculturas con su efigie existen en el mundo, su modestia no pudo impedirlo.

Si Einstein hubiese tenido una gran computadora seguro…

einsteinN. Mario Rizzo M.

(Especial para UNQR

Albert Einstein recibió el Premio Nobel en 1921 no por sus más importantes descubrimientos, que en su época fueron impugnados por grandes científicos. Lo recibió por su trabajo sobre el efecto fotoeléctrico y el movimiento browniano.

Sus obras más notables tienen una gran importancia y algunos de sus cálculos no han podido ser demostrados hasta fechas recientes, entre los más notables están: la relatividad especial, la relatividad general, su muy conocida teoría de la relatividad, la equivalencia entre masa y energía, la constante de Planck, sus ecuaciones del campo, estudios de mecánica cuántica, y la teoría del campo unificado.

Fue tan amplio su dominio de las Ciencias Exactas y tan disímiles sus trabajos que se llegó a pensar que su cerebro era diferente, dotado de especiales cualidades. Por ello, a su muerte, fue extraído y conservado para su estudio, concluyéndose que simplemente era muy cercano a lo normal, con ciertas variaciones en un área vinculada al cálculo matemático, pero sin dudas muy bien entrenado y utilizado.

Quizás si sólo hubiese demostrado que     le habría bastado para inscribir su nombre entre los inmortales.

Pero fue también un hombre vinculado a su momento histórico, por ello con el arribo de los nazis al poder dijo  “En estos momentos uno se da cuenta de lo absurda que es la especie animal a la que pertenece”

En su discurso pronunciado en Nueva York, en diciembre de 1945, luego de lanzadas las bombas atómicas sobre Japón, expuso:

“En la actualidad, los físicos que participaron en la construcción del arma más tremenda y peligrosa de todos los tiempos, se ven abrumados por un similar sentimiento de responsabilidad, por no hablar de culpa. (…)”

“Nosotros ayudamos a construir la nueva arma para impedir que los enemigos de la humanidad lo hicieran antes, puesto que dada la mentalidad de los nazis habrían consumado la destrucción y la esclavitud del resto del mundo. (…)”

“Hay que desear que el espíritu que impulsó a Alfred Nobel cuando creó su gran institución, el espíritu de solidaridad y confianza, de generosidad y fraternidad entre los hombres, prevalezca en la mente de quienes dependen las decisiones que determinarán nuestro destino. De otra manera, la civilización quedaría condenada”.

De él se conserva también la siguiente reflexión, prueba de su convicción de que sólo la Ciencia nos permitirá develar los secretos del Universo, y que pudiera ser la respuesta a la pregunta que muchas veces le hicieran sobre la existencia de un Dios:

“Cuanto más imbuido esté un hombre en la ordenada regularidad de los eventos, más firme será su convicción de que no hay lugar —del lado de esta ordenada regularidad— para una causa de naturaleza distinta. Para ese hombre, ni las reglas humanas ni las “reglas divinas” existirán como causas independientes de los eventos naturales. De seguro, la ciencia nunca podrá refutar la doctrina de un dios que interfiere en eventos naturales, porque esa doctrina puede siempre refugiarse en que el conocimiento científico no puede posar el pie en ese tema. Pero estoy convencido de que tal comportamiento de parte de las personas religiosas no solamente es inadecuado sino también fatal. Una doctrina que se mantiene no en la luz clara sino en la oscuridad, que ya ha causado un daño incalculable al progreso humano, necesariamente perderá su efecto en la humanidad. En su lucha por el bien ético, las personas religiosas deberían renunciar a la doctrina de la existencia de Dios, esto es, renunciar a la fuente del miedo y la esperanza, que en el pasado puso un gran poder en manos de los sacerdotes. En su labor, deben apoyarse en aquellas fuerzas que son capaces de cultivar el bien, la verdad y la belleza en la misma humanidad. Esto es de seguro, una tarea más difícil pero incomparablemente más meritoria y admirable.”

Pasados 65 años de su fallecimiento el más grande hombre de Ciencias de todos los tiempos continúa asombrando a la especie humana con sus aportes, de ahí que cabe preguntarse ¿Hasta dónde hubiesen llegado sus teorías si hubiese dispuesto de una de las modernas y potentes computadoras? Cálculos que comprometieron meses de su trabajo y pensamiento los hubiese realizado en segundos.

Si Einstein hubiese tenido una gran computadora seguro… habría hecho lo que hizo y mucho más, lo cual no fue necesario para situarse en la cima del pensamiento científico. Pero lo que logró es mucho más de lo que en su tiempo se soñara, y lo es hasta hoy en que muchos tenemos computadoras, aunque quizás no tenemos un cerebro casi normal, pero sin dudas muy bien entrenado y utilizado.

Romper la cadena de contagio

cubrebocas-2

Víctor Galván

La pandemia generada por el nuevo coronavirus Covid-19 ha planteado retos a la ciencia, a las autoridades y a la sociedad en su conjunto. De acuerdo a las cifras oficiales, Cancún registra hasta hoy un total de 3,762 casos positivos, casi la mitad de todo Quintana Roo, aunque el número de recuperados es alto, 2,241. La ocupación hospitalaria está al 40 por ciento y la velocidad de crecimiento de casos es de 1.2.

Aún no se ha logrado revertir la tendencia hacia la baja, y aunque la zona norte de la entidad no se ubica en una situación crítica, es necesario reforzar las medidas porque la reactivación económica requiere del apoyo de toda la sociedad. No hay que olvidar que Cancún se encuentra dentro del Semáforo Epidemiológico Naranja, que restringe a un 30 por ciento la ocupación en centros de hospedaje y servicios turísticos como restaurantes, bares, parques temáticos, etc., además de otros espacios como centros religiosos, cines, centros comerciales, y en la medida en que se avance en el control de la pandemia se logrará más rápido la recuperación económica.

Este panorama abre un nuevo escenario de paradigmas, que incluye una mayor responsabilidad social, y en este sentido las autoridades municipales han diseñado una estrategia participativa, basada en un principio científico en la lucha contra el Covid-19: romper la cadena de transmisión.

Al frente de esta estrategia se encuentra el prestigiado epidemiólogo Tomás Contreras Castillo. Se trata de conformar un ejército de voluntarios en el que participan diversos sectores de la sociedad, como trabajadores del sector turístico, universitarios, habitantes de regiones, tianguistas, quienes serán capacitados para realizar labor de campo para detectar casos con el fin de ser aislados, darles seguimiento en su recuperación y detectar a las personas con las que hayan tenido contacto. De esta forma se busca disminuir la velocidad de contagio para coadyuvar en el combate a la pandemia.

Cuentan con ello con la valiosa asesoría a distancia de la Universidad Johns Hopkins, con sede en Baltimore, Estados Unidos, una de las más prestigiadas del vecino país y considerada una de las instituciones académicas y de investigación más importantes en el mundo.

Pero para que este proyecto tenga éxito pleno se necesita de todo el apoyo de una sociedad consciente. Una sociedad que debe reinventarse en su forma de pensar y de actuar, que debe tener muy presente que la forma y estilo de vida de antes de la pandemia no va a regresar, al menos en el corto y mediano plazo; que la nueva normalidad es una realidad y formará parte de nuestra vida cotidiana. Los besos, abrazos y apapachos, muy comunes entre los mexicanos, deben tener restricciones dentro de la convivencia social. Es prioritario privilegiar la distancia social, disminuir el contacto físico, tener una buena higiene de manos y respiratoria, usar cubrebocas y de ser necesario mascarillas.

Nos encontramos ante un reto de salud enorme y sólo con la participación de todos se avanzará hacia la plena recuperación económica y de todas las actividades sociales.

Proceso electoral 2021 despierta ambiciones desmedidas en Morena

Carlos Alejandro

La efervescencia política en Quintana Roo está muy anticipada al proceso electoral 2021, el cual fue reprogramado por la contingencia sanitaria, sin embargo, los suspirantes a cargos públicos en los 11 municipios del estado ya se empezaron a mover para tratar de amarrar el hueso anhelado.

Quienes más desesperados de notan y lo demuestran con mucha evidencia, son los de Morena, quienes han armado una tormenta tropical con seria tendencia hacia la formación de un huracán, haciendo uso de todas las mañas habidas y por haber, aprendidas del PRI, el PAN y del PRD, y perfeccionadas en tan solo poco menos de dos años en el gobierno como mayoría electoral.

Desde el inicio de la gestión gubernamental de Morena en los tres municipios más importantes del estado, en el año 2018, los ciudadanos pudimos apreciar que la característica que más destaca en la representación estatal del partido del presidente de la nación es la ambición desmedida y descarada de sus integrantes, quienes han hecho gala de todo tipo de manejos amafiados para mantener el control del partido y con ello apoderarse del mayor número de candidaturas para el proceso 2021.

Recordemos que en dos de los tres municipios que gobiernan con las siglas de Morena, la toma de posesión fue boicoteada por los síndicos, a las órdenes de José Luis Pech quien, según chismes de pasillo en Morena, negoció con el gobernador dichas acciones. Poco tiempo después, en Solidaridad, el coordinador de los programas de bienestar, Henry Martínez, alfil del síndico de Solidaridad, ese mismo que cobró a nombre de los regidores de Morena el desaguisado que le armó a Laura Beristaín, fue destituido por orden del Coordinador Nacional de los Programas del Bienestar, Gabriel García, al haber sido denunciado por malos manejos, manipulación y condicionamiento en la entrega de las tarjetas, actividad que se ha convertido en la mayor fuente de adeptos y simpatizantes a la orden de los personajes de Morena en los municipios.

Evidencia de lo mencionado son los resultados de las encuestas en redes sociales que se vienen realizando principalmente en el municipio de Solidaridad, las cuales demuestran un comportamiento claro en la manipulación de los resultados mediante la invitación a los beneficiarios de los programas sociales a favor de determinado personaje de Morena, como fue demostrado por este medio con la invitación que se hizo a los beneficiarios de un grupo de WhatsApp para tratar de desmentir una publicación en la que se pone de manifiesto las malas prácticas que viene realizando el regidor Elio Lara.

Ante tal panorama habrá que preguntar al presidente de la República sobre el uso electoral de los programas sociales que están realizando en Quintana Roo personajes como los senadores Marybel Villegas y José Luis Pech; el síndico y diputado Omar Sánchez Cutis y el regidor Elio Lara Morales, quienes han sido los que hacen más uso de esos recursos para recibir aplausos en las redes sociales.

Todos, menos el presidente

amlo

Víctor Galván

Ayer el país registró un nuevo récord histórico de casos positivos de Covid-19, al sumarun total de 8,438 contagios reportados en un día, de acuerdo a lo que informó la Secretaría de Salud federal en su conferencia de prensa vespertina.

Y no obstante que la cifra no muestra decrecimiento alguno, el presidente Andrés Manuel López Obrador continúa afirmando que se está domando a la pandemia. Lo ideal sería que esta aseveración fuera real, pero lamentablemente las cifras indican lo contrario. Y parte de ello ha sido la responsabilidad que asume la población frente al riesgo de contagio, pues pese a una intensa campaña difundida por canales oficiales, medios electrónicos y redes sociales, continúa manifestándose renuencia a respetar los protocolos de higiene y prevención, que entre otros los más básicos son: guardar sana distancia, uso de cubrebocas, lavado frecuente de manos, no salir de casa a menos que sea para realizar las actividades esenciales permitidas, así como abstenerse de realizar reuniones sociales o familiares.

Lo común es lo contrario. Basta caminar algunas calles y observar a la gente para ver que aproximadamente la mitad no acata la sana distancia, otro tanto no usa cubrebocas, lo usa de forma inadecuada o lo lleva puesto al cuello. Solo en espacios cerrados como plazas comerciales, supermercados, tiendas de conveniencia, bancos, acatan la disposición, y eso porque se ha hecho obligatorio para acceder a estos sitios.

Todos deben acatar las reglas. Todos, menos el presidente, pese a que se ha establecido que se vive, y se vivirá, una nueva normalidad durante mucho tiempo porque no hay plazo establecido para que disminuya la pandemia y por tal razón las medidas mencionadas forman parte de la realidad actual. Pero el presidente continúa dando un ejemplo errático a la población.

Y hoy, pese a que se dio a conocer el fallecimiento por Covid-19 de Úrsula Mojica Obrador, prima del presidente, éste insiste en no usar cubrebocas. En su conferencia de prensa mañanera desde Oaxaca, cuestionado de nuevo respecto a no acatar esta medida, señaló que la eficacia en el uso del cubrebocas para evitar contagios del coronavirus no está científicamente comprobada. “A mí, tanto el doctor Alcocer como el doctor Hugo López Gatell, me han dicho de que no necesito el cubrebocas”, dijo. Y sobre su uso como pieza clave en la reactivación económica a nivel nacional, lo calificó de “desproporcionado” y su respuesta más bien sonó a mofa: “Si fuera una solución para reactivar la economía, me lo pongo de inmediato”. Afirmó que el eje de la campaña promovida por el gobierno federal durante todo este tiempo ha sido la sana distancia. Nada más.

Contradicciones

Con su declaración López Obrador contradijo a su propio secretario de Hacienda, Arturo Herrera, quien un día antes, durante su participación virtual en el Consejo Directivo Nacional de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), dijo que la mascarilla “va a ser no solamente uno de los elementos más importantes para protegernos, sino que va a ser uno de los elementos que permitan relanzar con mayor éxito a la economía”.

Su postura unipersonal es contraria a lo que las organizaciones de salud internacionales recomiendan, que son tres acciones, para frenar la propagación del virus: lavado de manos, mantener distancia física y usar cubrebocas.

Y se contradice también con lo que promueven las mismas instituciones de salud del país. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en su portal

www.imss.gob.mx/prensa/archivo/202006/373, la doctora Paola Johana Hernández Rodríguez, coordinadora auxiliar de vigilancia epidemiológica de la Oficina de Representación del IMSS Ciudad de México Norte, señala que un cubrebocas estándar es de uso común y ante la emergencia sanitaria por COVID-19 todas las personas lo pueden utilizar. “Éste lo que hace es proteger en un 70 por ciento que la persona enferma no transmita la enfermedad ni permita la salida de secreciones”.

La doctora agrega en el portal que “Si yo persona enferma no utilizo cubrebocas y tú persona sana sí haces uso del mismo, la eficiencia baja hasta un 20 por ciento. Y si ambas personas, enferma y sana, usan cubrebocas esa efectividad aumenta hasta en un 80 por ciento de protección”, aseveró.

Y acerca de la supuesta poca o nula eficacia del uso del cubrebocas, añade: “El mito que se tiene que eliminar es que los cubrebocas hechos en casa no sirven, ya que no pasan por una certificación de calidad como los de grado quirúrgico hechos con una tela especial donde no pueden filtrarse partículas con dimensiones mayores a cinco micras”.

¿A quién representan los diputados locales?

 

Diego López

Las condiciones económicas de los quintanarroenses son de gran preocupación ya que por lo que se puede entender la limitación de las actividades laborales seguirá por tiempo indefinido, situación que nos obliga a reflexionar sobre las acciones que desde el gobierno se deben emprender para evitar una crisis social de consecuencias inimaginables para todos.

Independientemente de que la falta de ingresos económicos es un factor que puede provocar un alto incremento en robos y asaltos, la falta de actividad es fuente de posibles conflictos sociales, aplicando la sabiduría popular que dice “la ociosidad es madre de todos los vicios”, y esos vicios provocan serios problemas para las familias y la sociedad misma por lo que, aunque no sea del agrado de varios, quienes integran el gobierno deben de preocuparse y ocuparse por atender este tema tan delicado.

Quienes ocupan los cargos de elección popular, y por tanto son los representantes de la ciudadanía en las diferentes instancias de gobierno, esos son quienes deben de atender los asuntos sociales desde el cargo público que les da la potestad de tomar decisiones para realizar acciones en atención de las necesidades de esa población que dicen representar; sin embargo, ahí reside el problema de falta de atención a la solución de las demandas ciudadanas, principalmente por parte de quienes deben ser los garantes de la justa medida de las acciones de gobierno y la administración de los recursos económicos que los ciudadanos le damos al gobierno para atender nuestras necesidades sociales, los diputados.

Pero ¿por qué los diputados de Quintana Roo no atienden las necesidades urgentes de la población? La respuesta es evidente, los diputados de la XVI Legislatura de Quintana Roo no representan a los ciudadanos de sus distritos porque fueron electos por una minoría cómplice de los abusos de poder y ambiciones personales de un puñado de oportunistas que ocupan una curul para beneficio propio, y esa aseveración se sustenta en el resultado electoral del proceso por el cual estos parásitos sociales ocupan un mullido sillón en el edificio de Punta Estrella, en Chetumal.

Prueba de lo mencionado es que la lista nominal de electores en el año 2019, cuando se realizó la elección de diputados locales, estaba integrada por 1,247,995 en todo el Estado de Quintana Roo, dividido en 15 distritos electorales, siendo que de esos posibles electores solo participaron 273,428, quienes representan el 21.91 por ciento, pero cada uno de los actuales diputados de la XVI Legislatura obtuvo mucho menos porcentaje de representación que el promedio estatal, veamos:

Distrito 1: Atenea Gómez Ricalde, PAN-PRD-PES, representa al 5.11% de electores; Distrito 2: Hernán Villatoro, PT, al 6.58%, Distrito 3: Alberto Batún, Morena, al 7.83% , Distrito 4: Tyara Schleske, Verde, al 8.76%; Distrito 5: Reyna Durán, Morena, al 8.56%; Distrito 6: Ericka Castillo, Morena, al 10.20%, principalmente taxistas de Cancún; Distrito 7: Fernanda Trejo, Morena, al 8.95%; Distrito 8: Gustavo Miranda, Verde, el 6.99%; Distrito 9: Euterpe Gutiérrez, Morena, el 4.71%; Distrito 10: Lili Campos, PAN, al 5.49%; Distrito 11: Carlos Hernández Blanco, PRI, el 7.36%; Distrito 12: Pedro Pérez, PRD, el 11.82%; Distrito 12: Ana Pamplona, PT, al 12.81%; Distrito 14: Linda Cobos, Morena, al 11.47 y Distrito 15: Roberto Erales, PT, al 9.02%; y las cosa se agrava con los plurinominales, quienes se supone que deberían representar a las minorías, pero como llegaron ahí de forma por demás oportunista, no representan a nadie, más que sus intereses, ellos son: por Morena: Edgar Gasca, Paula Pech y Luis Fernando Chávez; por el PAN: Cristina Torres y Eduardo Martínez Arcila; Verde: José de la Peña; PRD: Iris Mora; PRI: Judith Rodríguez; MC: José Luis Toledo, y MAS: José Luis Guillén.

Ante tal condición, los ciudadanos de Quintana Roo tenemos dos tareas urgentes: 1. Exigir a esos que cobran como si hicieran algo a favor de quienes con impuestos pagamos sus salarios envidiables, que dejen sus luchas internas de poder y dinero y cumplan con sus obligaciones legales de atender las necesidades de la sociedad quintanarroense, y 2. Poner mucha atención el próximo año 2021 para emitir un voto responsable para evitar que los oportunistas sigan enquistados en el gobierno y con eso ellos se enriquezcan mientras nosotros padecemos las consecuencias de la ambición de unos pocos.

La prioridad es salvar vidas

aguirre-crespo

Víctor Galván

En el contexto de la pandemia que vive la humanidad y de la cual Quintana Roo padece sus estragos en materia de salud, social y económica, se debe entender que algunas decisiones no son populares ni cuentan con el consenso general, pero son necesarias si se quiere avanzar en la lucha por controlar y disminuir el número de contagios de Covid-19.

“La prioridad es salvar vidas”, aseguró en conferencia de prensa esta mañana el titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Quintana Roo, Alberto Capella, objetivo principal del gobernador Carlos Joaquín, quien anunció el jueves pasado que la Zona Sur pasaría a partir de este lunes al semáforo epidemiológico rojo, dado el alto número y velocidad de contagios y a la alta ocupación hospitalaria, que este día se ubica en un 73% en el municipio de Othón P. Blanco.

Carlos Joaquín ha reiterado que la gente debe tomar conciencia de que es fácil contagiarse de coronavirus y ante ello, tanto autoridades estatales como capitalinas de Othón P. Blanco han aplicado una serie de medidas para frenar la propagación del virus, como el cierre de vialidades, la instalación de filtros sanitarios en los que se toma la temperatura y se explica la importancia de usar gel antibacterial y cubrebocas; decretar el cierre de negocios a partir de las 18:00 horas y una amplia campaña de difusión de medidas preventivas a cargo de los llamados “chalecos amarillos”, brigadas de jóvenes que instan a la población a permanecer en sus casas si no hay necesidad de salir, a usar cubrebocas, guardar sana distancia, lavado frecuente de manos, a adoptar hábitos saludables como una buena alimentación y realizar ejercicio, entre otros tópicos fundamentales que coadyuvan al combate a la pandemia.

Hay quienes cuestionan estas medidas afirmando que algunas de éstas violentan los derechos humanos, como el libre tránsito. Sin embargo tanto Capella como la secretaria estatal de Salud, Alejandra Aguirre Crespo, coincidieron en una lamentable actitud generalizada que se ha observado entre la población: la gente no hace caso.

En las colonias las vecinas siguen reuniéndose en las tardes a las puertas de sus casas, despreocupadas, sin cubrebocas, para “chismear”; siguen realizándose reuniones familiares en las que no se respeta la sana distancia, y es muy común ver en la vía pública a personas caminando o comprando en pequeños locales sin portar cubrebocas

Números

Los números son fríos, pero reflejan la realidad del problema de salud que se vive en Quintana Roo, y particularmente en Chetumal. Del 1 al 13 de julio los casos positivos pasaron de 3,745 a 5,360 en todo el estado, es decir, 1,615 en menos de 15 días. De éstos, 603 casos corresponden al municipio de Benito Juárez (Cancún), donde pasó de 2,223 a 2,826 casos; pero en Othón P. Blanco, cuya cabecera es la capital Chetumal, el incremento en estos 13 días pasó de 653 a 1,267. Una escalofriante cifra de casi el doble en menos de 15 días.

Este mismo día el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, en conferencia virtual desde la sede de la agencia de la ONU en Ginebra, informó que a nivel mundial ya hay 13 millones de personas contagiadas y advirtió que si los países no cumplen con las estrictas precauciones de salud, la pandemia empeorará a nivel global. “Demasiados países se dirigen en la dirección equivocada, el virus sigue siendo el enemigo público número uno”, y alertó que particularmente en los países de América Latina “va a llevar tiempo” controlar la situación epidemiológica causada por el Covid-19.

Ante este panorama son explicables las medidas sanitarias y restrictivas tomadas para tratar de frenar la velocidad de contagio, particularmente en el sur de la entidad, fenómeno que comenzó a agudizarse a raíz del inicio de la reactivación económica. Esta apertura de actividades, controlada y limitada en el aforo permitido en lugares cerrados, fue malinterpretada por mucha gente, que tomó la medida como un levantamiento de restricciones y el regreso a la antigua normalidad, cuando en realidad se trata de una “nueva normalidad” en la que se convive con el virus y por lo tanto es necesario seguir al pie de la letra las indicaciones de salud e higiene para evitar contagios.

Semáforo naranja e irresponsabilidad ciudadana

 

Víctor Galván

Un enérgico llamado hizo anoche el gobernador del estado a todos los quintanarroenses ante el incremento de casos de Covid-19, particularmente en Chetumal, donde en tan solo dos semanas las cifras de casos positivos se han disparado a tal grado, que el municipio capitalino ocupa ya el segundo puesto a nivel estatal en este rubro, por encima de Solidaridad.

Lo que más llama la atención es que el salto cuantitativo diario en Chetumal es mayor que en Benito Juárez. Por ello el gobernador Carlos Joaquín no dudó en afirmar que Quintana Roo se encuentra en un momento crítico de la pandemia y, aunque el semáforo continuará en naranja hasta el 12 de julio, es momento de hacer algo para disminuir la velocidad de contagio.

La apertura económica debía darse. Era necesario para recuperar las fuentes de empleo de miles de personas que viven prácticamente al día y tienen la necesidad de llevar el sustento diario a sus familias.

Por eso, a pesar de que no bajan las cifras, el semáforo pasó a naranja. Pero algo salió mal. Pese a los llamados constantes a seguir acatando las medidas de higiene y seguridad, no ha sucedido así. La gente pedía libre tránsito y apertura de locales comerciales, pero un amplio sector de la sociedad ha demostrado no tener disciplina para acatar las reglas y no ha entendido el significado real de la denominada Nueva Normalidad. El virus SARS-Cov-2 llegó para quedarse, este mensaje se ha reiterado una y otra vez. La apertura económica no significa salir a sus anchas como antaño, significa seguir con estricta disciplina las normas, usar cubrebocas y respetar la sana distancia. Es lo menos que se pide.

En Cancún la gente pide, casi exige, la apertura de las playas públicas, pero si la mayoría no es capaz de acatar reglas básicas es difícil creer que familias enteras puedan respetar un limitado aforo en lugares públicos. Basta recorrer las principales vialidades de la ciudad para corroborar la falta de disciplina. Mucha gente camina despreocupada sin usar cubrebocas y en sitios donde se debe hacer fila, no se respeta la sana distancia.

En locales cerrados, como supermercados, plazas, la situación es distinta, pues al haber acceso regulado es posible tener mayor control y supervisar que se acaten las medidas de seguridad e higiene.

Esta es la triste realidad de una sociedad indolente, irresponsable.

Malos hábitos y problemas de salud crónicos

Pero la falta de disciplina no es el único problema. Anoche también, en su conferencia diaria, el subsecretario de Salud Hugo López-Gattel definió que el mayor problema que enfrenta México ante el coronavirus es “una epidemia enorme de enfermedades crónicas”.

Y a continuación dio cifras escalofriantes: tres cuartas parte de la población padece obesidad y sobrepeso; diabetes, el 14 por ciento de las personas mayores de 20 años; hipertensión, 35 por ciento de las personas mayores de 20 años. “Primeras causas de muerte desde hace más de 15 años: enfermedad cardiovascular, es decir, infartos del corazón, infartos cerebrales, generalmente causados por la hipertensión; diabetes con sus múltiples complicaciones, pérdida de la vista, pérdida de la función de los riñones, pérdida de la circulación que frecuentemente llega a amputaciones, cánceres, múltiples cánceres, enfermedad crónica del hígado relacionada principalmente con el consumo excesivo de alcohol y también con la enfermedad crónica metabólica por un fenómeno que se llama hígado graso”.

Con este contexto, lamentó que México enfrenta al Covid-19 “con su realidad”, bajo condiciones de salud muy deterioradas.

México se ha convertido en un país de obesos y alcohólicos; de consumidores de productos industrializados, procesados y ultra procesados; de grandes cantidades de azúcares, principalmente fructuosa; de sal en exceso y grasas saturadas. Por ello, dijo, es el momento de cambiar hábitos alimenticios, convertirnos en una sociedad más sana. Mismo llamado hecho anoche por el gobernador Carlos Joaquín.

Quienes padecen los problemas de salud crónicos descritos enfrentarían un panorama muy complicado en caso de contagiarse de Covid-19, pero es necesario cambiar los hábitos por el bien de la niñez, el futuro del país, que merece mejores condiciones de vida.