Archivo de la etiqueta: Opinion

Trabajo flexible, una realidad dentro de la nueva normalidad

trabajo-a-distancia

Víctor Galván

El desarrollo de internet ha transformado la forma de comunicarnos. Ahora basta un “click” para estar en contacto con amigos y familiares que se encuentran a distancia, que viven en otras ciudades o países. Internet a través de distintos dispositivos, principalmente la computadora portátil y los celulares inteligentes, se ha convertido en centro de reunión, en foro de discusión, en un sitio para compartir experiencias. Es el nuevo centro de interacción social, sobre todo de adolescentes, jóvenes y de los llamados millenials, que lo han convertido en su principal medio de comunicación.

Pero a raíz del confinamiento por la pandemia del Covid-19, se ha convertido también en parte medular de un amplio sector laboral, sobre todo en oficinas gubernamentales, empresas de la iniciativa privada, medios de comunicación, para trabajo de marketing y, a partir de esta semana, para la educación a distancia.

El trabajo colaborativo, las redes sociales, plataformas digitales de interacción como Zoom, forman parte de la nueva realidad y palabras como webinar (conferencia, taller, curso o seminario en formato vídeo que se imparte a través de Internet) han sido adoptadas en nuestro lenguaje cotidiano.

Pero a pesar de la gran importancia de estas herramientas de trabajo, la adaptación a éstas de un amplio sector que estaba acostumbrado al trabajo presencial, aunado a los constantes avances tecnológicos, suponen grandes retos y propician que la llamada “brecha digital” cada vez sea mayor entre las personas poco familiarizadas con las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC).

Jorge Alberto Hidalgo Toledo, catedrático de la Universidad Anáhuac y presidente de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación, en conferencia virtual convocada por la Universidad Veracruzana el pasado mes de junio, afirmó que el confinamiento por el Covid-19 evidenció la brecha digital que existe en México y derrumbó el mito de que las TIC beneficiaban a casi toda la población en nuestro país, pues aunque casi el 71 por ciento tiene acceso a internet, hay grandes brechas de género, edad, y de acceso al consumo y apropiación de tecnología, así como grandes diferencias entre los medios rural y urbano.

Otro factor a tomar en cuenta es que no todos los celulares que posee la población cuentan con la tecnología y capacidad suficientes para el uso de aplicaciones (app) necesarias para realizar tareas específicas.

Chats

El uso de correos electrónicos ha sido sustituido como herramienta principal y de comunicación en los equipos de trabajo, por las videoconferencias o el whatsapp para mantener una comunicación más inmediata e intuitiva, con los que es más fácil mantener a los equipos totalmente informados de los objetivos y metas de la empresa.

La Nube

La transformación digital nos ofrece una herramienta crucial no solamente para salvaguardar la información en línea, sino también para protegerlos en un futuro. De acuerdo a International Workplace Group, se estimaba que en este 2020 el 83% de la carga de trabajo de una empresa estaría en la nube, lo que permitiría a las empresas almacenar mayores cantidades de información a medida que crecen y también liberará el hardware de la empresa. Otro beneficio es la seguridad de los datos.

Trabajo flexible

Parece ser que la pandemia ha acelerado la predicción de Bill Gates, fundador de Microsoft, quien dijo que el futuro laboral se encontraba en el trabajo a distancia: “La competencia para contratar a los mejores aumentará en los próximos años. Las empresas que brindan flexibilidad laboral a sus empleados tendrán ventaja ante sus competidores”, señaló el magnate de las tecnologías de la comunicación.

El trabajo flexible presenta la opción de trabajar a distancia, la selección de horas de trabajo más en sintonía con la productividad personal y el acceso a un entorno de “coworking” cercano a la casa de un empleado le ofrecería mucho más tiempo libre. Y todo ello puede redundar en un mayor rendimiento laboral.

Para las generaciones más jóvenes en particular, que han crecido con la economía colaborativa (Gig Economy) y el trabajo remoto como algo normal, la flexibilidad laboral es una premisa.

Pero en esta nueva realidad, para las generaciones mayores, como la llamada “Generación X” y aún más para los “Baby Boomers”, el reto es adquirir los conocimientos necesarios o actualizarse, según sea el caso, al uso de las nuevas tecnologías digitales, aunado a la adaptación que supone realizar trabajo a distancia para quienes durante toda su vida laboral se han desempeñado en entornos presenciales y la interacción social personal había sido parte esencial del día a día.

La educación en México enfrenta su mayor reto en décadas

distancia

Víctor Galván

Las redes sociales han sido inundadas desde temprano de memes alusivos al inicio del ciclo escolar, con comentarios chuscos, cargados de mucho humor, sobre las vicisitudes y obstáculos que enfrenta el país en el inicio del ciclo escolar 2020-2021.

Lo cierto es que tanto estudiantes, maestros y padres de familia se enfrentan a un escenario inédito, un escenario nunca antes vivido en México y que el coronavirus ha convertido en realidad. Los estudiantes, sobre todo los de nuevo ingreso en el nivel básico, serán verdaderos “conejillos de indias” en una nueva normalidad educativa, para la cual los profesores libraron una batalla contrarreloj para tratar de capacitarse lo mejor posible en el uso de las nuevas tecnologías y las herramientas digitales, que de ahora en adelante deberán ser de uso cotidiano en el método de enseñanza-aprendizaje.

Aproximadamente 30 millones de niños y adolescentes iniciaron hoy un nuevo ciclo escolar, pero desde casa, y este hecho supone un enorme reto para las autoridades educativas y para las familias mexicanas, en un país donde desde generaciones nunca se ha enseñado a los estudiantes a investigar, no se les ha motivado a adquirir conocimientos por cuenta propia; un país con aproximadamente 60 millones de pobres; donde según la Encuesta Nacional de Consumo de Contenidos Audiovisuales de 2018, el 11% de los hogares rurales carece de un aparato de televisión, es decir, unos 14 millones de mexicanos. Cifras duras y contundentes en un país donde padre y madre, en la mayoría de los hogares, deben trabajar para obtener el sustento familiar.

En este contexto es difícil que los padres ejerzan la labor que pidió esta mañana el secretario federal de Educación, Esteban Moctezuma, que sean ellos vigilantes y acompañantes de sus hijos en esta nueva normalidad educativa.

La falta de televisores suficientes en hogares, sobre todo rurales, será otro obstáculo para la educación a distancia, pues algunas familias con dos, tres y hasta cuatro hijos enfrentarán serios problemas para darle seguimiento a las clases por esta vía; ya no se diga por otras vías como internet, pues aunque el uso de celulares inteligentes ya es común, la falta de conexión, de “datos” suficientes, es otro gran obstáculo. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 20 por ciento de la población estudiantil no tiene acceso a Internet.

Y a todo este escenario hay que añadirle que México está muy mal ubicado a nivel global en materia de aprendizaje, pues según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), los resultados del informe PISA de 2018, la prueba internacional sobre educación más reconocida del mundo, revelaron que, de casi un millón y medio de estudiantes de 15 años evaluados, solo el 1% mostró habilidades avanzadas en lectura, matemáticas y ciencias. La comprensión lectora y las habilidades deductivas no son, por mucho, el fuerte de la gran mayoría de los estudiantes mexicanos.

El reto, como se ve, es mayúsculo y sólo con mucha voluntad y esfuerzo de todas las partes se podrán obtener resultados positivos en un país azotado además por la violencia y por la pandemia del Covid-19, que confinó en sus casas a todos los estudiantes y que, de acuerdo a las cifras oficiales, suma hasta el momento más de 560 mil casos positivos y poco más de 60 mil muertos.

Caramba, Descemer

descemer(Tomado de La Jiribilla)

“La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano”. Ciertamente, se desinfló Descemer.

He estado viendo las últimas declaraciones del músico Descemer Bueno. No soy de los que habitualmente se asoman a ciertas directas transmitidas por redes sociales, pero varios amigos la compartieron, luego vi que muchos opinaron, y entonces decidí mirar.

En resumen, dice Descemer Bueno que Fidel no ha hecho nada en Cuba: solo causar desastres como criatura del Infierno. Dice que la Revolución tampoco hizo nada por él; al contrario, lo ha discriminado por negro. Dice, por último, que el pueblo debería rebelarse y destruir las tiendas, y que él mismo vendrá pronto en un yate a dar machete en La Habana.

Mientras lo escuchaba, recordé una frase de Cervantes: “La ingratitud es hija de la soberbia”. Luego, recordé otra de San Agustín: “La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano”.

Ciertamente, se desinfló Descemer. No voy a comentar sus graves ofensas y bravuconadas, porque en mi natal Taguasco usábamos una frase para caracterizar a quien amenaza y ofende de lejos, sin que, en realidad, tenga los méritos y el valor del que busca ofender: “Eso es relincho de caballo capado”.

Pero, ¿quién era Descemer Bueno en el año 1980? Un niño de piel negra, nacido en una familia muy humilde, pero con mucho talento para la música. Desde luego, no un talento como el de Benny Moré, quien no pudo explotar al máximo sus potencialidades por haber nacido en una época muy injusta.

Benny también provenía de una familia muy humilde; igualmente era de piel negra y, como consecuencia de ello, debió dejar los estudios en cuarto grado para trabajar en el campo. Descemer, en cambio, cuando terminó su cuarto grado pudo desarrollar al máximo su talento, porque al matricular en la escuela de música Manuel Saumell —quizá la mejor de Cuba en el nivel elemental—, su familia no tuvo que pagar ni un centavo, ni entregar las cédulas electorales a un político, según era habitual en la Isla antes de 1959.

Y allá se fue a estudiar, al lujoso barrio del Vedado, antiguo sitio de clubes, hoteles y sociedades exclusivas en los años 50, donde jamás se le dio entrada al Benny por el color de su piel, a pesar de esa extraordinaria voz que le permitió abrirse camino: un registro y una afinación vocal que Descemer Bueno no tiene.

Una Revolución no se hace para que las personas vivan eternamente agradecidas de ella, sino para que haya justicia, y crear una estructura de oportunidades al alcance de todos, sin que un color claro de piel o el opulento origen constituyan privilegio. Así, y aunque serían escasos los cubanos que no recuerden aquella frase de Martí sobre las manchas del sol y los desagradecidos, no parece tan despreciable faltar al agradecimiento como morder la mano de quien te alimenta, forma y encausa.

Honrosas excepciones aparte, durante la época prerrevolucionaria la vida de los músicos de piel negra y origen humilde fue muy dura. En La Habana era frecuente la imagen del que, para reunir algunos centavos, se subía a una guagua esgrimiendo un tres, o un par de maracas, y luego pasaba el sombrero tras gritar la frase: “Por favor, coopere con el artista cubano”.

Descemer perfectamente pudo ser uno de aquellos músicos, pero tuvo la suerte al nacer en otra época, cuando ya aquella sociedad terrible era solo un mal recuerdo. Ahora le gusta mencionar mucho la palabra dinero, pero ¿de verdad la Revolución no hizo nada por él?

Una matrícula de apenas nueve meses en la Manhattan School of Music de Nueva York tiene un costo estimado de 55 mil dólares, sin contar gastos corrientes. ¿Y cuánto tuvo que pagar Descemer por su formación como concertista de guitarra clásica, durante cuatro años, en el prestigioso Conservatorio Amadeo Roldán de La Habana? Cero pesos, cero dólares.

Existen mitos, y cualquiera pensaría que en la Manhattan School of Music se obtiene una formación más completa; pero no es así: aquella es una escuela eminentemente práctica. En el Amadeo Roldán, sin embargo, aparte de la formación práctica en guitarra clásica, Descemer recibió clases de piano, teoría, armonía y solfeo, entre otras asignaturas, con lo cual no solo se graduó de concertista, sino también de profesor.

Así, poco después de graduarse, en 1990, ya lo vimos ejerciendo en la Universidad del Cabo, en Sudáfrica, y luego en la Universidad de Stanford, en Estados Unidos. ¿Acaso piensa que sus conocimientos cayeron del aire o por gracia divina?

Tras un largo tiempo viviendo por otros confines, un día Descemer regresó a la Patria. Tuvo acá la cariñosa acogida tanto del pueblo como de los medios y las instituciones de la cultura. Sin exigencias de ninguna índole se le dieron todas las facilidades: nadie le pidió declaraciones a favor de la Revolución y sus líderes; tampoco nadie le pidió censurarse o callar opiniones.

Pero cuando poco después regresó a su casa, en Miami, entonces allí sí hubo censura: le suspendieron conciertos, fue denigrado y linchado por youtubers y medios locales; presionado sin misericordia, hasta que lo obligaron a suplicar clemencia de la manera más humillante posible. Para los verdugos no fueron suficientes sus irrespetuosas declaraciones contra dirigentes de la Revolución, también tenía que emprenderla contra aquellos que antes llamó su gente. Y allá se fue Descemer a bajar la cabeza.

Ha sido Trump uno de los presidentes estadounidenses que más ha tratado de privar de recursos al pueblo cubano con el objetivo de rendirlo por hambre. No pasa una semana sin que este apriete clavijas del bloqueo; sanciones que impactan directamente en los más humildes. Y de pronto ahora vemos a Descemer como abanderado de esa política, llamando a que voten por Trump, porque en su delirante imaginación supone que, en Cuba, todos son de su misma penosa casta.

Caramba, Descemer, cómo te has equivocado de potrero. En este de acá, los caballos permanecen enteros.

La educación de la Nueva Normalidad

clases-a-distancia

Eduardo Lara Peniche

Los efectos de la pandemia por el COVID-19 son incuantificables, tanto en el orden económico como en el social.

Con la economía frenada, las acciones sociales limitadas y severas afectaciones al bienestar de las familias, el coronavirus no deja de sorprender ante su impacto social y las consecuencias que están por verse, siendo una de ellas en el sector educativo nacional.

Ante el alto riesgo de contagio que prevalece en la República Mexicana, el gobierno federal determinó que el curso escolar 2020-2021 iniciará el próximo 24 de agosto vía televisión, contando con la “colaboración” de cuatro televisoras que cubren el territorio nacional, con la intención de tener un alcance de por lo menos el 94% de la matrícula escolar nacional. Sin embargo, a escasos siete días de iniciar este nuevo experimento educativo existen muchas dudas y un sinfín de lagunas que ponen en duda los resultados que se obtendrán en materia educativa.

Por principio de cuentas, el proceso educativo es mucho más que una simple exposición de contenido temáticos, los estudiantes no son cajas vacías para llenar de conceptos y el fin de la educación no es cubrir programas educativos desarticulados con la realidad social. Ante tales consideraciones, debemos de entender que la complejidad del proceso de aprendizaje va más allá que la obtención de un número que “represente” el conocimiento adquirido y por algo es que la educación ha sido un tema de gran interés e importancia a través de la historia.

La Pedagogía se desarrolló para plantear alternativas que permitan asegurar la adquisición de conocimientos de los estudiantes, considerando la gran diversidad de factores que intervienen en el proceso de aprendizaje, siendo el eje central de esos estudios la personalidad de los estudiantes, así como el ambiente en que se desarrolla el trabajo escolar, consideraciones que en el caso que nos ocupa, el curso escolar 2020-2021, ha sido ignoradas por completo.

En una teoría educativa nacional, desarrollada por el ilustre educador Rafael Ramírez Castañeda, en su propuesta de educación rural que rindió excelentes frutos, se establecen principios pedagógicos que pasan inadvertidos para quienes hoy aseguran que las clases televisadas darán la solución al problema provocado por el COVID-19, siendo uno de esos principios “los estudiantes aprenden de su interacción con el mundo natural y la sociedad en la que viven” y si esto lo aplicamos a las condiciones de encierro y limitación en que vivimos por la pandemia ¿qué es lo que van a aprender nuestros niños en este sistema de educación a distancia?

Pero la cosa no para ahí, ya que por la formación social que tenemos, los alumnos deberán presentar evidencias de su aprendizaje, situación que se ve complicada para los docentes, quienes tienen la responsabilidad de validar esos aprendizajes esperados, ya que, por las condiciones por las que atravesamos que nos obliga a un distanciamiento social para conservar la salud ¿cómo se realizará la entrega de evidencias de aprendizaje?

Y la mata sigue dando, ya que a unos cuantos días de iniciar el curso escolar, los docentes no han recibido instrucciones de los procedimientos, ni información sobre el método a aplicar, así como tampoco se ha considerado que aún existen docentes con rezago tecnológico, y ni que decir de los padres de familia, quienes tendrán a su cargo la responsabilidad de sentar a sus hijos ante un televisor a una hora determinada y asegurarse de que el educando ponga atención al video donde se le explique el tema a tratar en la asignatura.

Ante las declaraciones del Secretario de Educación Federal, Esteban Moctezuma, para el magisterio de México quedan infinidad de dudas sobre su participación en el curso escolar 2020-2021, para los padres de familia quedan muchos reclamos pendientes, la mayoría contra los maestros, quienes son los menos responsables por las decisiones del gobierno, pero quienes dan la cara ante los reclamos, justos en cuanto a las medidas adoptadas, pero injustos al asegurar que los maestros son los responsables del pésimo resultado que se prevé en este sistema educativo improvisado, el cual tendrá como éxito rotundo que ningún estudiante repruebe en este curso escolar 2020-2021 que iniciará con gran distancia docentes y estudiantes y como estos últimos con el conocimiento.

Blancanieves vs el coronavirus

thumbnail_Blanca Nieves

La mentira detrás de la verdad

Mentira 1N. Mario Rizzo M.

(Especial para UNQR

Caricaturas de Daydier, jokcuba@gmail.com

Dan por cierto que corresponde a un alto cargo del Tercer Reich haber comprobado que una mentira suficientemente reiterada puede llegar a ser aceptada como una verdad. Tal vez ocurrió así, aunque lo cierto es que desde mucho antes era método aplicado para alcanzar ciertos objetivos.

Hace muchos años me indigné cuando alguien en mi presencia sostuvo que el cubano más trascendente de todos los tiempos, José Martí, había sido un alcohólico que por tal se había ganado el mote de Pepe Ginebrita.

Tan pronto pude comencé a investigar al respecto, lo cual no era fácil pues desde que pudo haberse originado tal comentario habían transcurrido más de 110 años. Pero un hombre público, de tal magnitud e importancia, no pasa desapercibido ni para amigos o enemigos.

Leí lo que sobre él escribieron personas que le conocieron, que fueron colaboradores o amigos, y de a poco fueron apareciendo informaciones fidedignas.

Martí solía ofrecer a sus visitas simplemente una taza de chocolate que batía por sí mismo; invitado a cenar por alguna personalidad no probaba bebidas alcohólicas con la comida y si acaso algo aceptaba era una copita de oporto tras el postre; en la prensa había criticado los excesos con el vino y otras bebidas más fuertes y hasta llegado a recomendar emplear la cerveza, en modestas cantidades, en su sustitución porque resultaba menos dañina.

Entonces, ¿cómo se originó la tal acusación? Todo conduce al Cónsul del Reino de España en New York por aquellos tiempos, el cual tenía entre sus principales tareas impedir que Martí lograra unir en un solo movimiento a los viejos revolucionarios de 1868 y a los nuevos que para finales de la década de 1880 buscaban iguales objetivos, la independencia de Cuba.

Tal Cónsul había gastado mucha plata comprando conciencias, reclutando traidores, desprestigiando y acusando de cualquier barbaridad a los cubanos; de todo lo anterior se desprende que entre otras acciones hiciese correr tal rumor sobre Martí con tal intensidad que aún hoy día alguien puede darlo por cierto pues no existiendo por entonces las redes sociales mucho debe haber gastado.

Mentira 2En nuestros tiempos la mentira repetida para convertirla en realidad sólo requiere de unos pocos segundos para llegar a millones de escuchas. Hasta se han creado sitios donde verificar si lo leído, escuchado o visto, es una realidad o es falso, algo así como un detector de Pinochos.

Ni la Crónica Roja, siempre dramáticamente exagerada y apelando a los peores sentimientos humanos, ha podido mantenerse al margen de tal epidemia.

No hace mucho circuló en las redes un grupo de videos filmado por muchos jóvenes que se dedicaron a tal cosa mientras un asesino masacraba a una persona. Nadie intervino para impedir el crimen ni tan siquiera usó el celular para pedir ayuda.

Mentira 3Entonces ¿qué hacer? Pues en primer lugar informarse de primera mano y poner en tela de juicio cualquier cosa que circule en las redes. Después, pues después simplemente se requiere que use su inteligencia y ponga a flote sus mejores sentimientos para poder vivir en un mundo donde detrás de una supuesta verdad puede estar una gran mentira.

Carta abierta a los imbéciles

coronavirus-mundo

Juan Manuel Jiménez Muñoz

Médico del Servicio Andaluz de Salud. Colegiado en Málaga 4787.

12 de agosto de 2020

Mi nombre es Juan Manuel Jiménez Muñoz. Soy médico de familia en Málaga. Tengo 60 años, y ejerzo mi profesión desde hace 35. Mi número de colegiado es el 4.787. Y este dato lo aporto por si alguien, a raíz de esta lectura, me quiere denunciar o poner una querella. Será un honor.

El método científico, desde Galileo Galilei, nos ha sacado de las sombras. La electricidad, la radio, la televisión, los GPS, los teléfonos, los viajes espaciales, los antibióticos, las vacunas, los telescopios, la anestesia general, el saneamiento de las ciudades, la depuración del agua, las radiografías, las resonancias, los rascacielos, los aviones, los trenes, el cine, las fotografías, los ordenadores, y nuestra vida al completo, dependen de una ocurrencia de Galileo. Una ocurrencia en tres pasos para averiguar entre todos cómo funciona el mundo:

1-Establecer una hipótesis plausible sobre un problema concreto. Por ejemplo: “yo creo que el agua estancada contiene unos animalitos minúsculos que causan enfermedades”. O: “yo creo que cuando un imán gira alrededor de una bobina se genera una corriente eléctrica”. O: “yo creo que la Tierra gira alrededor del Sol, y no al revés”.

2-Realizar experimentos para comprobar la veracidad o la falsedad de esa hipótesis.

3-Publicar los experimentos para que cualquier otro los pueda reproducir, afirmar o refutar.

Y ya está. Qué tontería. Y gracias a eso, Y NADA MÁS QUE A ESO, la sociedad de 2020 es completamente distinta a la de 1700. Diré más. Si como por arte de magia pudiésemos trasladar un habitante del año 1 hasta el año 1700, apenas notaría diferencias en lo esencial de la vida: se adaptaría sin problema. Pero si trasladásemos a un habitante del año 1700 al 2020, se moriría del susto. Literalmente.

Gracias al método científico tenemos herramientas para erradicar una pandemia, o para hacerla soportable: la del coronavirus, por ejemplo. Gracias a la ciencia no hay viruela. Gracias a la ciencia no hay leprosos en Europa (o son casos muy contados). Gracias a la ciencia, los pacientes VIH positivos ya no se mueren de SIDA, sino que llevan su enfermedad como los pacientes crónicos. Gracias a la ciencia, muchos cánceres se curan.

Y que después de 300 años de éxitos tenga uno que soportar lo insoportable, resulta estremecedor: la caída del modelo y la sustitución por la farsa, por la charlatanería, por la incultura, por el pensamiento mágico, por la vulgaridad, por el despropósito y por la democracia aplicada a la ciencia, donde el analfabeto opina sobre el coronavirus en igualdad de altavoces que el más docto catedrático de virología, y donde los tratamientos y las medidas de contención de una epidemia son a la carta.

Hay grupos organizados que parecen añorar la Alta Edad Media, aquella que tan magníficamente plasmó Umberto Eco en “El Nombre de la Rosa”: con su mugre y sus hambrunas, con sus gentes muriéndose de peste o de viruela, con los libros encerrados en monasterios sin acceso para nadie, sin luz eléctrica, sin agua potable, sin nada.

Aunando esfuerzos, una mezcla infernal de terraplanistas, antivacunas, conspiranoicos, sectas satánicas, neonazis, adoradores de ovnis, hedonistas ácratas, cazadores de masones, fetichistas de los porros, delirantes con el 5G, ecologistas que no han visto jamás una gallina e imbéciles con pedigrí, pululan en todas las redes sociales instaurando una nueva religión que, mucho me temo, está calando más de lo que imaginaba en una población carente de cultura y liderazgo. Eso no es nuevo. Tarados los hubo siempre. Pero médicos y biólogos liderando imbéciles acientíficos y abjurando de la ciencia para adquirir una fama pasajera, eso nunca lo viví. Y nunca pensé que mis ojos lo verían. Y nunca creí que los Colegios de Médicos, o de Biólogos, giraran la cabeza hacia otra parte y no alzaran su voz contra el medievalismo.

Que un grupo de 200 médicos se autodenomine “Médicos Por la Verdad”, ya es una ofensa gravísima para el resto de los médicos que ejercemos en España, que somos 160.000. Porque quiere decir, ni más ni menos, que los 159.800 médicos restantes que no estamos en la secta somos “Médicos Por la Mentira”. Y a mí no me llama mentiroso ningún hijo de la gran puta. Por mucho título que tenga.

Que se estén dando conferencias, y publicando libros (uno de ellos con seis ediciones en un mes), para afirmar que no hay pandemia, o que los individuos sin síntomas no contagian, o que esto es igual que una gripe, o que es preferible la experiencia personal a las publicaciones científicas revisadas por pares, o que el dióxido de cloro funciona contra el coronavirus, o que el dióxido de cloro no es tóxico, o que las vacunas que existen ahora provocan autismo, o que las vacunas llevan microchips para controlarnos, o que los aviones esparcen desde el cielo cristales para contagiarnos, o que no llevar mascarillas es un acto saludable de rebeldía, resultaría risible si no fuese mortal de necesidad, y si quienes defienden esas barbaridades fuesen mariscadores gallegos, aceituneros andaluces o pescadores cántabros, y no licenciados o doctorados por una Universidad.

Hace poco, sesenta imbéciles acudieron a Las Canarias para reunirse en una playa a contagiarse a propósito. Habían quedado por Internet. Y yo, desde mi muro, acuso a quienes deberían ser líderes sociales, y no lo son, de favorecer esos comportamientos criminales con sus discursos absurdos.

No es época de división, ni de actuar cada uno a su bola. Por desgracia, nadie lidera la crisis. Es evidente. Digo ningún político. El Gobierno Central ha dimitido de sus responsabilidades. Incluso tiene que sobornar a los autonómicos para que acudan a las reuniones. 17 Reinos de Taifas, 17 desastres organizativos. A cuál peor. Ni una puñetera norma en común. Ni un solo registro compatible. Y además de eso, por si fuese poco, una sarta de embusteros con el título de licenciado envenenan a la sociedad en lugar de aconsejarla, de guiarla, de cuidarla, prestándose a decir lo que muchos quieren escuchar, lo que ahora vende: que el coronavirus es un invento de las superpotencias para disminuir la población mundial, para enriquecer a las farmacias y para cargarse a los ancianos, pero que, sin embargo (y mira tú que curiosa paradoja), la tal pandemia no existe.

Compañeros médicos, biólogos, abogados, farmacéuticos y licenciados de toda clase y condición que habéis optado por llevarnos otra vez a la Edad Media: sois la vergüenza de la profesión, y no sois dignos de que os llamemos compañeros, y mucho menos científicos. Sois pocos, pero metéis mucho ruido y confundís. Sois pocos, sí. Pero mala gente. Y decís cosas por las que, de haberlas dicho en la Facultad de Medicina o de Biología cuando eráis estudiantes, jamás habríais obtenido ese título del que ahora os valéis para vuestro propio beneficio. Un título del que, si de mí dependiera, seríais desposeídos de inmediato. Lástima que no se pueda.

Podría elegir muchas estupideces de las que defendéis, muchas barbaridades solemnes, pero me centraré en una sola, que en vuestra boca merecería la cárcel: “las personas sin síntomas no contagian”. Cagoentóloquesemenea. ¿Dónde estabais el día que explicaron la tuberculosis, o el SIDA, o la varicela? ¿No contagian los VIH positivos a pesar de estar asintomáticos? ¿No hay tuberculosos bacilíferos sin síntomas de enfermedad? ¿No se contagia la varicela desde pacientes en fase prodrómica? En fin. Mejor callar, que me van a estallar las meninges.

Sois líderes que habéis elegido no serlo para convertiros en bufones. Y eso, en época de zozobra, no tiene perdón de Dios. Ojalá se os seque la yerbabuena.

Ah. Y otra cosa. Mis señas las di al principio. A ver si tenéis cojones para meteros conmigo. Cojones, digo; ya que neuronas… las justitas pa beber sin ahogarse.

Firmado:

Juan Manuel Jimenez Muñoz

Médico del Servicio Andaluz de Salud.

Colegiado en Málaga 4787.

El Tratado McLane-Ocampo y la venta de territorio nacional

 

Konaté Hernández

Durante la década de los 90´s, Carlos Castillo Peraza señaló que el indigenismo oficial, tenía entre sus paradigmas al “indio Juárez”, quien hizo todo por ceder a perpetuidad el Istmo de Tehuantepec a Estados Unidos. Mientras Manuel Gómez Morín lo definió como un “mexicano típico del partido oficial”.

El Tratado, debe su nombre al ex embajador de los EEUU en México Robert Milligan McLane y al liberal Melchor Ocampo, que negociaron para recibir recursos y reconocimiento al gobierno de Juárez impulsado por el Partido Liberal durante la Guerra de Reforma.

El ex presidente de México, Félix Zuloaga, reconocido por los países europeos y por Estados Unidos, que tenía esperanzas de obtener lo prometido por Ignacio Comonfort: la cesión de una parte del territorio nacional y el paso a perpetuidad por el Istmo de Tehuantepec. Como John Forsyth, ministro plenipotenciario del vecino país del norte recibió una rotunda negativa de Zuloaga para aceptar estas vergonzosas proposiciones, se apartó de su gobierno y se acercó al de Benito Juárez. Forsyth llegó al extremo de tener en su propia casa a los jefes de la revolución juarista para conspirar a mansalva.

Con el fin de que Estados Unidos reconociera el gobierno, Juárez dispuso vender a su propio país, y recibir ayuda económica de lo que esto implicaba. El 14 de diciembre de 1858 el gobierno juarista firmó el Tratado McLane-Ocampo, por el cual Juárez se comprometió a conceder a los Estados Unidos: el derecho perpetuo de tránsito por el Istmo de Tehuantepec, con la posibilidad de ser vigilado por tropas estadounidenses en defecto de las mexicanas; el derecho de paso a las tropas estadounidenses a través de territorio nacional para proteger las vidas y hacienda de sus ciudadanos, y por cualesquiera otras causas, a consecuencia de la intervención limitar de las tropas de los Estados Unidos, México tendría que indemnizar al vecino del norte con la entrega de su propio territorio. Por su parte, México tendría derecho a solicitar la intervención armada de los Estados Unidos cuando peligrara el gobierno liberal.

El Tratado McLane-Ocampo no logró obtener la ratificación del Senado de EEUU, porque los senadores del Norte consideraban la adquisición de nuevos territorios de México como una pretendida expansión de tierras esclavistas. Para esto Carolina del Sur se apartó de la Unión el 20 de diciembre de 1860, pronto la siguieron otros Estados del Sur, con lo cual estaba a punto de estallar la Guerra Civil; a pesar de todo el presidente Buchanan reconoció el gobierno ilegal de Benito Juárez.

Origen de la idea de vender territorio nacional

En 1847, Juárez se inició como aprendiz en la logia masónica Independencia número 2. Al principio de su vida pública, Juárez se unió al grupo político de sus maestros en el Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca: los liberales. La mayoría eran masones de las logias yorkinas establecidas en México por Joel Roberts Poinsett (1779-1851), un agente del imperialismo yanqui en México que apoyó con entusiasmo la Doctrina Monroe y organizó en México a las logias masónicas yorkinas. Ya desde 1812 estaba en la Nueva España como agente secreto de la poderosa nación vecina para procurar insurreccionar al país, de manera que el movimiento insurgente favoreciera los planes de extensión territorial que ya abrigaba su gobierno (Francisco Azcárate reveló que Monroe, por conducto de Poinsett, pretendía que México cediera a Estados Unidos parte de su territorio). Poisentt propuso a Agustín de Iturbide la anexión a los Estados Unidos de la parte norte de México y el establecimiento de una República Federal (contraria al Plan de Iguala y semejante al estadounidense), pero el emperador Iturbide rechazó estas traidoras proposiciones. Desde entonces Poinsett comenzó a calumniar a Iturbide y a intrigar con todos los políticos descontentos, persuadiéndolos de que lo que México necesitaba era una República Federal; Poinsett y otros liberales como Ramos Arizpe, Michelena, etc., serían los responsables de la caída del Imperio de Iturbide. “La tendencia mexicanista de Iturbide –afirma Vasconcelos- era sincera. Del otro lado, en el liberalismo, se movía la influencia extranjera”. En 1825, el presidente Adams envió a Poinsett a México como ministro plenipotenciario, comisionado para gestionar la compra de Texas en cinco millones de dólares, pero no lo logró; años más tarde, los agentes de la anexión de Texas a Estados Unidos encontraron en Poinsett un amigo proclive a esta maniobra.

Prácticamente, el territorio de Texas lo vendieron a Estados Unidos Gómez Farías, Mejía y Zavala, a cambio de la protección de los esclavistas estadounidenses, para reintegrarlos en el poder del que los privó Santa Anna. Al cubano Mejía se le nombró jefe del ejército federal, reclutado en Louisiana y encargado de revolucionar a México y tomar Tampico; a Zavala, director de los colonos de Texas que habían de insurreccionarse y separarse de México, ya que era uno de los principales colonos; y a Gómez Farías –como supuesto vicepresidente de México-, jefe intelectual del movimiento. Aquellos traidores pactaron con los masones de Nueva Orleans la independencia de Texas, además de comprometerse perseguir a la Iglesia, mediante una serie de reformas a las leyes. De ahí que el deshonroso título “benemérito”, impuesto a Benito Juárez, por la legislatura colombiana no podía tener jurisdicción en las naciones del continente americano, ni autoridad para que fuera reconocido por los países. (Fuente: revista la Palabra de Acción Nacional, edición publicada en el trimestre julio-septiembre 2002).

Despedidas ilustres… y conmovedoras

N. Mario Rizzo M.

(Especial para UNQR)

Morir es tan necesario y normal como vivir. Hay culturas donde se agasaja la muerte y se enfrenta la misma con naturalidad total; hay otras donde la muerte y el luto toman tal dimensión que dificultan la vida de los deudos. Sin embargo hay quienes hacen de la muerte un acto de valentía y firmeza de carácter, y hacen de su despedida un suceso conmovedor.

Hace pocos días murió el compositor italiano Ennio Morricone a los 91 años de edad, la prensa divulgó la siguiente nota:

El músico romano, creador de bellas bandas sonoras para el cine, escribió una carta de despedida para sus familiares y amigos. Un texto tierno y conmovedor.

La carta, que comienza con la frase “Yo, Ennio Morricone, estoy muerto”, fue escrita durante su convalecencia, tras las complicaciones de una rotura de fémur, producto de una caída.

Lectura de carta
El abogado del compositor leyó la carta de Morricone en la puerta de la clínica romana donde falleció. Foto: EFE.

Dicha misiva fue encontrada por sus familiares y fue leída por el amigo de la familia y abogado del compositor, Giorgio Asumma, frente a las cámaras de televisión y periodistas en la puerta de la clínica romana donde falleció. A continuación, se reproduce el texto completo:

“Yo, Ennio Morricone, estoy muerto. Lo anuncio a todos los amigos que siempre han estado cerca de mí y también a aquellos que están un poco lejos, a los que saludo con gran afecto.

Es imposible nombrarlos a todos. Pero un recuerdo especial es para Peppuccio y Roberta, amigos fraternales muy presentes en los últimos años de nuestra vida.

Solo hay una razón que me impulsa a saludar así a todos y a celebrar un funeral de forma privada: no quiero molestar. Saludo con mucho afecto a Inés, Laura, Sara, Enzo y Norbert, por haber compartido conmigo y mi familia gran parte de mi vida.

Quiero recordar con amor a mis hermanas Adriana, María, Franca y a sus seres queridos y hacerles saber cuánto los he amado. Un saludo pleno, intenso y profundo a mis hijos Marco, Alessandra, Andrea, Giovanni, mi nuera Mónica y a mis nietos Francesca, Valentina, Francesco y Luca. Espero que comprendan cuánto los he amado.

Por último, María pero no última. A ella le renuevo el extraordinario amor que nos mantuvo unidos y que lamento abandonar A ella la despedida más dolorosa”. Firmado: Ennio Morricone.

En la red podemos leer que el director de orquesta italiano conocido por haber compuesto la banda sonora de más de 500 películas y series de televisión recibió un Óscar honorífico en 2006 y ganó el Óscar a la mejor banda sonora en 2016 por la cinta The Hateful Eight.

Sus composiciones han formado parte de más de 20 películas galardonadas, como también piezas sinfónicas y corales. Destacan, entre otros, sus trabajos en películas del spaghetti western, de la mano de su amigo Sergio Leone, como Por un puñado de dólares de 1964, La muerte tenía un precio de 1965, El bueno, el malo y el feo de 1966 o Hasta que llegó su hora de 1968. No obstante, su obra se extiende a multitud de géneros de composición, convirtiéndolo así en uno de los compositores más versátiles de la historia del cine y también de los más influyentes del siglo XX. Sus composiciones para Days of Heaven de 1978, La misión de 1986 o Cinema Paradiso de 1988 son catalogadas como auténticas obras maestras.

El gran músico, además de su enorme obra, nos deja un mensaje de despedida muy especial.

Estatua Einstein
Estatua de Albert Einstein en la Academia Israelí de Ciencias y Humanidades.

Otra despedida memorable, ocurrida hace 65 años, fue la de Albert Einstein, sobre cuya obra científica no es necesario hacer referencia.

También en la red leemos que el 16 de abril de 1955, Albert Einstein experimentó una hemorragia interna causada por la ruptura de un aneurisma de la aorta abdominal, que anteriormente había sido reforzada quirúrgicamente por el doctor Rudolph Nissen en 1948. Einstein rechazó la cirugía, diciendo: «Quiero irme cuando quiero. Es de mal gusto prolongar artificialmente la vida. He hecho mi parte, es hora de irse. Yo lo haré con elegancia». Murió en el Hospital de Princeton a primera hora del 18 de abril de 1955 a la edad de setenta y seis años. En la mesilla quedaba el borrador del discurso frente a millones de israelíes por el séptimo aniversario de la independencia de Israel, que jamás llegaría a pronunciar, y que empezaba así: «Hoy les hablo no como ciudadano estadounidense, ni tampoco como judío, sino como ser humano».

Einstein no quiso tener un funeral rutilante, con la asistencia de dignatarios de todo el mundo. De acuerdo con su deseo, su cuerpo fue incinerado en la misma tarde, antes de que la mayor parte del mundo se enterara de la noticia. En el crematorio solo hubo doce personas, entre las cuales estuvo su hijo mayor. Sus cenizas fueron esparcidas en el río Delaware a fin de que el lugar de sus restos no se convirtiera en objeto de mórbida veneración.

Einstein no pudo impedir ser venerado. Muchas esculturas con su efigie existen en el mundo, su modestia no pudo impedirlo.

Si Einstein hubiese tenido una gran computadora seguro…

einsteinN. Mario Rizzo M.

(Especial para UNQR

Albert Einstein recibió el Premio Nobel en 1921 no por sus más importantes descubrimientos, que en su época fueron impugnados por grandes científicos. Lo recibió por su trabajo sobre el efecto fotoeléctrico y el movimiento browniano.

Sus obras más notables tienen una gran importancia y algunos de sus cálculos no han podido ser demostrados hasta fechas recientes, entre los más notables están: la relatividad especial, la relatividad general, su muy conocida teoría de la relatividad, la equivalencia entre masa y energía, la constante de Planck, sus ecuaciones del campo, estudios de mecánica cuántica, y la teoría del campo unificado.

Fue tan amplio su dominio de las Ciencias Exactas y tan disímiles sus trabajos que se llegó a pensar que su cerebro era diferente, dotado de especiales cualidades. Por ello, a su muerte, fue extraído y conservado para su estudio, concluyéndose que simplemente era muy cercano a lo normal, con ciertas variaciones en un área vinculada al cálculo matemático, pero sin dudas muy bien entrenado y utilizado.

Quizás si sólo hubiese demostrado que     le habría bastado para inscribir su nombre entre los inmortales.

Pero fue también un hombre vinculado a su momento histórico, por ello con el arribo de los nazis al poder dijo  “En estos momentos uno se da cuenta de lo absurda que es la especie animal a la que pertenece”

En su discurso pronunciado en Nueva York, en diciembre de 1945, luego de lanzadas las bombas atómicas sobre Japón, expuso:

“En la actualidad, los físicos que participaron en la construcción del arma más tremenda y peligrosa de todos los tiempos, se ven abrumados por un similar sentimiento de responsabilidad, por no hablar de culpa. (…)”

“Nosotros ayudamos a construir la nueva arma para impedir que los enemigos de la humanidad lo hicieran antes, puesto que dada la mentalidad de los nazis habrían consumado la destrucción y la esclavitud del resto del mundo. (…)”

“Hay que desear que el espíritu que impulsó a Alfred Nobel cuando creó su gran institución, el espíritu de solidaridad y confianza, de generosidad y fraternidad entre los hombres, prevalezca en la mente de quienes dependen las decisiones que determinarán nuestro destino. De otra manera, la civilización quedaría condenada”.

De él se conserva también la siguiente reflexión, prueba de su convicción de que sólo la Ciencia nos permitirá develar los secretos del Universo, y que pudiera ser la respuesta a la pregunta que muchas veces le hicieran sobre la existencia de un Dios:

“Cuanto más imbuido esté un hombre en la ordenada regularidad de los eventos, más firme será su convicción de que no hay lugar —del lado de esta ordenada regularidad— para una causa de naturaleza distinta. Para ese hombre, ni las reglas humanas ni las “reglas divinas” existirán como causas independientes de los eventos naturales. De seguro, la ciencia nunca podrá refutar la doctrina de un dios que interfiere en eventos naturales, porque esa doctrina puede siempre refugiarse en que el conocimiento científico no puede posar el pie en ese tema. Pero estoy convencido de que tal comportamiento de parte de las personas religiosas no solamente es inadecuado sino también fatal. Una doctrina que se mantiene no en la luz clara sino en la oscuridad, que ya ha causado un daño incalculable al progreso humano, necesariamente perderá su efecto en la humanidad. En su lucha por el bien ético, las personas religiosas deberían renunciar a la doctrina de la existencia de Dios, esto es, renunciar a la fuente del miedo y la esperanza, que en el pasado puso un gran poder en manos de los sacerdotes. En su labor, deben apoyarse en aquellas fuerzas que son capaces de cultivar el bien, la verdad y la belleza en la misma humanidad. Esto es de seguro, una tarea más difícil pero incomparablemente más meritoria y admirable.”

Pasados 65 años de su fallecimiento el más grande hombre de Ciencias de todos los tiempos continúa asombrando a la especie humana con sus aportes, de ahí que cabe preguntarse ¿Hasta dónde hubiesen llegado sus teorías si hubiese dispuesto de una de las modernas y potentes computadoras? Cálculos que comprometieron meses de su trabajo y pensamiento los hubiese realizado en segundos.

Si Einstein hubiese tenido una gran computadora seguro… habría hecho lo que hizo y mucho más, lo cual no fue necesario para situarse en la cima del pensamiento científico. Pero lo que logró es mucho más de lo que en su tiempo se soñara, y lo es hasta hoy en que muchos tenemos computadoras, aunque quizás no tenemos un cerebro casi normal, pero sin dudas muy bien entrenado y utilizado.

Todos, menos el presidente

amlo

Víctor Galván

Ayer el país registró un nuevo récord histórico de casos positivos de Covid-19, al sumarun total de 8,438 contagios reportados en un día, de acuerdo a lo que informó la Secretaría de Salud federal en su conferencia de prensa vespertina.

Y no obstante que la cifra no muestra decrecimiento alguno, el presidente Andrés Manuel López Obrador continúa afirmando que se está domando a la pandemia. Lo ideal sería que esta aseveración fuera real, pero lamentablemente las cifras indican lo contrario. Y parte de ello ha sido la responsabilidad que asume la población frente al riesgo de contagio, pues pese a una intensa campaña difundida por canales oficiales, medios electrónicos y redes sociales, continúa manifestándose renuencia a respetar los protocolos de higiene y prevención, que entre otros los más básicos son: guardar sana distancia, uso de cubrebocas, lavado frecuente de manos, no salir de casa a menos que sea para realizar las actividades esenciales permitidas, así como abstenerse de realizar reuniones sociales o familiares.

Lo común es lo contrario. Basta caminar algunas calles y observar a la gente para ver que aproximadamente la mitad no acata la sana distancia, otro tanto no usa cubrebocas, lo usa de forma inadecuada o lo lleva puesto al cuello. Solo en espacios cerrados como plazas comerciales, supermercados, tiendas de conveniencia, bancos, acatan la disposición, y eso porque se ha hecho obligatorio para acceder a estos sitios.

Todos deben acatar las reglas. Todos, menos el presidente, pese a que se ha establecido que se vive, y se vivirá, una nueva normalidad durante mucho tiempo porque no hay plazo establecido para que disminuya la pandemia y por tal razón las medidas mencionadas forman parte de la realidad actual. Pero el presidente continúa dando un ejemplo errático a la población.

Y hoy, pese a que se dio a conocer el fallecimiento por Covid-19 de Úrsula Mojica Obrador, prima del presidente, éste insiste en no usar cubrebocas. En su conferencia de prensa mañanera desde Oaxaca, cuestionado de nuevo respecto a no acatar esta medida, señaló que la eficacia en el uso del cubrebocas para evitar contagios del coronavirus no está científicamente comprobada. “A mí, tanto el doctor Alcocer como el doctor Hugo López Gatell, me han dicho de que no necesito el cubrebocas”, dijo. Y sobre su uso como pieza clave en la reactivación económica a nivel nacional, lo calificó de “desproporcionado” y su respuesta más bien sonó a mofa: “Si fuera una solución para reactivar la economía, me lo pongo de inmediato”. Afirmó que el eje de la campaña promovida por el gobierno federal durante todo este tiempo ha sido la sana distancia. Nada más.

Contradicciones

Con su declaración López Obrador contradijo a su propio secretario de Hacienda, Arturo Herrera, quien un día antes, durante su participación virtual en el Consejo Directivo Nacional de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), dijo que la mascarilla “va a ser no solamente uno de los elementos más importantes para protegernos, sino que va a ser uno de los elementos que permitan relanzar con mayor éxito a la economía”.

Su postura unipersonal es contraria a lo que las organizaciones de salud internacionales recomiendan, que son tres acciones, para frenar la propagación del virus: lavado de manos, mantener distancia física y usar cubrebocas.

Y se contradice también con lo que promueven las mismas instituciones de salud del país. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en su portal

www.imss.gob.mx/prensa/archivo/202006/373, la doctora Paola Johana Hernández Rodríguez, coordinadora auxiliar de vigilancia epidemiológica de la Oficina de Representación del IMSS Ciudad de México Norte, señala que un cubrebocas estándar es de uso común y ante la emergencia sanitaria por COVID-19 todas las personas lo pueden utilizar. “Éste lo que hace es proteger en un 70 por ciento que la persona enferma no transmita la enfermedad ni permita la salida de secreciones”.

La doctora agrega en el portal que “Si yo persona enferma no utilizo cubrebocas y tú persona sana sí haces uso del mismo, la eficiencia baja hasta un 20 por ciento. Y si ambas personas, enferma y sana, usan cubrebocas esa efectividad aumenta hasta en un 80 por ciento de protección”, aseveró.

Y acerca de la supuesta poca o nula eficacia del uso del cubrebocas, añade: “El mito que se tiene que eliminar es que los cubrebocas hechos en casa no sirven, ya que no pasan por una certificación de calidad como los de grado quirúrgico hechos con una tela especial donde no pueden filtrarse partículas con dimensiones mayores a cinco micras”.

¿A quién representan los diputados locales?

 

Diego López

Las condiciones económicas de los quintanarroenses son de gran preocupación ya que por lo que se puede entender la limitación de las actividades laborales seguirá por tiempo indefinido, situación que nos obliga a reflexionar sobre las acciones que desde el gobierno se deben emprender para evitar una crisis social de consecuencias inimaginables para todos.

Independientemente de que la falta de ingresos económicos es un factor que puede provocar un alto incremento en robos y asaltos, la falta de actividad es fuente de posibles conflictos sociales, aplicando la sabiduría popular que dice “la ociosidad es madre de todos los vicios”, y esos vicios provocan serios problemas para las familias y la sociedad misma por lo que, aunque no sea del agrado de varios, quienes integran el gobierno deben de preocuparse y ocuparse por atender este tema tan delicado.

Quienes ocupan los cargos de elección popular, y por tanto son los representantes de la ciudadanía en las diferentes instancias de gobierno, esos son quienes deben de atender los asuntos sociales desde el cargo público que les da la potestad de tomar decisiones para realizar acciones en atención de las necesidades de esa población que dicen representar; sin embargo, ahí reside el problema de falta de atención a la solución de las demandas ciudadanas, principalmente por parte de quienes deben ser los garantes de la justa medida de las acciones de gobierno y la administración de los recursos económicos que los ciudadanos le damos al gobierno para atender nuestras necesidades sociales, los diputados.

Pero ¿por qué los diputados de Quintana Roo no atienden las necesidades urgentes de la población? La respuesta es evidente, los diputados de la XVI Legislatura de Quintana Roo no representan a los ciudadanos de sus distritos porque fueron electos por una minoría cómplice de los abusos de poder y ambiciones personales de un puñado de oportunistas que ocupan una curul para beneficio propio, y esa aseveración se sustenta en el resultado electoral del proceso por el cual estos parásitos sociales ocupan un mullido sillón en el edificio de Punta Estrella, en Chetumal.

Prueba de lo mencionado es que la lista nominal de electores en el año 2019, cuando se realizó la elección de diputados locales, estaba integrada por 1,247,995 en todo el Estado de Quintana Roo, dividido en 15 distritos electorales, siendo que de esos posibles electores solo participaron 273,428, quienes representan el 21.91 por ciento, pero cada uno de los actuales diputados de la XVI Legislatura obtuvo mucho menos porcentaje de representación que el promedio estatal, veamos:

Distrito 1: Atenea Gómez Ricalde, PAN-PRD-PES, representa al 5.11% de electores; Distrito 2: Hernán Villatoro, PT, al 6.58%, Distrito 3: Alberto Batún, Morena, al 7.83% , Distrito 4: Tyara Schleske, Verde, al 8.76%; Distrito 5: Reyna Durán, Morena, al 8.56%; Distrito 6: Ericka Castillo, Morena, al 10.20%, principalmente taxistas de Cancún; Distrito 7: Fernanda Trejo, Morena, al 8.95%; Distrito 8: Gustavo Miranda, Verde, el 6.99%; Distrito 9: Euterpe Gutiérrez, Morena, el 4.71%; Distrito 10: Lili Campos, PAN, al 5.49%; Distrito 11: Carlos Hernández Blanco, PRI, el 7.36%; Distrito 12: Pedro Pérez, PRD, el 11.82%; Distrito 12: Ana Pamplona, PT, al 12.81%; Distrito 14: Linda Cobos, Morena, al 11.47 y Distrito 15: Roberto Erales, PT, al 9.02%; y las cosa se agrava con los plurinominales, quienes se supone que deberían representar a las minorías, pero como llegaron ahí de forma por demás oportunista, no representan a nadie, más que sus intereses, ellos son: por Morena: Edgar Gasca, Paula Pech y Luis Fernando Chávez; por el PAN: Cristina Torres y Eduardo Martínez Arcila; Verde: José de la Peña; PRD: Iris Mora; PRI: Judith Rodríguez; MC: José Luis Toledo, y MAS: José Luis Guillén.

Ante tal condición, los ciudadanos de Quintana Roo tenemos dos tareas urgentes: 1. Exigir a esos que cobran como si hicieran algo a favor de quienes con impuestos pagamos sus salarios envidiables, que dejen sus luchas internas de poder y dinero y cumplan con sus obligaciones legales de atender las necesidades de la sociedad quintanarroense, y 2. Poner mucha atención el próximo año 2021 para emitir un voto responsable para evitar que los oportunistas sigan enquistados en el gobierno y con eso ellos se enriquezcan mientras nosotros padecemos las consecuencias de la ambición de unos pocos.

La prioridad es salvar vidas

aguirre-crespo

Víctor Galván

En el contexto de la pandemia que vive la humanidad y de la cual Quintana Roo padece sus estragos en materia de salud, social y económica, se debe entender que algunas decisiones no son populares ni cuentan con el consenso general, pero son necesarias si se quiere avanzar en la lucha por controlar y disminuir el número de contagios de Covid-19.

“La prioridad es salvar vidas”, aseguró en conferencia de prensa esta mañana el titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Quintana Roo, Alberto Capella, objetivo principal del gobernador Carlos Joaquín, quien anunció el jueves pasado que la Zona Sur pasaría a partir de este lunes al semáforo epidemiológico rojo, dado el alto número y velocidad de contagios y a la alta ocupación hospitalaria, que este día se ubica en un 73% en el municipio de Othón P. Blanco.

Carlos Joaquín ha reiterado que la gente debe tomar conciencia de que es fácil contagiarse de coronavirus y ante ello, tanto autoridades estatales como capitalinas de Othón P. Blanco han aplicado una serie de medidas para frenar la propagación del virus, como el cierre de vialidades, la instalación de filtros sanitarios en los que se toma la temperatura y se explica la importancia de usar gel antibacterial y cubrebocas; decretar el cierre de negocios a partir de las 18:00 horas y una amplia campaña de difusión de medidas preventivas a cargo de los llamados “chalecos amarillos”, brigadas de jóvenes que instan a la población a permanecer en sus casas si no hay necesidad de salir, a usar cubrebocas, guardar sana distancia, lavado frecuente de manos, a adoptar hábitos saludables como una buena alimentación y realizar ejercicio, entre otros tópicos fundamentales que coadyuvan al combate a la pandemia.

Hay quienes cuestionan estas medidas afirmando que algunas de éstas violentan los derechos humanos, como el libre tránsito. Sin embargo tanto Capella como la secretaria estatal de Salud, Alejandra Aguirre Crespo, coincidieron en una lamentable actitud generalizada que se ha observado entre la población: la gente no hace caso.

En las colonias las vecinas siguen reuniéndose en las tardes a las puertas de sus casas, despreocupadas, sin cubrebocas, para “chismear”; siguen realizándose reuniones familiares en las que no se respeta la sana distancia, y es muy común ver en la vía pública a personas caminando o comprando en pequeños locales sin portar cubrebocas

Números

Los números son fríos, pero reflejan la realidad del problema de salud que se vive en Quintana Roo, y particularmente en Chetumal. Del 1 al 13 de julio los casos positivos pasaron de 3,745 a 5,360 en todo el estado, es decir, 1,615 en menos de 15 días. De éstos, 603 casos corresponden al municipio de Benito Juárez (Cancún), donde pasó de 2,223 a 2,826 casos; pero en Othón P. Blanco, cuya cabecera es la capital Chetumal, el incremento en estos 13 días pasó de 653 a 1,267. Una escalofriante cifra de casi el doble en menos de 15 días.

Este mismo día el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, en conferencia virtual desde la sede de la agencia de la ONU en Ginebra, informó que a nivel mundial ya hay 13 millones de personas contagiadas y advirtió que si los países no cumplen con las estrictas precauciones de salud, la pandemia empeorará a nivel global. “Demasiados países se dirigen en la dirección equivocada, el virus sigue siendo el enemigo público número uno”, y alertó que particularmente en los países de América Latina “va a llevar tiempo” controlar la situación epidemiológica causada por el Covid-19.

Ante este panorama son explicables las medidas sanitarias y restrictivas tomadas para tratar de frenar la velocidad de contagio, particularmente en el sur de la entidad, fenómeno que comenzó a agudizarse a raíz del inicio de la reactivación económica. Esta apertura de actividades, controlada y limitada en el aforo permitido en lugares cerrados, fue malinterpretada por mucha gente, que tomó la medida como un levantamiento de restricciones y el regreso a la antigua normalidad, cuando en realidad se trata de una “nueva normalidad” en la que se convive con el virus y por lo tanto es necesario seguir al pie de la letra las indicaciones de salud e higiene para evitar contagios.

¿El infierno existe?

infiernoFrei Betto

La creencia en que después de esta vida habría para algunos un lugar de tormento aparece también en las tradiciones religiosas hindúes, babilónicas, egipcias, germánicas, finlandesas y japonesas.

En tiempos de intolerancia religiosa, tocar determinados temas resulta polémico. Eso es lo que provoca el teólogo estadounidense David Bentley Hart, de la Iglesia Ortodoxa, autor de That All Shall Be Saved (Que todos sean salvos), en el que defiende la tesis de que del otro lado de la vida no existe el castigo eterno. Dios, en su amor misericordioso, les dará a todos los pecadores una amnistía amplia, general e irrestricta. En cuanto a los pasajes bíblicos que hablan sobre el castigo que sufrirán los malos, Hart afirma que son un abordaje metafórico.

Esta tesis tiene incómodos a los cristianos fundamentalistas que, en nombre de Jesús, condenan a las profundidades del infierno a todos los que no concuerdan con sus ideas. Ni siquiera se percatan de que, al hacerlo, se revisten de tal arrogancia que pretenden colocarse en el lugar de Dios.

Tiene incómodos también a quienes necesitan evocar continuamente al demonio para inculcarles a los fieles el arma de sujeción más sutil y eficiente: el miedo. Si  no hay infierno, no hay demonios, excepto los que aquí, en este mundo, condenan al infierno a quienes no rezan según su cartilla al bombardear la libertad de expresión, incendiar centros de candomblé, desdeñar imágenes católicas y pronunciar en vano el Santo Nombre de Dios para hacer politiquería.

La creencia en que después de esta vida habría para algunos un lugar de tormento aparece también en las tradiciones religiosas hindúes, babilónicas, egipcias, germánicas, finlandesas y japonesas. En el Primer Testamento se denomina a ese lugar sheol, “la región de los muertos”. En la mitología griega, esa región esa gobernada por Hades, quien fascinado por la lira de Orfeo, le permitió recatar a Eurídice del mundo inferior.

Hasta la Edad Media primitiva, el “mundo inferior” significaba el reino de los muertos. Fue solo a partir de la escolástica, en el siglo XIII, que el territorio  de los muertos se repartió entre el cielo, el purgatorio y el infierno. Y un cuarto lugar, el limbo, para quienes murieron sin ser bautizados. Pero el limbo fue abolido por el papa Benedicto XVI.

En mi infancia, el credo católico profesaba que al tercer día Jesús “descendió a los infiernos”. El Concilio Vaticano II cambió la fórmula a “descendió a la mansión de los muertos”.

¿Mera modificación lingüística? En realidad, hubo un cambio de significado. Ahora el Credo no expresa que Jesús fue al infierno, un lugar donde los pecadores padecían eternamente, sino que murió, salió de esta vida hacia el territorio de los muertos, y desde allí resucitó.

Otra explicación teológica es que Jesús, ante de resucitar, fue “a la mansión de los muertos” para clausurarla, de modo que todos los que se encontraban allí pasaran a disfrutar, por toda la eternidad, del amor infinito de Dios.

En el Nuevo Testamento, solo en la Primera Carta de Pedro (3,18-20) se dice que, tras la resurrección, Cristo “proclamo su victoria incluso a los espíritus encarcelados que antiguamente fueran rebeldes”.

Hart critica a los teólogos que defienden el infierno eterno, como Agustín (354-430), Tomás de Aquino (1225-1274) y el reformador protestante Juan Calvino (1509-1564), y rescata teologías como las de Basilio de Cesárea (330-379), Gregorio de Niza (335-395) e Isaac de Nínive (613-700), que defienden la idea de la reconciliación universal con Dios.

En Los hermanos Karamazov, Dostoievski define el infierno como “el sufrimiento de ya no poder amar”. Lo que queda muy bien retratado en la siguiente parábola china: había millares de personas hambrientas alrededor de una montaña de arroz humeante. Todos llevaban en las manos palitos de bambú de un metro de largo. Tenían hambre, tenían cubiertos, pero no lograban llevarse el alimento a la boca. Eso es el infierno.

Había millares de chinos hambrientas alrededor de una montaña de arroz humeante. Todos llevaban en las manos palitos de bambú de un metro de largo. Tenían hambre, tenían cubiertos, y uno le alcanzaba el alimento a la boca del otro. Eso es el cielo.

El espejo

Espejo egipcio
Espejo de mano egipcio.

N. Mario Rizzo M.

(Especial para UNQR)

El espejo fue inventado por antiguas civilizaciones. Se trataba de un trozo de metal pulido donde después de incidir la luz la misma se refleja siguiendo las leyes de la reflexión.

Los que lo crearon, quizás varias personas en diferentes momentos y lugares, desconocían tales leyes pero empíricamente, como sucede muchas veces, dotaron a la humanidad de un utensilio que se convirtió en indispensable y eterno.

En la Edad Media europea apenas se utilizó, el refinamiento de los antiguos había quedado obsoleto, hasta que en el siglo XIII se inventó la fabricación de los de vidrio y de cristal de roca sobre lámina metálica o los azogados que quedaron reservados para las personas importantes según su posición social y económica.

Luego vendría su difusión popular. Algunos se convirtieron en adornos, se hicieron pequeños para ser portados, sirvieron como moneda de cambio para timar a los salvajes de las nuevas tierras, y todo un largo recorrido evolutivo hasta llegar a sofisticados telescopios, y otras modernidades científicas.

Pero su principal destino nunca ha mermado, reflejarse a sí mismo en busca de belleza o defectos, calando esto tanto en lo cotidiano que muchas veces bastaba decir “mírate al espejo” para expresar muchas cosas.

Y sí, nos vemos reflejados cada día en lo externo, pero nadie ha inventado aún el que nos permita reflejar nuestro interior, los pensamientos y emociones que algunos llaman alma, puesto que aquello dicho de que el rostro es su reflejo no ha sido muy cierto nunca.

La bruja del cuento infantil logró hacerse de uno que respondía sus preguntas, pero tal artefacto no sabía mentir y tanto molestó a la dueña como para llevarla a cometer un acto monstruoso.

Cuanto bien haría a la humanidad conseguir diseñar, producir, y distribuir, espejos que reflejaran el alma, y que tampoco supiesen mentir.

Tal vez entonces muchas malas personas buscasen ser mejores para no tener que escuchar al espejo decirle lo que nunca querrían escuchar.

Abrir las actividades económicas no es sinónimo de relajamiento

 

Víctor Glaván

Aunque el semáforo epidemiológico estatal señala que nos encontramos en “Naranja” en la Zona Norte, los municipios que lo conforman, especialmente Benito Juárez, siguen siendo vulnerables y de alto riesgo al Covid-19, por lo que las medidas de prevención deben seguirse aplicando con rigor.

Las estadísticas en el reporte diario emitido por la Secretaría de Salud de Quintana Roo muestran aún mucha variación de un día para otro, lo que indica que la pandemia aún no llega a una estabilización, es decir, la curva no se ha “aplanado”.

Este día se registraron 50 nuevos casos positivos de Covid-19 en todo el estado, para un total de 2,562, la mayoría en el municipio Benito Juárez, donde la cifra aumentó en 34, con 12 fallecidos.

Un día antes las estadísticas fueron totalmente diferentes en Benito Juárez, pues de domingo a lunes el reporte indicó que se había registrado sólo un caso positivo, mientras que los recuperados habían sido 20 y ningún deceso. Sin embargo de sábado a domingo los casos positivos aumentaron en 33, hubo 16 recuperados y sólo 2 defunciones.

Con este panorama Cancún, la ciudad más habitada de Quintana Roo, ha retomado actividades económicas, entre ellas la principal, el turismo, por lo que es notorio el incremento de movimiento. El transporte público sigue siendo un espacio de riesgo, aún tomando las debidas precauciones, pues el transporte que prevalece en las colonias son las famosas Van de TTE. Ante esto es la ciudadanía la que debe procurar cuidarse a sí misma, observando las medidas básicas de higiene, así como usar el cubrebocas y mantener en todo lo posible la sana distancia.

Playas públicas

En los días recientes en redes sociales muchos cancunenses manifestaron su inconformidad por no poder acceder aún a las playas públicas, argumentando que estos sitios ya eran disfrutados por los turistas que comenzaron a arribar al destino.

Hay que recordad que, si bien estamos en “Semáforo Naranja”, éste aplica para la reactivación económica y el turismo es una de las consideradas esenciales, ya que miles de trabajadores y sus familias dependen de dicha actividad. Es por ello que se mantiene con rigor el retén para ingresar a la zona hotelera de Cancún, pues la reactivación no significa relajar las medidas.

En los centros de hospedaje se aplican estrictamente las medidas de seguridad e higiene, tanto en las instalaciones como en la zona de playa, así como el acceso a éstas, y difícilmente este tipo de controles podrían llevarse a cabo en playas públicas. Se busca evitar aglomeraciones que pudieran propiciar contagios, pues no debemos olivar que aún estamos en contingencia. Abrir las actividades económicas no es sinónimo de relajamiento.

Las caravanas de autos con familias queriendo acudir a las playas públicas evidenciaron algo muy importante que lamentablemente no tiene mucha gente: disciplina para respetar las normas establecidas por las autoridades y esto se observa todos los días con gente caminando en la vía pública u organizando reuniones sin tapabocas y sin observar la sana distancia.

Las playas públicas, otros espacios y servicios públicos se irán abriendo paulatinamente, pero para ello debemos colaborar todos. Hay que ser responsables y no ponernos en riesgo, cuidarnos y cuidar el turismo que nos visita, pues es el principal motor de la economía de Quintana Roo.

La “Nueva Normalidad” es un escenario inédito para la sociedad, el cual no se ha comprendido del todo, pues no volveremos a las condiciones de convivencia anteriores a la pandemia, al menos durante un buen tiempo, mientras no disminuya la incidencia de casos, o hasta que se encuentre una vacuna para tener control sobre el Covid-19.

La Nueva Normalidad aún no se entiende bien

Texto y fotos Víctor Galván

Apenas inició la apertura económica gradual con el esquema de Semáforo Naranja en la Zona Norte de Quintana Roo y pareciera que con ello se hubiera activado un chip en muchos cancunenses, que salieron presurosos el lunes a las calles, incluyendo vías comerciales tan importantes como las avenidas Chichén Itzá, José López Portillo y la zona del Crucero, que permanecieron cerradas durante la cuarentena.

Posiblemente los días en este periodo se volvieron largos y para muchas familias fue difícil sobrellevar esta situación inédita en México, sin embargo es preciso recordar, y reiterar, la advertencia que hizo el gobernador Carlos Joaquín, previo al lunes 8 de junio, de que el virus no se ha ido, sino que se va a convivir con el virus, por lo que instó a la población a seguir respetando estrictamente los protocolos de salud y sana distancia establecidos.

Pero en la práctica no ha sido así. El tráfico vehicular se incrementó notoriamente en Cancún desde el pasado fin de semana. La zona del Crucero registró mucho movimiento peatonal; en el transporte público, en especial las combis, la gente viaja hombro con hombro, con el riesgo que significa no respetar la sana distancia.

En el Mercado 23 padres de familia caminaban por los pasillos acompañados por sus hijos menores de edad, y aunque portaban cubrebocas, se supone que no deberían exponerse al Covid-19. Vendedores ambulantes ofrecían sus productos, cancioneros tocaban y cantaban pidiendo apoyo económico. También fue notoria la presencia de personas de la tercera edad en las áreas de carnicería y de frutas y verduras, con bolsas en mano realizando compras, no obstante que es un grupo de alto riesgo.

En redes sociales se reportó también que algunas familias, creyendo o queriendo creer que había terminado la cuarentena, hicieron acto de presencia en playas públicas y tuvieron que ser desalojadas por elementos de Seguridad Pública, quienes a través de altavoces advertían que continúa el riesgo sanitario y que aún no se ha autorizado la apertura de estos sitios al público.

Cerveza

Y también se reactivó la cerveza.

Esta bebida comenzó a popularizarse en México luego de que durante el periodo del Porfiriato se estableció la primera planta productora mexicana a gran escala. Con el correr de los años fue desplazando al pulque como bebida de las clases sociales bajas y permeó hacia todos los estratos, hasta llegar a convertirse en un producto de alto consumo en el país.

Tan es así que durante la Jornada Nacional de Sana Distancia evidenció ser de primera necesidad para muchas personas, que ávidamente se surtieron en grandes cantidades cuando se dio a conocer que se suspendería su producción en todo el país. Durante la tregua muchos buscaron surtirse en “clandestinos” a un precio mayor o compraban lo que hubiera, ron, whisky, ginebra, vino o cervezas importadas.

Esta situación evidenció que México es un país de bebedores a gran escala. De personas que sienten la necesidad de consumir alcohol a como dé lugar y que estaban dispuestos a pagar altos precios por el producto.

El 1 de junio, fecha de inicio de la llamada Nueva Normalidad en el país, se reanudó la producción nacional de cerveza y este lunes en Quintana Roo se normalizaron en todo el estado los horarios para la venta de bebidas alcohólicas, para beneplácito de los miles de compradores.

La emergencia sanitaria nos debe dejar la lección de que, de ahora en adelante, debemos aprender a convivir con un riesgo invisible llamado Covid-19 y lo que implica adquirirlo, por lo que es necesario seguir tomando todas las precauciones debidas. La Nueva Normalidad no es volver a las condiciones del pasado, sino que será quizá un periodo largo con condiciones especiales.

Semana atípica en Quintana Roo

Nueva Normalidad

Víctor Galván

Una semana atípica se ha vivido en Quintana Roo. Entre pandemia y tormenta tropical que se degrada y vuelve a intensificarse, el panorama ha sido complicado.

El término de la llamada “Jornada Nacional de Sana Distancia”, para dar paso a la “Nueva Normalidad”, decretado por el gobierno federal, parece no haber dado los resultados esperados, más bien ha sido todo lo contrario en cuanto a expectativas.

Y es que nada más decretar la terminación de la “sana distancia” fue como activar un chip colectivo. En las calles el movimiento de personas y vehículos fue mayor. Un video grabado por un ciudadano en la zona del Crucero, donde se aprecia aglomeración de gente en los paraderos de transporte público o caminando, fue ampliamente difundido en redes sociales, y muy criticada la actitud de la población. Otros más buscaban cervezas con ansias, dispuestos a adquirir la bebida a cualquier precio.

Y luego de cinco días bajo la “Nueva Normalidad” el promedio de contagios no ha disminuido, pese a que se insiste en tres conceptos básicos: no salir de casa a menos que sea para actividades esenciales, mantener sana distancia y usar el cubrebocas, lo cual en los hechos no ha sido respetado.

Las cifras dan cuenta de esto. De 1,926 casos positivos reportados por la Secretaría de Salud de Quintana Roo (Sesa) el lunes 1 de junio, pasó a 2,116 este viernes, es decir, un incremento de 190 casos en 5 días; mientras que las defunciones pasaron de 354 a 407, es decir, 53 en este lapso.

Una semana antes, el 25 de mayo, los casos positivos en Quintana Roo eran 1,643, lo que significa que de esa fecha al 1 de junio el salto fue de 283 personas que dieron positivo al Covid-19, y en cuanto a las defunciones, pasaron en ese mismo lapso de 294 a 354 en todo el estado, lo que significa que 60 personas perdieron la vida por el virus Sars-Cov-2.

Benito Juárez

En Benito Juárez, el municipio con más habitantes y más cifras en todos los rubros, del lunes 1 de junio a hoy viernes 5 de junio los casos positivos pasaron de 1,377 a 1,448, un total de 71 más, es decir que la cifra se elevó a un promedio de 14 cada día; en cuanto a las defunciones, la variación fue de 269 el lunes a 313 reportados hoy, 44 en cinco días para un promedio diario de casi 9.

Y del 25 de mayo al 1 de junio, periodo de una semana, la variación fue de la siguiente manera: el aumento de casos positivos pasó de 1,205 a 1,377, 172 más; defunciones: de 225 a 269, es decir, 44 en 7 días.

En cuanto a recuperados, en la presente semana pasaron de 789 el 1 de junio a 851 reportados hoy viernes, 62 en 5 días. Los casos activos en Benito Juárez pasaron de 319 el 1 de junio a 284 este viernes. Este último punto muestra un avance, lo malo es que persiste el aumento de positivos y se ha mantenido el número de defunciones, lo cual no es alentador para la apertura de la actividad turística, que se espera a partir del 15 de junio, y aunque será a baja escala, lo deseable es bajar la curva de aumento de casos y de defunciones, y que aumenten los recuperados. Sólo de esa forma se podrá decir que vamos rumbo a la recuperación, o al menos a la estabilización de la pandemia en Quintana Roo.

 

 

“Cristóbal”

En unos cuantos días esta tormenta tropical mostró lo caprichosa e impredecible que puede ser la naturaleza, pues tras estacionarse en el Golfo de Campeche, ingresar nuevamente a tierra y degradarse a depresión tropical, hoy volvió a tomar fuerza y pasó nuevamente a tormenta tropical, todo en un lapso de tres días, enfilando por Yucatán hacia el Golfo de México, dejando una alarmante estela de inundaciones, daños en carreteras y en el campo tanto en Yucatán, Campeche y Quintana Roo.

En nuestro estado hubo desgajamientos e inundaciones en tramos de la vía que comunica a Chetumal con Escárcega, quedando incomunicada la capital con el vecino estado de Campeche; así como severas inundaciones en comunidades de los municipios del sur. En Chetumal además se desbordaron las aguas de la bahía hacia las arterias de la zona baja de la ciudad. Aquí cabe destacar la pronta respuesta por parte de elementos del Ejército, de Protección Civil estatal y del gobierno del estado para brindar atención y auxilio a la población damnificada.

Todo esto en una sola semana y en medio de la pandemia por Covid-19, y a poco más de una semana de la fecha fijada para el reinicio de actividades turísticas en la zona norte del estado.

López Obrador viene a Quintana Roo con semáforo de riesgo en rojo

amlo

Víctor Galván

Las autoridades federales, estatales y municipales continúan reiterando a diario que la Nueva Normalidad no significa haber superado el pico de la pandemia y no significa tampoco salir de casa a actividades que no sean esenciales.

Pese a ello el presidente ha decidido reanudar sus giras por todo el territorio nacional, arrancando en Cancún el próximo lunes. En este contexto el gobierno federal decretó la finalización de la llamada “jornada de sana distancia” para dar paso a la denominada “Nueva Normalidad”, que permite salir observando estrictas medidas de control de higiene y sana distancia (la cual, contradictoriamente, se dio por terminada, al menos en el nombre). Pero también contradictoriamente el semáforo de riesgo de contagios señala que 31 entidades del país (excepto Zacatecas) se encuentran en rojo, incluido Quintana Roo, que será el primero que visite el presidente Andrés Manuel López Obrador. Lo anterior significa que no puede haber aún actividades en espacios públicos (al menos, también, en el papel).

La agenda del presidente indica que el lunes 1 de junio (día de inicio de la “Nueva Normalidad”) estará en Cancún, donde presidirá una reunión nacional de seguridad, conferencia de prensa (“mañanera”) y actos públicos, (En Isla Mujeres entrega de reconocimientos a personal de la Marina, especialmente a personal médico y de salud por su labor frente al Covid-19, y el banderazo de las obras del Tren Maya).

Y pese a que el semáforo rojo no permite actividades públicas, el mandatario dijo que en los eventos se permitirá un aforo máximo de 50 personas para mantener las medidas de seguridad sanitaria. ¿Pero si la gente sale?, ¿quién será el responsable? En su “mañanera” él mismo dio la respuesta: de antemano les aventó la “bolita” a los gobernadores al decir que “serán responsables del periodo de apertura” en sus entidades, en caso de que la población salga a actividades no esenciales, y da la casualidad que los eventos públicos, como el banderazo al Tren Maya, no lo es.

¿Y el sector turístico?

Una vez más López Obrador desdeña a la principal actividad económica de Quintana Roo. En su agenda el ramo turístico no está contemplado. Ninguna reunión con empresarios, con hoteleros, con prestadores de servicios turísticos para evaluar la situación o para anunciar planes de reactivación de la actividad, que representa la segunda fuente de entrada de divisas al país (después de las remesas y por encima de las exportaciones petroleras y sus derivados), de las cuales Quintana Roo aporta la tercera parte, de acuerdo al INEGI. De este tamaño es la importancia del sector y de la entidad en la materia.

El único “aporte” federal hasta ahora ha sido anunciar la continuidad de los fines de semana largos para posibilitar que el turismo nacional viaje durante esos días. Y Miguel Torruco, titular de la Sectur, parece más bien una figura expectante, meramente de adorno.

Sabedores de todo ello los empresarios turísticos de Quintana Roo diseñaron con mucha antelación atractivas campañas para promocionar al estado con miras a reactivar los principales destinos en el mes de junio, cuando se reabrirán hoteles con una capacidad controlada de trabajadores y de turistas.

Para llegar a este punto los centros de hospedaje y prestadores de servicios tuvieron que cumplir con medidas de higiene para garantizar la seguridad al visitante, mediante la tramitación de la Certificación en Protección y Prevención Sanitaria en Instalaciones Turísticas (CPPSIT), implementado éste por el Gobierno del Estado.

Aunado a todo lo anterior, en días pasados Cancún y el Caribe mexicano ha sido el primer destino del continente americano en recibir el Sello de Seguridad Global (Global Safety Stamp) para Viajes, otorgado por el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés). Esta distinción cuenta con el respaldo de la Organización Mundial del Turismo (OMT) y su objetivo es impulsar la reactivación segura de la actividad turística y recuperar la confianza de los viajeros, con medidas de higiene y sanitización, en establecimientos y empresas como hoteles, restaurantes, aerolíneas, aeropuertos y cruceros, entre otras actividades vinculadas al turismo.

La industria turística está nuevamente en marcha en Quintana Roo.

La historia ya contada de la Covid-19

N. Mario Rizzo M.

(Especial para UNQR)

La Covid-19 es una enfermedad nueva puesto que apareció muy a finales del 2019 en China. Su propagador es el coronavirus SARS-CoV-2  de reciente origen, el cual parece ser una mutación de uno propio de los murciélagos que llegó a los humanos a través de un hospedero intermedio.

El nuevo coronavirus ya presenta tres cepas diferentes A, B, y C, pero no se ha detectado aún ninguna mutación que aparentemente incremente su potencialidad o la disminuya.

Rizzo 4Su propagación es a través de las micro gotas que emite un contagiado cuando habla, estornuda o tose, las cuales pueden alejarse del emisor hasta 1,5 m.  Una vez liberado a la atmósfera puede sobrevivir entre 3 horas y 4 días en dependencia de la superficie que lo aloje, temperatura y humedad existente, exposición a la luz solar, etc.

Los virus liberados pueden ser destruidos si se emplea agua jabonosa, soluciones de hipoclorito de sodio, soluciones alcohólicas a más del 60%, o bactericidas industriales.

Usar máscaras o nasobucos impide que el contagiado lance gotas de saliva conteniendo el virus, o evita que los no contagiados las reciban. El frecuente lavado de las manos, no tocarse ninguna parte del rostro, o desinfectar superficies, también previenen el contagio.

Rizzo 5La enfermedad que produce puede provocar síntomas similares a los de la influenza o gripe, el dengue o el zica, a saber, tos seca, decaimiento, dolor de cabeza, diarreas u otros, pero se calcula que un 60% de los infectados resultan asintomáticos, lo cual está determinado por el balance favorable entre su capacidad inmunológica y la carga viral adquirida, lo que impide que el virus viaje hacia los pulmones.

Una parte de los infectados puede evolucionar en pocos días sin mayores complicaciones, mientras que otros experimentan un agravamiento que por lo general lleva a padecer una neumonía bilateral y aguda que de no tratarse adecuadamente concluye con la muerte del paciente, principalmente si son ancianos muy inmunodeprimidos o, ancianos o no, que posean comorbilidades tales como diabetes, hipertensión, enfermedades renales, asma o trastornos respiratorios severos, y otras.

No sólo ataca los pulmones, puede afectar otros órganos como el corazón o los riñones. Existen índices, no totalmente fiables, de que un 3% de los infectados perece.

Si los asintomáticos contagian a personas sanas o no es asunto no confirmado del todo, así como si el contagio al tocar superficies contaminadas se produce realmente.

Luego de que la enfermedad llegara a otros países fuera de China se discutieron y aplicaron dos posibles maneras de enfrentar la pandemia; la primera permitiendo el contagio masivo para crear la llamada “inmunidad de rebaño” que implica concentrar los esfuerzos médicos en los ancianos y personas vulnerables permitiendo al resto cursar benignamente la enfermedad de manera que al alcanzar un 70% de la población contaminada el brote se redujera por sí solo; una segunda opción es la de decretar estrictas medidas de confinamiento, mantenimiento del distanciamiento social, uso de mascarillas, aseo frecuente de las manos, aislamiento de contaminados o sospechosos de estarlo, y realización masiva de pruebas de diagnóstico.

En el primer caso supuestamente se evitan pérdidas económicas sustantivas y se reducen gastos en atención sanitaria, en el segundo se producen grandes pérdidas económicas pero se debe lograr una reducción sustancial de fallecimientos pero sin alcanzar altos niveles de inmunidad.

En uno u otro caso la esperanza de resolver definitivamente el problema se basa en encontrar una vacuna efectiva, y mientras ello ocurre encontrar medicamentos eficientes que reduzcan las posibles complicaciones a los contagiados.

Utilizando el arsenal existente de medicamentos se han empleado retro y antivirales, antibióticos específicos, antinflamatorios, compuestos moleculares que elevan la inmunidad, medicamentos específicos para el tratamiento de otras enfermedades virales o no, y cuanto producto parezca ser eficiente como el suministro de plasma de los recuperados a los enfermos graves o críticos.

Rizzo 6Inicialmente existía la opinión de que una vez pasado el invierno y parte de la primavera, con la subida de las temperaturas, la propagación iría en descenso, pero no ocurrió como sí suele ocurrir con otros virus.

Ya a finales de mayo del 2020 se conoce que la Covid-19 quedará como endémica y la única solución real y definitiva es encontrar una vacuna específica y preventiva. Pero se sabe también que de no vulnerarse los protocolos habituales para la certificación de vacunas esto no ocurrirá hasta mediados del 2021.

Existiendo ya pacientes curados que cursaron por las etapas más críticas de la enfermedad se conoce que sus secuelas son severas, y hasta se calcula pueda reducir la esperanza de vida de los sobrevivientes. Deberán mantener reposo por largo tiempo, realizar fisioterapia, y se ensayan varios tratamientos, entre ellos el uso de células madre.

El mundo ya venía mal antes de la pandemia. Se anunciaba una crisis económica para el IV Trimestre de 2020.

La Covid-19 vino a acelerar tal proceso de manera  que hoy en día se habla de una crisis global igual o peor a la de 1930, con el agravamiento de que además de frenar las caídas en bolsas será necesario crear sistemas sanitarios realmente eficientes luego de que los existentes, con su colapso, demostraran ser inadecuados.

Rizzo 7La pandemia, manejada como asunto político y no sanitario, ha demostrado además la inoperancia de las cúpulas de poder. Cabe esperar entonces cambios también en esa esfera.

La solución es lejana aún. Numerosas dudas quedan por ser aclaradas sobre el virus y su tratamiento, pero también sobre cómo actuar en un futuro inmediato, y hasta mediato.

La naturaleza una vez más pone a prueba la capacidad de los humanos que, si bien logran visitar la cara oculta de la Luna, producir misiles supersónicos, reconfigurar los mapas políticos y exhibir increíbles y sostenidos avances en los campos de la informática y las telecomunicaciones, parecen no muy capaces de evitar su propia desaparición.

A Rivera revuelta

las-beristain

Carlos Alejandro

Las malas mañas políticas que se vienen dando en el municipio de Solidaridad desde hace ya varios años, en la administración 2018-2021 aumentaron sin límite, gracias a las malas prácticas que la familia Beristain, sus aliados y los miembros de Morena realizan desde antes de la elección 2018, cuando, falsificando documentos, incluyeron en la planilla a parientes y cómplices del actual saqueo a las arcas municipales.

Hoy, a la mitad de la administración municipal y a unos pocos meses de iniciar el proceso electoral para las presidencias municipales en Quintana Roo, el municipio de Solidaridad es tierra de nadie, principalmente en el partido del presidente de la República, donde, como acostumbran, se están dando hasta con la cubeta, oportunidad que aprovechan ambiciosos de dinero y poder para tratar de lograr la candidatura a la presidencia municipal de uno de los municipios que más riqueza ha producido en México.

En el proceso electoral 2018, teniendo en las boletas a Andrés Manuel López Obrador, los candidatos de Morena en Quintana Roo arrasaron, y no por ellos, sino por el acompañamiento del único candidato que no ha requerido realizar acciones para legitimar su triunfo en las urnas, a excepción del municipio de Solidaridad, donde la familia Beristain hizo uso de todos sus recursos para lograr apoderarse del gobierno municipal, desde la compra de la candidatura, el pago para reordenar los espacios de las candidaturas a regidores, la falsificación de documentos para incluir en la planilla a la pareja sentimental de Luz María, el segundo regidor Elio Lara Morales, así como sus acostumbradas alianzas con personajes oscuros y las posteriores traiciones que acostumbran, y de esa forma lograr superar a su principal contrincante por tan solo tres mil votos.

Gracias a la pésima administración, la gran corrupción y el saqueo indiscriminado de recursos públicos, Laura Beristain es prácticamente un cadáver político, pero con muchas ambiciones, al igual que su par de hermanos, y conscientes de que los habitantes de Solidaridad no caerán de nuevo en su trampa usando el nombre de morena, el trío Beristaín compró la franquicia del nuevo partido nacional de Elba Esther Gordillo Morales, el denominado Redes Sociales Progresistas, para que desde ahí, escondidos en el partido de la maestra, intenten seguir en la administración pública y seguir enriqueciéndose a manos llenas y sin pudor alguno.

Y debido a que los Beristain abandonarán el barco que desfondaron de Morena, la candidatura a la presidencia municipal por el partido de AMLO será disputada por todo quien sueñe ser presidente municipal de Solidaridad, aunque no tenga derecho legal, conocimientos y capacidad para realizar un trabajo de reconstrucción política y social que le urge a este municipio; total, las constancias de residencia y vecindad no son obstáculo por lo que ya arribaron a Playa del Carmen una horda de tabasqueños ávidos de dinero y poder, quienes están repartiendo despensas para tratar de hacerse presentes en las preferencias electorales, mientras que los morenos “locales” arman su proyecto para expulsar del partido a todo aquel que no se someta a sus caprichos, pero también hay personajes que representan una esperanza para los habitantes de Solidaridad, solo que esos, por no ser de morena y no comportarse como depredadores del poder, hasta el momento no son considerados como posibles candidatos de Morena para la renovación del ayuntamiento más corrupto de Quintana Roo en la administración 2018-2021.

El panorama en Solidaridad es muy complicado, Morena se transformó, de ser la esperanza a ser sinónimo de alta corrupción e impunidad, gracias a la familia Beristain, en tanto la alianza PAN, PRD, MC no da señales de tener un plan para recuperar y enderezar el rumbo Solidaridad y por su cuenta el desfondado PRI aún sigue curando las heridas que le propinó morena en 2018, cuando lo dejó sin personal con capacidad para contender y ganar una elección, por lo que los ciudadanos de este municipio, muy posiblemente tendrán que padecer otros tres años de abusos, saqueos y corrupción sin límite, gracias a la familia Beristain.

Indigestión política en Morena-Quintana Roo

José Luis Pech Várguez
José Luis Pech Várguez.

Carlos Alejandro

El resultado de la cuarta transformación en Quintana Roo ha sido un verdadero fracaso, la mayoría de quienes en 2018 dieron sus cuatro votos a Morena, sin pensar, hoy están arrepentidos, ya que quienes quedaron en los cargos de elección representando al partido del presidente de la República resultaron más rapaces y depredadores que los priistas, panistas y perredistas juntos.

Los municipios más afectados por la ambición desmedida de los morenistas son Othón P. Blanco y Solidaridad, ambos con gran influencia de José Luis Pech, quien fuera dirigente estatal y vendedor de candidaturas en el proceso electoral 2018, teniendo como operadores a los síndicos en cada uno de esos municipios, quienes en la misma toma de posesión dejaron muy en claro la instrucción que les dio el hoy senador, saquear todo lo que se pueda y al precio que sea, vendiendo favores políticos a quien mejor pague, para tener el control de ambas demarcaciones.

Yensuni Martínez
Yensuni Martínez.

En Othón P. Blanco, la muerte salvó a Hernán Pastrana de padecer un calvario mayor, ya que los pocos días en que estuvo en el cargo, fueron un verdadero infierno gracias a la alumna de José Luis Pech, Yensuni Martínez; por su parte, en Solidaridad, el principal cómplice del senador, el síndico delincuente electoral cumplió al pie de la letra su tarea, la cual extendió para sacar mayor beneficio personal vendiendo los favores de los regidores de Morena, quienes obedecieron ciegamente al ambicioso y descarado Omar Sánchez Cutis. El trabajo sucio que acostumbran realizar los aliados de José Luis Pech tiene a estos dos municipios al borde del colapso político, gracias a la rapacidad de los integrantes de Morena en los cabildos respectivos.

Pero el problema no es lo que ya sucedió sino lo que puede suceder, ya que, al menos en Solidaridad, Sánchez Cutis diseñó un nuevo fraude que al parecer tendrá que modificarse ya que su socio José Luis Pech ya reculó y en un video que publicó en su cuenta de Facebook acepta que es residente de la capital del estado, condición que por ley le impide contender para la presidencia municipal de Solidaridad, como lo había planeado el experto en falsificar documentos para comprobar constancias de residencia y vecindad, así como hacer uso de dos credenciales de elector en un mismo proceso electoral.

Omar Sánchez Cutis
Omar Sánchez Cutis.

Ante la declaración de José Luis Pech reconociendo su residencia y vecindad en Chetumal, asegurando que se quedará ahí, el plan de saqueo elaborado por Sánchez Cutis cambió de personajes, mas no de intenciones, ya que al interior de lo poco que queda de estructura en Morena Solidaridad se comenta que el nuevo plan de saqueo a las arcas municipales lleva a la cabeza al propio Omar Sánchez como candidato a presidente municipal, acompañado de su fiel seguidora María Meza, quien ha demostrado con creces su total incapacidad para desempeñarse como representante popular, pero también ha dejado bien claro que lo que le ordene su patrón Sánchez, ella lo cumple aunque viole leyes y reglamentos.

En los corrillos al interior de lo que dice llamarse partido político en Solidaridad, también se comenta que el despedido de la representación de la Secretaría del Bienestar en Solidaridad por actos de corrupción, Henry Martínez Aguilar, iría como candidato a la primera regiduría y el primo del síndico, Jorge Manuel Gutiérrez Sánchez, está siendo considerado como tesorero, ese mismo personaje que en la fallida primera sesión de Cabildo en la actual administración municipal fuera impuesto por su primo en ese cargo, para después quedar como director de Ingresos por las negociaciones que hiciera Sánchez Cutis con Laura Beristaín, quien al fin de cuentas se libró del corrupto primo del síndico gracias a la información que le llegó sobre las extorsiones que realizaba a los empresarios de Playa del Carmen.

El panorama político en Solidaridad para el próximo año en que cambiará la administración municipal es muy oscuro ya que, de continuar en el poder Morena, el pronóstico es que el saqueo de los Beristain sería juego de niños, así como es el saqueo que realizó Mauricio Góngora al compararlo con el realizado por los Beristain.

La cuarentena hace sus efectos en la gente

cuarentena

Konaté Hernández

Con 60 días en el confinamiento, la sociedad permanece aislada por una cuarentena atípica, ocasionada por el virus Sars CoV-2 de la Covid-19, al enclaustrar a la humanidad en sus hogares humanidad.

Con tal aislamiento, todo parece indicar que el ímpetu sexual despertó en muchos el no saber distinguir entre lo bueno y lo malo, la noche y el día, el calor y el frío, la sed, el hambre, el cansancio con ejercitar cuerpo mente y espíritu, incluso el deseo de una mujer de estar con el hombre o del hombre estar con la mujer, la pandemia global casi logró atrofiar la mente, al no distinguir lo que cada quien quiere, desea o aspira.

Monótonos son los días que sin cesar pasan, el momento de retornar a las actividades se acerca, unos dan importancia a lo que determinan las autoridades, otros prefieren seguir su vida, y no tomar las medidas e indicaciones proporcionadas para tener un desarrollo con tranquilidad y seguridad.

Mientras algunas autoridades religiosas eclesiásticas y pastorales, piden a la comunidad no descuidar ni bajar la guardia, perseverar la confianza de mantener el orden y los cuidados para seguir las indicaciones de una “nueva normalidad”, cuya estrategia sin equívocos pretende la reapertura con los llamados “municipios de la esperanza”, por haber permanecido libre de contagios o alejados de regiones contaminadas.

Reapertura gradual que se generalizará a las diversas actividades en función a los niveles de contagio que se reportaron en cada zona del país, será una realidad a partir del 1º de junio, con la nueva normalidad, acuñada para describir nuevas condicionantes en la economía, las finanzas, el trabajo, con la finalidad de dar a conocer algo que antes era anómalo, hoy en día será una forma común de vida y de pensamiento.

Frase acuñada por vez primera en mayo de 2008, hoy a 12 años, el término será un intento de clasificar la discusión, más allá de la noción de que la crisis económica fuera meramente superficial, misma que caló muy hondo, con un resultado inevitable, al declarar que los periodos anteriores no fueron normales.

Esto traerá como consecuencias la disminución de clientes al 50 por ciento de la capacidad en centros comerciales; una disminución hasta del 33 por ciento en cafés, bares, restaurantes, con la finalidad de garantizar la sana distancia hasta de metro y medio, así las playas que no estarán exentas del distanciamiento social.

La capacidad en los estadios deportivos deberá de ser hasta de 1/3 de igual forma para garantizar la seguridad entre espectadores, lo mismo que al aire libre, gimnasios. Mientras que en el servicio de transporte, se eliminarán las limitaciones en el embarque de pasajeros, esto en función de los parámetros de sanidad en actividades terrestres y acuáticas.

Términos con los que la sociedad debe de aprender a vivir y convivir como “sanitización”, uso de cubrebocas N95, caretas, guantes, gel antibacterial, lavado frecuente de manos, definitivamente una nueva normalidad de la que el culto religioso tampoco escapa.

El futuro incierto de Solidaridad gracias a la 4T

jose-luis-pech

Carlos Alejandro

En 2018 los electores de Morena demostraron su lealtad a Andrés Manuel López Obrador y sin pensar otorgaron el llamado 4 de 4; es decir, sin saber quiénes eran los candidatos, los solidarenses le entregaron a Morena su confianza si medir consecuencias por lo que hoy Solidaridad padece los estragos de una administración más fraudulenta que la de Mauricio Góngora o de Filiberto Martínez.

Infinidad de seguidores de López Obrador claman para que el presidente de la República voltee a ver hacia este pequeño rincón de México, donde la 4T se ha vuelto sinónimo de saqueo, corrupción y descaro teniendo a la familia Beristain al frente del fallido gobierno municipal, plagado de delincuentes y corruptos, la mayoría de ellos importados de otros municipios y estados.

A poco más de un año para la elección que libere a Solidaridad del yugo saqueador de la familia Beristain y sus cómplices, y gracias a la pandemia del COVID-19, los corruptos y delincuentes de morena se perfilan para un nuevo abordaje a las arcas del municipio, en esta ocasión llevando como candidato a uno de los íconos de la corrupción en la historia reciente de Quintana Roo, José Luis Pech Várguez, actual Senador de la República.

Entre las filas de los perdidos militantes y simpatizantes de Morena corre la versión de que el mismo delincuente que falsificó documentos para obtener constancias de vecindad y residencia para ser síndico en la presente administración municipal en Solidaridad, está haciendo las gestiones desde su privilegiado cargo municipal para que uno de los mejores vendedores de candidaturas y terrenos universitarios obtenga dichas constancias mediante documentos falsos y tráfico de influencias, para “cumplir” el requisito legal para ser candidato a la presidencia municipal en 2021.

Por su parte José Luis Pech anda feliz de la vida promoviendo su candidatura entre los políticos municipales, buscando apoyo para reforzar su campaña que dio inicio con la designación que le diera López Obrador como enlace del gobierno federal para atender los asuntos relacionados con la contingencia sanitaria del COVID-19, la cual están aprovechando para tratar de engañar a la gente de que Pech Várguez es residente de Playa del Carmen, solo por ser propietario de un edificio comercial ubicado en la 10 con 80, frente al hotel de sus clientes de 2018 a quienes logró venderles la candidatura a la presidencia municipal, si a esos mismos que saquean el municipio sin pudor, los Berisitain.

Ante este nuevo abuso de poder y descarado tráfico de influencias los solidarenses debemos de hacer algunas preguntas ¿Es casualidad que José Luis Pech tenga una propiedad en Playa del Carmen a raíz de que la UQROO pasó su sede de Tulum a Playa del Carmen porque el entonces rector vendió el valioso terreno de la universidad a inversionistas inmobiliarios? ¿Porque le interesa a José Luis Pech dejar ser senador de la República, representante del estado de Quintana Roo en el Congreso de la Unión, cercano al Presidente de la República y ocupar ilegalmente la presidencia municipal de Solidaridad? ¿El secretario general de la actual administración municipal se atreverá a expedir constancias de residencia y vecindad a José Luis Pech mediante la presentación de documentos falsos que simulen estás condiciones del senador que vive en Chetumal desde siempre?

Por lo aquí expresado, los habitantes de Solidaridad tienen una tarea muy importante que realizar, la cual, de no cumplirla, serán cómplices de otra administración fraudulenta y saqueadora con José Luis Pech al frente de una manada de ladrones sin escrúpulo alguno.

Los voluntarios, héroes anónimos en medio de la pandemia

 

Víctor Galván

La entrega de apoyos alimentarios avanza, quizá no al ritmo que quisieran muchas familias que hoy viven momentos difíciles por la pérdida de su empleo o por la reducción de su salario. De acuerdo a cifras dadas por el gobernador Carlos Joaquín, hasta el momento en Quintana Roo se han perdido unos 80 mil empleos, la mayoría asociados al cierre de centros de hospedaje.

Esta es una labor titánica que no se ha detenido ni un instante. Son más de mil voluntarios, gente que sale de sus casas desde antes que despunte el alba y que cumplen con protocolos estrictos de sanitizacion para el cuidado de ellos mismos y el de la población. De esta forma aportan su esfuerzo para que miles de familias quintanarroenses puedan contar con una despensa.

Estos contingentes están conformados, en su mayoría, por jóvenes entusiastas, que portando chalecos y gorros amarillos recorren una a una las calles de la colonia que marque el itinerario del recorrido del día, desde la mañana hasta la tarde, bajo el sol abrasador de mayo.

 

No reciben remuneración alguna, su mayor motivación es ver a miles de familias recibir en las puertas de sus casas el apoyo alimentario.

Hasta ahora se han entregado 560 mil despensas entre las fases 1 y 2 que contempla este apoyo, informó el gobernador Carlos Joaquín en su reporte del jueves pasado.

Es más que justo reconocer el esfuerzo que realiza el gobierno del estado y el valioso aporte de los héroes anónimos, que en tiempos de pandemia no han dudado un instante en salir a las calles, con el riesgo que implica la contingencia sanitaria por el Covid-19, para apoyar a miles de familias quintanarroenses.